Secciones
Síguenos en:
¿Qué les pasa a los candidatos liberales, que parecen como sin brillo?

¿Qué les pasa a los candidatos liberales, que parecen como sin brillo?

¡Qué más, doctor Serpa! Me cuentan que está haciendo una excelente gobernación de Santander. Que tiene las finanzas del departamento al pelo, el orden público controlado, y la corrupción a raya…

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
01 de junio 2009 , 12:00 a. m.

Tengo una gran preocupación por la transparencia. Y estoy rescatando los mejores valores del santendereano: la sinceridad, el cumplimiento de la palabra, la laboriosidad, y tratando de que se acaben otros, como el machismo santandereano, que ya no sirve para nada. Intento que los santandereanos salgan de sus propios límites y asuman una dimensión nacional. Y que desde lo nacional se atienda bien a Santander. Debo reconocer que el presidente Uribe se ha portado muy bien conmigo. Como ve, me dediqué a poner las cosas en orden.

¿Es cierto que su antecesor, el ex coronel Aguilar, era ‘para’, como dice Mancuso? (Risas). (Más risas). A ver…..(Mas risas). Esa pregunta sí está muy complicada de responder. No puedo hacer ninguna afirmación porque no tengo elementos de juicio. Si los tuviera se lo diría. En Santander la para política tuvo un espacio muy grande, y me he enterado de muchas cosas en comentarios que me hacen en las visitas, que no denuncio porque son de oídas, pero sí me hacen pensar que cuando el rio suena...

Pues se ve muy contento de gobernador. Pero lo que sí no puede disimular es que está que se habla… Como no puede hacer política, todo lo que vamos a hablar aquí tiene carácter institucional. ¿Qué vamos a hacer con la reelección del Presidente Uribe? Al Presidente la gente lo quiere. Pero eso no quiere decir que atropellemos la Constitución, que destruyamos lo institucional. Y eso lo sabe Uribe.

Porque fíjese que la encrucijada en la que está, la duda metódica que tiene, no es porque no quiera, porque él quiere, y el anillo de lambones que lo rodean también quiere. Su encrucijada es si es conveniente para el país sentar ese precedente. Así Uribe demore 20 años en el poder vendrán otros que nos sabemos qué irán a hacer con la Constitución. Eso lo mortifica, Y también lo mortifica cómo va a figurar él en la historia latinoamericana. Se pregunta si lo va a hacer al lado de sus contradictores que son Chávez, Correa y Evo Morales, o si va a tener la posibilidad de emular históricamente con una persona como Lulla. Pero reelección no va a haber.

¿Por qué está tan seguro? No la va a haber porque el referendo no tiene el tiempo que requiere. Para comenzar, no es muy seguro que en este período se pueda hacer la conciliación, usted sabe el problema que hay en la Cámara, y eso. Si no se puede hacer, la ley estaría sancionándose a principios de agosto.

Necesitaría por lo menos cuatro meses en la Corte y dos meses en la Registraduría, y ya estaríamos en enero. El presidente tiene que pronunciarse sobre su candidatura antes del 30 de noviembre. Imposible que un Presidente constitucional vaya a decir que aspira a la presidencia cuando no hay una norma que lo permite.

Facilísimo de resolver: dice que aspira si el referendo finalmente se lo permite… Seríamos una republiqueta en donde no valen lo constitucional ni las reglas de juego, ni hay respeto por los partidos, ni por la sociedad…Quedaríamos como el peor de los países del mundo.

¿Tiene algún favorito entre los candidatos liberales? Porque me dicen que sus afectos estarían por los lados de Alfonso Gómez Méndez… Me siento como liberal muy satisfecho con los siete u ocho candidatos que participarán en la consulta. Con la mayoría de ellos he coincidido en épocas de mi vida en muchos asuntos de Estado. Pero sí acepto que he tenido muchas afinidades políticas y una gran amistad con Alfonso Gómez Méndez y con Iván Marulanda.

