MÚSICA, MAESTROS!

MÚSICA, MAESTROS!

Las glorias de la composición del país tienen un cuento interesante para narrar todos los martes, a las 7:30 p.m. por el A, en Maestros . Audiovisuales visitó a treinta de ellos.

13 de junio 1995 , 12:00 a. m.

La primera vez que se encontraron Carlos Vives y el maestro Emiliano Zuleta, autor de La gota fría, fue en Valledupar en pleno Festival Vallenato, gracias a la nueva producción colombiana que arranca esta noche, Maestros .

Hechos como ese, podrán ver los televidentes en el nuevo espacio de Audiovisuales, todos los martes a las 8:30 p.m. por el Canal A.

La idea inicial la planteó Vicente Silva: Por qué no hacer una serie de programas sobre los compositores colombianos? Y la cuerda se la siguió Consuelo Cepeda, quien propuso una locura periodística, como ellos la llamaron: Realicemos crónicas musicales con los maestros .

Maestros , precisamente el nombre del nuevo proyecto. Una producción que como bien lo afirmaron sus realizadores es un homenaje en vida a los compositores de la música colombiana en todos sus géneros y expresiones; esas personas que dejaron en sus canciones las historias de su vida, de sus ciudades, las costumbres de sus regiones y el sentir de su época .

En principio la propuesta fue clara, crear una serie que evidenciara la música colombiana y que no se quedara en la simple interpretación de los temas más conocidos de cada compositor. Pero fuimos más allá: queríamos que los compositores en vida sintieran que son verdaderos aportes a nuestra cultura musical que, asumo, difícilmente se va a repetir , afirmó Consuelo Cepeda, directora del proyecto.

Fue cuando se pusieron sobre el tapete las preguntas obvias, Cómo lograr ampliar el esquema para la música hasta ahora manejado por la TV? De qué manera complementar las interpretaciones o los clips musicales? Cómo resurgir del olvido esas canciones empolvadas? De qué forma ser justos con nuestra música y nuestros compositores? Para Cepeda, la labor era una, lanzarse a esa crónica musical para desde ahí comenzar a hablar de la música con pura música. El reto consistía en hacer que los mismos compositores revivieran sus instantes de creación y ofrecerles la posibilidad, siempre negada, de contar todo lo que hicieron y sufrieron por vivir el sueño de crear música que fuera reconocida como nuestra .

Manos a la obra, o mejor, a los maestros. Los productores elaboraron una lista tentativa de catorce nombres de compositores y al final no solo quedaron ellos, sino 16 más que fueron surgiendo sobre la marcha. Cuando entrevistamos a Esthercita Forero, por ejemplo, lo primero que nos preguntó fue Y al maestro Campo Miranda, no lo van a incluir. Miren que él no desmerece ajá , contó la directora.

Los escogidos Alvaro Dalmar, Rafael Campo Miranda, Jaime R. Echavarría, Jorge Villamil, Leandro Díaz, Emiliano Zuleta, Joe Arroyo, Estéfano, José Benito Barros, Darío Gómez, Francisco Zumaqué, Graciela Arango de Tobón y 18 compositores más, fueron los escogidos; y con ellos, el proyecto despuntó el pasado 25 de enero teniendo como norte que cada región del país se viera reflejado a través de Los poetas de la música colombiana.

Para localizar a los compositores, Audiovisuales recurrió a las agremiaciones de música como Sayco y Acinpro, que facilitaron las direcciones de cada uno de los entrevistados. Después, varios investigadores, comandados por Germán Yances y Gineth Satizabal, se encargaron de recolectar datos puntuales como repertorio de composiciones, fechas claves en su carrera, raíces familiares, entorno, en fin.

Para cada compositor el enfoque fue diferente. Porque lo que buscamos no es hacer seriados parecidos, sino que el televidente logre ver renovación en todos .

Fue así como el programa del maestro José Barros arrancó con el tema de la abundancia de sus composiciones. En el mismo, el compositor de La piragua habló del inmenso dolor que siente al ver degenerada la composición con temas como El santo cachón, que no aguanta un instante.

Fue así, además, como el maestro Leandro Díaz regresó al pozo azul, un lugar donde de niño se encontraba con su soledad y, a la vez, con su propia sensibilidad para dar rienda suelta a la composición.

O fue así como una monja aparece cantando Amor se escribe con llanto y de inmediato entra el maestro Alvaro Dalmar confesando que Angela Robledo era una secretaria de juzgado que le dio tan duro que yo la abandonara, que se convirtió en monja .

También el maestro Barros cuenta la historia de Guillermo Cubillos, un cachaco de Chía que siendo comerciante, al lado de Pedro Albundia, se recorrió el río Magdalena en su famosa Piragua. O la de El guereguere, que surgió porque a una vieja , María Obando, costurera banqueña que usaba media de seda a cuarenta grados, le mandamos una carta anónima que decía que el pájaro guereguere le iba a quitar las medias de seda por vanidosa .

Los costos La producción de cada capítulo le cuesta a la programadora cerca de diez millones de pesos. Se alquila una camioneta de siete a nueve de la noche, durante siete días, para transportar al maestro invitado y se recorre con él locaciones que lo identifiquen; eso sin contar el millón de pesos que recibe cada compositor por su participación.

Lo más lindo de todo es que cada maestro de golpe se inspira y saca sus apuntes del bolsillo de su camisa, y empieza a cantar sus inspiraciones, como en el caso de los maestros Leandro Díaz y Emiliano Zuleta .

Desde esta noche, entonces, saldrá al aire una producción colombiana que mostrará, juntos por primera vez, al maestro Emiliano Zuleta al lado de Carlos Vives cantando La gota fría. O a Joe Arroyo emocionado contando cómo fue el proceso de creación de su popular tema A Dios todo se lo debo, a Héctor Ochoa narrando la historia de El camino de la vida o a Jaime R. Echavarría confesando la historia de Noches de Cartagena.

El don de la composición, de la sensibilidad, del no resentimiento a pesar del olvido y el don de la posibilidad de cantarle a lo mágico de nuestra tierra, podrán ser apreciados por los televidentes en Maestros , que tiene como primera invitada a Esthercita Forero, La novia de Barranquilla , quien se hizo famosa por La guacherna.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.