Empresa de ‘Macaco’, colada en Plan Colombia

Empresa de ‘Macaco’, colada en Plan Colombia

Sin saberlo y pese a todos los filtros existentes, Estados Unidos terminó dándoles plata a dos empresas en Colombia cuyos propietarios ocultos eran ‘paras’ y presuntos narcos. Entre ellos está Carlos Mario Jiménez, ‘Macaco’, hoy preso en una cárcel de Washington y al que se le atribuyen más de 4.000 asesinatos.

02 de junio 2009 , 12:00 a. m.

La revelación la hizo este fin de semana el diario The Nation, con información corroborada por el propio Departamento de Estado.

Según The Nation, en el 2004 la Agencia de E.U. para el Desarrollo Internacional, Usaid, otorgó 161.000 dólares a Coproagrosur, una empresa radicada en Simití (Bolívar) que se dedica al cultivo de palma africana. La partida estaba incluida en los programas de apoyo a la sustitución de cultivos de coca.

Por eso, la sorpresa fue total cuando ‘Macaco’ ofreció Coproagrosur como reparación a las víctimas de los ‘paras’ del sur de Bolívar. Incluso, el 12 de marzo pasado un magistrado de control de garantías dictó medida cautelar sobre su sede, que tiene 1.415 hectáreas y está próxima a ser incautada con fines de extinción de dominio.

De acuerdo con el Departamento de Estado, el nombre de Carlos Mario Jiménez no figuraba como accionista cuando se aprobó y se giró la plata.

“Se obró con transparencia, pero obviamente esto quiere decir que debemos tener más cuidado al otorgar este tipo de créditos”, le dijo a EL TIEMPO una fuente del Gobierno de E.U.

La Embajada de E.U. en Colombia dijo ayer que Usaid otorgó el dinero tras una convocatoria abierta y que el nombre de ‘Macaco’ nunca apareció como socio. Aseguró que los recursos fueron destinados para “capacitar a agricultores en la instalación del cultivo de palma de aceite”.

Según The Nation, “el crédito, pagado con fondos del Plan Colombia, parece haber puesto dólares para la lucha contra las drogas en manos de notables paramilitares y narcotraficantes, una posible violación a leyes federales, pues los ‘paras’ están en la lista de Organizaciones Terroristas del Departamento de Estado”.

Otros créditos cuestionados The Nation sostiene que Usaid otorgó otro crédito por 650.000 dólares a Gradesa, dedicada al procesamiento de aceite de palma y que en su junta directiva tiene a personas “con supuestos vínculos con los paramilitares”.

El diario afirma, además, que la agencia estuvo a punto de conceder un desembolso a Urapalma, empresa que, dice, también ha sido cuestionada.

Entre los dueños de Gradesa aparecen Antonio Nel y Carlos Alberto Zúñiga Caballero, a quienes, entre otros, la Fiscalía les incautó el 50 por ciento de las acciones de la empresa. Los Zúñiga son investigados por concierto para delinquir, usurpación de tierras y desplazamiento forzado de comunidades de Curvaradó y Jiguamiandó, en el Bajo Atrato chocoano. Los dos eran familiares de María Fernando Zúñiga, presidente de Fiduagraria, quien salió en medio de un escándalo en septiembre de 2008.

El crédito a Urapalma, empresa en la que igualmente aparecen como socios los Zúñiga, nunca se efectuó, pues la documentación requerida estaba incompleta.

Desde que comenzó el Plan Colombia, E.U. ha invertido unos 75 millones de dólares anuales en programas de desarrollo alternativo, con lo que se busca alejar a los campesinos de la siembra de coca.

''Se obró con transparencia, pero obviamente esto quiere decir que debemos tener más cuidado al otorgar este tipo de créditos”.

Le dijo a EL TEMPO una fuente del Gobierno de Estados Unidos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.