REPITIÓ URUGUAY, NACIÓ LA CHILENA

REPITIÓ URUGUAY, NACIÓ LA CHILENA

Conocedor del exito que el certamen suramericano tuvo el año pasado en la rgentina-incluida la fenomenal adhesion popular-Uruguay preparo sus mejores galas para el año 1917, año de la primera Copa America, ya con el hermoso trofeo en disputa.Eran años de bonanza para el Uruguay, país ganadero y con sistema de secretoi bancario, similar a Suiza, lo que justamente ha sido el secreto de us estabilidad economica durante decadas. Muchos capitales fugados de tros paises iuban y van a recala en los bancos montevideanos, donde se amaparan en la inviolabilidad de las cuentas numeradas o innominadas..Dos años antyes habia culminado su tercer periodo presidencial José Batalle y Ordoñez el mas grande gobernante roiental de todos los tiempos, estadista que llevo enorme progreso a su pais.

18 de junio 1995 , 12:00 a.m.

Eran años, también, del gran esplendor cultural uruguayo. La nación estaba sembrada de escritores, artistas, músicos, periodistas de raza, abogados, arquitectos. Y Montevideo era una joya de la que aún quedan vestigios en el barrio sur, en la ciudad vieja, junto al puerto.

La Asociación Uruguaya mandó construir especialmente para la ocasión un hermoso estadio, el Parque Pereira, porque los yoruguas no dicen cancha , como los argentinos, dicen parque , al estilo inglés. Era una belleza para la época las fotos lo atestiguan, tenía capacidad para 15.000 espectadores y se levantaba al lado de lo que hoy es el Centenario.

Volvieron a participar los mismos cuatro del año anterior y terminaron en idéntico orden: campeón Uruguay, segundo Argentina, tercero Brasil y cuarto Chile. Por lesión, el local no pudo alistar al negro Isabelino Gradín, astro y señor de los campos . En cambio apareció Héctor Scarone El Mago , considerado el mejor jugador del mundo en los años 20, quien fue estrella de Nacional y luego pasó por el Barcelona de España y el Inter de Milán, donde jugó al lado de Giuseppe Meazza. Este lo definió como el jugador más fantástico que vi . Scarone, entonces con 18 años, fue ocho veces campeón uruguayo con Nacional, reunió cuatro títulos suramericanos, dos olímpicos (24 y 28) y uno mundial (30). Marcó más de quinientos goles en casi setecientos partidos.

En el primer partido, Uruguay goleó a Chile 4 a 0 (igual que en el 16). Pero la nota de la tarde fue una jugada espectacular de un zaguero chileno de apellido Gatica. Ante una pelota que se metía en su cargo, Gatica, de espaldas al centro del campo, se arqueó en el aire con las piernas hacia adelante y rechazó el balón para atrás hasta la media cancha. Acrobacia nunca vista hasta entonces que asombró al público por su efectividad y destreza. Había quedado allí inventada, patentada y bautizada para siempre la chilena .

Se dice que en realidad la chilena es un invento peruano, quienes la llaman la chalaca , porque ya a principios de siglo la ejecutaban los futbolistas del Callao, puerto de Lima a cuyos habitantes se les apela chalacos . Gatica la habría aprendido de ellos, pero lo cierto es que el gran público la vio por primera vez aquella tarde del 30 de septiembre del 17 y sacó patente de ciudadanía chilena. También los spaghetis son chinos, pero los trajo Marco Polo y sacaron nacionalidad italiana. Y La Cumparsita la compuso un uruguayo, sin embargo es el himno musical argentino.

Argentina jugó su segundo partido el 6 de octubre y como el último cotejo, frente a Uruguay, se disputaba el 14, la delegación retornó a Buenos Aires. Es que ambas ciudades están muy cerca y además los futbolistas trabajaban. Pero ocurrió lo imprevisto: una huelga marítima. Hoy el avión une en veinte minutos Buenos Aires con Montevideo, pero en aquellos años el único medio de transporte era el vapor.

La huelga fue feroz y se prolongó indefinidamente por lo que, al no haber empresas navieras que pudieran hacer el viaje, el 12 de octubre se tomó una decisión casi desesperada: cruzar el río De la Plata en un buque de guerra. La tarde del 12 los players, como se decía entonces, subieron a una pequeña torpedera de la armada. Fue un viaje penoso, con viento de contra y aguas tumultuosas, que demandó varias horas y más de un mareo. Para peor, era una embarcación chica, no apta para una delegación. Así llegaron a Colonia, 160 kilómetros al oeste de Montevideo. De allí a la capital tardaron cinco horas más en tren. Fue un esfuerzo tremendo y no tuvieron tiempo de descansar.

Conocedor de las peripecias que debieron soportar para dar el presente, al entrar al campo el público oriental los saludó con una sentida ovación. Pero Argentina no tenía resto físico para aguantarle a un rival tan sólido como Uruguay, que lo venció 1 a 0 con gol de Scarone, precisamente, y repitió el título.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.