Estoy de acuerdo con que hay muy buenos candidatos. Pero en general, parece como si no brillaran... ¿Por qué la consulta interna del Partido Liberal no está generando la importancia nacional que merece? Voy a decir una cosa que quiero que el doctor Gaviria y mis copartidarios me interpreten bien: la persona más sobresaliente del partido es César Gaviria, por ser ex presidente y por todo su bagaje nacional e internacional. Cada vez que él habla en el espacio liberal, quedan todos ensombrecidos.

¿Entonces qué debe hacer Gaviria, no hablar? Propiciar que los candidatos tengan más luminosidad y visibilidad. Es muy importante que él esté al frente del partido. Pero en la consulta hay que crear unas posibilidades de exposición y debate porque nadie sabe que estamos en la campaña de la consulta.

¿Y eso es culpa del ex Presidente Gaviria, porque brilla mucho? No lo estoy criticando por su importancia. Pero él no va a ser el candidato. Con su inteligencia y gran capacidad de manejo y como jefe del partido, por lo cual los liberales estamos agradecidos y en la obligación de atenderlo, debe propiciar unos espacios para que los demás candidatos brillen más. Debates en las universidades, giras por las regiones, para que los candidatos participen más en la vida institucional y partidista. Hay una gran oportunidad, el partido liberal puede regresar al poder. Pero ahí paro, porque creo que me estoy metiendo ya en asuntos de política partidista, y no quiero poner en dificultades al Procurador, que es un señor muy serio y mi coterráneo.

¿Quien salga elegido candidato único debe ser el nuevo Presidente del Partido? El ex presidente Gaviria le está prestando un servicio muy grande al liberalismo. Es muy generoso de su parte que después de ser tan importante, haya aceptado meterse en este rifirrafe para que lo estropeen…. Pero sí creo que lo lógico es que el candidato liberal sea el próximo presidente del Partido, sin que eso signifique que el ex presidente Gaviria desaparezca del escenario liberal como consejero y orientador.

Si no gana el candidato oficial de su partido, ¿usted se sentiría tranquilo como ciudadano si el país queda en manos de Juan Manuel Santos? Tengo buena relación con él, lo admiro. En mi época de relaciones internacionales, cuando estuve de vicepresidente de la Internacional Socialista, se le reconocía una cosa a Colombia: que tenía la mejor clase política del continente. Mucha gente en los diferentes partidos del país tiene capacidad. Pero yo ideológicamente me caso con el candidato liberal.

¿Y Juan Manuel Santos no es liberal? ¡Por Dios! ¿Qué dirá el tío Eduardo Santos? ¿Que dirá don Enrique Santos en el cielo? Lo que pasa es que ahora navega por una vertiente no oficial del liberalismo… Hay más diferencias que esa. Yo votaré por un liberal o por una liberal. Él no está dentro de mi espacio de escogencia, aunque lo admiro mucho y creo que hizo un gran papel al frente del Ministerio.

Pero veo que no quedaría intranquilo con Juan Manuel en la presidencia… Me niego a contestar porque me tergiversan la respuesta.

¿Usted se va a contentar con ser un ex gobernador y nunca un ex presidente? Por ahora voy a ser un buen ejemplo como Gobernador de que los políticos somos serios, respetables, de que podemos ser buenos ejecutivos, y después voy a seguir en la política, porque esa es mi vida.

No hay ninguna duda de que usted es un animal político… Al que le han tocado a veces contradictores muy animales.

Ah, qué bueno que le salga otra vez el Serpa del armadillo, del mamola, porque se había vuelto muy prudente.. Y a propósito, ¿de su amigo Ernesto Samper qué? Por supuesto somos amigos, le tengo el afecto y el respeto de siempre, pero no hablamos tanto como antes. Lo he visto muy cerca de Piedad Córdoba y eso me gusta.

