LOS MITOS SOBRE EL TABACO

LOS MITOS SOBRE EL TABACO

1. No noto que me haga daño. Está comprobado que con solo un cigarrillo se aumenta la tensión arterial por 15 minutos y la frecuencia cardíaca de 10 a 15 latidos por minuto. Además estudios médicos demuestran que la inyección intravenosa de cinco gotas de nicotina a una persona sana le produciría la muerte entre los cinco y 30 minutos posteriores.

11 de junio 1995 , 12:00 a. m.

2. Una persona que fuma menos de 10 cigarrillos diarios no es fumadora.

Desde el primer cigarrillo una persona debe considerarse fumadora, porque dejar de fumar puede ser igual de difícil para ellas que para los fumadores empedernidos, ya que el cuerpo se ha acostumbrado a una dosis (baja) de nicotina en la sangre.

3. Fumo poco porque casi todo el cigarrillo se consume en el cenicero.

El fumador que deja quemar el cigarrillo en el cenicero, tratando de chupar poco es peor, ya que el humo que se desprende del cigarrillo es cualitativa y cuantitativamente más tóxico que el humo que se fuma.

4. Hay cosas peores que el cigarrillo.

No tantas. El tabaco es el causante del cáncer, y es la segunda causa de muerte en Colombia. El tabaquismo se considera como el camino de iniciación de otras sustancias como la marihuana, y en menor proporción de la morfina, heroína y el LSD.

5. Fumar no provoca cáncer.

Está completamente comprobado que el cigarrillo es el causante de numerosos tipos de cáncer. La Organización Mundial de la Salud declara que el riesgo de desarrollar un cáncer de pulmón se multiplica por 25 ó 30 entre los fumadores.

6. El cáncer de pulmón se produce más por la contaminación ambiental.

Los estudios epidemiológicos señalan que el tabaco es causante del 30 por ciento de todos los cánceres diagnosticados, frente a un dos por ciento por la contaminación ambiental.

7. El tabaco rubio es menos malo que el negro.

El tabaco rubio presenta una mayor concentración de alquitranes cancerígenos que el negro.

8. Los cigarrillos light no hacen daño y no son cancerígenos.

Los cigarrillos bajos en nicotina y alquitrán son menos nocivos. Pero el grado de satisfacción del fumador depende directamente de la concentración de nicotina en la sangre. Por eso, quienes fuman light aumentan el número de cigarrillos para compensar esta falta.

9. Los efectos del humo sobre el no fumador no pasan de molestias en los ojos y la garganta.

Los no fumadores que conviven con fumadores tienen un riesgo de contraer cáncer de pulmón mayor que los que no conviven o trabajan con fumadores.

10. En sitios con aire acondicionado el tabaco no afecta a las demás personas.

No todos los aires acondicionados reciclan el 100 por ciento del aire, algunos no toman aire del exterior y otros sólo toman una parte. Es decir que una parte del humo sigue dando vueltas en el ambiente.

11. La nicotina es una droga blanda.

No. La nicotina además de ser una de las drogas más adictivas, ejerce una acción en el sistema nervioso central y aumenta el riesgo de muerte súbita por los efectos provocados en el corazón.

12. El tabaco tranquiliza.

Usted ha aprendido a regular su forma de fumar para tranquilizarse, y esa tranquilidad es debida a la acción central del tabaco, pero desaparecerá cuando los niveles de nicotina en la sangre disminuyan, y dará paso al síndrome de abstinencia del fumador. Recuerde que hay otros métodos para tranquilizarse y enfrentar el estrés cotidiano. Si no, cómo hacen los no fumadores? 13. El cigarrillo en una mujer embarazada no daña al feto.

Si una mujer embarazada fuma un cigarrillo se produce inmediatamente un aumento de la frecuencia cardíaca fetal de 130 a 180 latidos por minuto. Además el riesgo de aborto, desprendimiento prematuro de placenta y parto prematuro es más elevado.

14. El tabaco no afecta a los niños que están cerca del fumador.

El niño se convierte en un fumador pasivo si se encuentra en una estancia con personas que están fumando activamente, y como consecuencia, puede presentar infecciones respiratorias, retardo del crecimiento y alteraciones neurológicas y del comportamiento, entre otras.

15. Los estudios médicos no son confiables.

Prácticamente la mayoría de estudios que se han realizado son sumanente serios y científicos. Todas las campañas contra el consumo de cigarrillos están basados en ellos.

