LOS NIÑOS DE CIUDAD BOLÍVAR DIJERON: ... Y ADIÓS PIOJOS

LOS NIÑOS DE CIUDAD BOLÍVAR DIJERON: ... Y ADIÓS PIOJOS

Tijeras, champú anti piojos y peinillas invadieron ayer las cabezas de unos 300 niños de diferentes barrios de Ciudad Bolívar, a quienes unos veinte estilistas novatos se encargaron de lavarles la cabeza y peluquearlos para acabar con la plaga de piojos que desde hace varias semanas hay en el lugar.

09 de junio 1995 , 12:00 a. m.

Esta particular sesión de peluquería se llevó a cabo en los salones de la improvisada escuelita del barrio Santa Viviana que los auxiliares bachilleres construyeron con pedazos de madera y de zinc durante los primeros meses del año para todos los niños de la zona.

Sobre las sillas de madera se fueron sentando uno por uno. Los niños, que llegaron emocionados, desde las 8 de la mañana y antes de pasar al sillón de peluquería recibieron desayuno de manos de los Policías. Cada pequeño se tomó una taza de agua de panela con pan.

La sesión de peluquería fue planeada por el mayor Hugo Alfonso Cepeda, comandante de la Estación de Policía de Ciudad Bolívar a quien le preocupa la invasión de piojos que hay en la zona.

Los niños contaron sus experiencias con los piojos: A mi me rasca mucho la cabeza y hasta he visto a esos animalitos negros y chiquitos caminándome sobre los hombros , dijo un pequeño que jugaba con un auxiliar de policía, mientras esperaba su turno.

Armados de capas, talcos, ganchos, gel y otros implementos de peluquería, los estilistas llegaron a estos salones que se encuentran en una de las lomas del sector y con paciencia y cariño les desenredaron el pelo a los pequeños.

Fuera de la dosis de champú antipiojos, los chiquillos cambiaron de look por el paso de la tijera sobre sus largas cabelleras. Las niñas estrenaron peinados que solo habían visto en las revistas, pues muchas de ellas salieron de allí con largas trenzas y moñas altas.

Para llevar a cabo esta sesión la Policía repartió 420 toallas, peinillas y mercados.

Tratamiento La plaga de los piojos puede atacar a niños de cualquier clase social y para acabar con ellos se debe hacer el siguiente tratamiento: Aplicar una sola dosis de una loción o champú especial para estos casos durante cinco o siete minutos. Cubrir la cabeza con un gorro y enjuagar abundantemente.

No se debe exceder en el uso de estos champús, porque los componentes de estos son muy fuertes y si se aplican varias veces los menores pueden sufrir un daño cerebral.

Para prevenir que la plaga reaparezca se debe botar el peine del afectado y examinar a los compañeritos de curso o hermanos para determinar si ellos también tienen piojos. Se deben lavar o cambiar las almohadas de estos niños.

Los huevecillos muertos de los piojos pueden durar varias semanas en el cabello después del tratamiento, para retirarlos se debe humedecer el cabello con una loción hecha de dos cucharadas de vinagre disueltas en un litro de agua.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.