¿Cómo ve lo que está pasando en el Polo? Se lo pregunto porque su actual Presidente, Carlos Gaviria, le ganó las elecciones y muchos de esos votos fueron contra usted.

Pues perdí las elecciones por las cosas que dije en ese entonces, que ahora se están comprobando: Fíjese lo que dijo Mancuso esta semana. En el 2006 también les propuse a los liberales y al Polo: oigan, juntémonos. No cayó bien en ninguno de los dos sectores y hoy lo están haciendo. No me gusta lo que está pasando en el Polo porque la izquierda democrática se necesita.

Lucho y Petro son personas muy importantes. Carlos Gaviria es muy inteligente, lo admiro mucho, pero creo y me meto en predios que no son míos y ruego que me disculpen, la capacidad del líder es la de juntar diferentes opiniones y no la de ponerse de un solo lado. Lástima porque el Polo hace mucha falta unido con esos criterios de avanzada, y lo que está pasando puede lastimarlo electoralmente.

¿Cree que a Carlos Gaviria lo mata la vanidad? Todos somos vanidosos, pero eso yo lo manejo muy bien. Hace muchos años llegué a la conclusión de que no hay victorias eternas, y de que el poder es totalmente efímero.

Pero a usted le gusta… Pues claro. El poder es una pasión. Pero hay que saber manejarlo.

¿Por qué no quiso ser candidato en estas elecciones? Por ahí vi unos amagos de algunos amigos suyos… Sí me tentaron pero tengo la madurez suficiente para imponer los criterios de la cabeza sobre el corazón. Tengo una responsabilidad en Santander pero tampoco me quiero convertir en un obstáculo en el partido para que otros surjan. ¿Qué tal que renuncie, de pronto gane la consulta y me toque enfrentarme con Uribe, para volver a perder? (Risas) A estas alturas quiero que haya otras posibilidades. Por ahora me quedo en Santander y que sea lo que Dios quiera.

O el partido… Pues si el señor McCaine aspiró a los 72 años a ser candidato del país más poderoso del mundo, por qué yo no puedo volver a aspirar algún día? ¡No, pero si usted está jovencito! ¡Tiene todo el tiempo del mundo! (Risas) ¡Claro! Y ahí estoy tranquilo. Tengo una atalaya muy importante y mientras tanto soy útil. Lo que no voy es a dejar de opinar, no sobre política partidista ni participar en la cosa electoral, pero voy a opinar sobre la paz, sobre la justicia, sobre la economía. Y estoy empeñado en una cosa: que no quede impune el paramilitarismo. Porque en este momento los que están pagando son los jefes militares, y eso está bien. Pero mientras en la cárcel hay algunos que están pagando lo que no deben, por fuera hay muchos que deberían estar adentro. Se habla mucho de complicidades dentro de la Fuerza Pública, como lo dijo Mancuso en Cambio. Y faltan los empresarios y personas en los medios de comunicación. Estamos en el proceso, pero avanza muy lentamente. Sólo hay cinco o seis condenas por ahora.

Usted denunció todo lo que después ocurrió… El 9 de abril del año 2002 presenté la denuncia ante el señor Fiscal de la época, el doctor Luis Camilo Osorio. Hace poco me la leí y se me pusieron los pelos de punta. Los paramilitares eligieron a más del 30 por ciento del Congreso e hicieron proselitismo político para la Presidencia de la República.

¿Y sigue creyendo que Uribe fue elegido con esas fuerzas? Sí, y lo digo sin ningún ánimo pendenciero, ni marrullero, ni de perversidad. Sí. Ellos tenían candidato. Esa fue mi denuncia. Podía haber demandado las elecciones si hubo votos inducidos por las armas, pero no avancé más en eso porque perjudicaba al país y porque tengo la seguridad de que aunque los paramilitares se sintieron representados por él y dieron la orden de votar por él, no hubo un acuerdo con él, pero ante el favoritismo que le profesaron él pasó de agache

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.