16. Estas campañas han tomado al tabaco como chivo expiatorio.

Al tabaco tenemos que culparlo de ser el máximo responsable de enfermedades invalidantes e incapacidades laborales, con una grave repercusión familiar, social y económica. Además, el tabaco es el causante del 90 por ciento de todos los cánceres de pulmón.

17. Hay muchos fumadores que nunca se han enfermado.

Seguramente usted habrá visto a un anciano que ha fumado toda la vida y aparentemente está bien, pero mire su calidad de vida (tose, le cuesta respirar, tiene mal estado físico). Y aunque ese anciano ha tenido suerte. Usted puede tener una suerte igual? Recuerde que cada organismo es diferente.

18. De algo tenemos que morir.

Es cierto, moriremos por alguna razón, pero deténgase a pensar que usted está fabricando su propia muerte, y eso es suicida. Además, por qué adelantar ese momento? 19. Es horrible lo que se siente al tratar de dejar de fumar.

La dependencia física de la nicotina sólo dura alrededor de una semana. En cambio, los beneficios secundarios al dejar el tabaco son progresivos y aparecen desde el momento en que se deja de fumar.

20. Algún vicio hay que tener, y este no es el peor de todos.

Para ser una persona feliz no es necesario tener una dependencia a una droga. Todo lo contrario, todas las personas que han dejado de fumar para siempre se sienten liberadas. El tabaco además es el peor vicio, al menos en número de víctimas anuales.

21. Nunca me acostumbraré a no fumar; siempre me seguirá gustando.

Muchos ex fumadores dicen que el tabaco todavía les apetece , pero pregúnteles con qué frecuencia y con qué intensidad. Al cabo de unos meses el deseo de fumar va desapareciendo. Además este deseo no es acumulativo y desaparece a los pocos minutos. Lo más importante es que si quiere dejar de fumar asuma nuevas costumbres y hábitos de vida que le sean agradables.

22. El cigarrillo es un vicio muy difícil de dejar.

La adicción al tabaco tiene un doble componente: una es la nicotina y otro es el hábito de comportamiento, es decir la asociación entre el tabaco y las distintas situaciones y estados a los que se ve sometido el fumador a lo largo del día. Estas asociaciones son más difíciles de romper que la adicción física.

23. Yo no dependo del cigarrillo y lo puedo dejar cuando quiera.

Pruebe a dejar de fumar en una situación cotidiana, no cuando esté agripado, enfermo o embarazada, y verá que es más difícil de lo que pensaba. Todo fumador es dependiente aunque fume poco.

24. Necesito un cigarrillo para estudiar o para trabajar.

Muchas personas asocian el tabaco a situaciones tales como el trabajar y estudiar, y esto se ha convertido en un hábito como cualquier otro, lo que no significa que no pueda hacerse sin tabaco, porque al fin y al cabo es usted quien trabaja y estudia, no el cigarrillo.

25. Al dejar de fumar se disfruta menos de la vida.

Las personas que han dejado de fumar experimentan casi inmediatamente nuevas sensaciones placenteras como una mejora en el gusto y en los olores, la sensación de respirar libremente sin opresión en el pecho, sin dolor de garganta ni tos.

26. Ya es tarde para dejarlo.

Es una excusa que suelen darse a sí mismas aquellas personas que llevan muchos años fumando y temen las consecuencias de dejar de fumar. Es cierto que el tiempo que se lleve fumando es un índice de dificultad a la hora de dejarlo, sencillamente porque el hábito es muy fuerte y tiene asociados más aspectos de la vida que los de un fumador joven. Esta dificultad puede superarse con la decisión de un cambio radical.

27. Fumar es un signo de libertad y de autoafirmación.

El hecho de que fumar sea considerado un signo de libertad, de adultez, de autoafirmación es consecuencia de la imagen que nos han vendido las grandes compañías de tabaco a través de la publicidad y del cine. Si usted se cree estos mensajes, puede considerarse libre? 28. Sólo las personas que han sufrido un buen susto o aquellas con mucha fuerza de voluntad pueden dejar de fumar.

Muchas personas, es cierto, han dejado de fumar por un aviso médico o por ver a un familiar enfermo por tabaco. No espere a llegar a esos extremos para dejarlo, puede que el daño que se haya hecho sea irreversible.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.