LA CHUSMA PUSO EN ALERTA A TERUEL

LA CHUSMA PUSO EN ALERTA A TERUEL

Leves movimientos de tierra y agrietamientos de viviendas en el municipio de Teruel (Huila) revivieron la preocupación sobre la posible activación de una falla geológica en la cual se encuentra la población.

04 de marzo 1996 , 12:00 a.m.

Otros signos de alerta son el represamiento del río Pedernal y la quebrada El Pueblo; así como los deslizamientos de tierra en veredas de la localidad ocasionados por el invierno que azota al departamento.

Los habitantes más afectados por la eventual caída de sus casas están en los barrios las Brisas y Villa Retiro. Son unas 41 familias, según el alcalde de Teruel, Alberto Vargas Arias.

Entre tanto, los deslizamientos de tierra afectan a más de la mitad de los moradores de las 22 veredas que conforman el área rural, unos 3.000 habitantes, pero los más afectados se encuentran ubicados en las veredas Las Herreras, La María, La Mina, Beberecio y Pedernal.

Isauro Trujillo Vásquez, geólogo de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario y Minero del Huila y miembro de la Comisión Técnica del Comité Regional de Emergencias (CRE) explicó que la falla denominada La Chusma - Teruel aparentemente está inactiva, pero en cualquier momento puede empezar un proceso de desestabilización.

Esta falla, dijo Trujillo, se extiende desde el río Patá, en límites del Huila y Tolima, hasta los municipios de Paicol y La Plata en el Huila. En 1967, la activación de la falla produjo fuertes movimientos de tierra en casi todo el departamento.

En el caso concreto de Teruel, los fuertes aguaceros que han caído sobre la zona hacen que las montañas ubicadas alrededor de la falla, las cuales están fracturadas por el fenómeno, retengan en su interior el agua, provocando deslizamientos, derrumbes y hundimientos de tierra.

Además, las viviendas se encuentran construidas sobre terrenos que están en proceso de compactación, por lo tanto, absorben con más facilidad los líquidos, lo que provoca que ceda el terrero y se agrieten las paredes y los pisos.

Otro fenómeno que se registra es la continua erosión que el río Pedernal y la quebrada de El Pueblo, ubicados a lado y lado de Teruel, ejercen sobre los taludes que equilibran la planicie sobre la cual descansa el pueblo.

A esta situación se le suma la falta de canalización de las aguas servidas y aguas negras, las cuales ejercen un constante proceso de filtración que desestabiliza los terrenos y agrava la condición geológica de la falla.

Con el ánimo de buscar soluciones rápidas y concretas al problema que afronta el municipio se reunieron con el gobernador del Huila, Jaime Lozada Perdomo, funcionarios de la Corporación del Alto Magdalena (CAM), de la Secretaría de Obras Públicas y del Comité Regional de Emergencias (CRE).

Las acciones más inmediatas se iniciarán la próxima semana cuando una comisión técnica integrada por geólogos e ingenieros del CAM, el CRE e Ingeominas, determinen el verdadero número de viviendas afectadas y el número de habitantes.

De igual manera, con base en los resultados del estudio, se contratará con Ingeominas la realización de un mapa geotécnico de riesgos del municipio.

También se realizarán campañas educativas para terminar con las especulaciones. Gran parte de la población no está enterada de la situación real pero otros han creado pánico, afirmando que en cualquier momento se abrirá la tierra.

María Mónica González, directora del CRE, dijo que se buscará la forma de suministrar un radio de comunicación que sirva de enlace entre la alcaldía de Teruel y la entidad.

El dinero para estas acciones será tramitado directamente con la Red de Solidaridad Social y el Fondo Nacional de Calamidades del Comité Nacional para la Atención y Prevención de Desastres.

El Inurbe, por su parte, manifestó que subsidiará el programa de reubicación para las familias que resulten afectadas por el fenómeno natural.

Sin embargo, según el geólogo Trujillo, deben llevarse a cabo otra serie de acciones a largo plazo para tratar de controlar las filtraciones de agua y el desgaste progresivo que hace el río Pedernal y la quebrada de El Pueblo a los taludes que sostienen al municipio.

Es necesario realizar un encunetado con impermeabilización en las calles de la población, reorientar el curso del río Pedernal hacia el oriente, ubicar gaviones de protección en el talud y pavimentar las vías , dijo.

Entre tanto, el alcalde de Teruel, Alberto Vargas manifestó que falta esperar la reacción de la población afectada cuando se le comunique que no sólo debe irse de su casa sino que deberá contribuir económicamente para la construcción de una nueva. La concepción de la gente es que el municipio se va a encargar de todo y va a asumir todos los gastos , dijo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.