Secciones
Síguenos en:
Obras son amores

Obras son amores

Voy hacia Jerónimo y Tomás Uribe porque soy optimista con una petición que les hago en esta columna. No les voy a pedir palanca para un puesto diplomático; yo no tengo ropa para esos menesteres. Mi Lulita Arango es médica y, sanando a sus pacientes, usa dichos populares. Si aconseja a una pareja matrimonial en dificultades y el marido allí promete que será menos tirano y montador con la esposa, Lulita le dice tres veces: “Obras son amores y ver para creer”.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
20 de mayo 2009 , 12:00 a. m.

Ese refrán lo traigo hoy para Tomas y Jerónimo Uribe, porque ellos, vía radio, prensa y televisión, anunciaron que harían campañas de ayuda social desde la empresa que gerencia el lote de la zona franca. “Obras son amores” y Fisulab es una respetable y seria fundación que recupera física y psicológicamente a los niños que nacen con el paladar hendido y el conocido labio leporino. Son los niños más sufridos y humillados de este injusto mundo. En la calle, cuando bajan de la buseta y les ven el labio roto, les quitan la mirada con sutil desprecio por su calamidad. A ellos, “pobrecitos”, solo los quiere la mamá y no todas las veces; son una carga en sus pobrísimas familias. Algo peor, en el vecindario son víctimas de burlas de los otros niños.

Esos niños, que hoy tienen el labio leporino, podrían reír casi como ríen usted, si les dan ayuda odontológica y psicológica. Pero eso en el capitalismo cuesta dinero. Un centenar de niños con el labio destruido hasta el paladar son atendidos en la casita alquilada a Fisulab, en el barrio Usaquén, que tiene urgencia de una sede propia, una casa sencilla, para sobrevivir. Es urgente que una empresa, unos particulares de buen corazón o Jerónimo y Tomás Uribe colaboren para la existencia de tan necesaria fundación.

Fisulab es dirigida por la seria fonoaudióloga Pilar Echeverri. Le colaboran las doctoras Restrepo, Azuero, Martínez y Téllez-Conti. No lo duden, esos niños con malformación en el paladar podrían reír como ustedes si les hacen el tratamiento. Tóquense el bolsillo, ayuden a Fisulab. “Obras son amores”.

Fisulab debe existir. Los correos son fisulab@hotmail.com.co y pilareche@hotmail.com.

Ante la emergencia económica de la fundación Fisulab retomo una frase de Horacio el ‘Loco’ Jaramillo, el magnate de los restaurantes, que dijo esta bellezura: “Los millonarios empujan y madrugan para ganar muchos millones, pero, a la hora de repartir herencia, les dejan todo a los yernos y se olvidan de los olvidados de Dios y del capitalismo”. Por eso, Horacio Jaramillo tiene una fundación que se ocupa de los pobrísimos. Tomás y Jerónimo Uribe saben mi teléfono y juro que los acompaño a Fisulab

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.