TRÁGICO NAUFRAGIO DE MILITARES EN CHOCÓ

TRÁGICO NAUFRAGIO DE MILITARES EN CHOCÓ

Pese al despliegue de lanchas, botes, buzos y helicópteros del Ejército y la Armada Nacional, así como de salvavidas nativos, anoche sólo se reportaba el rescate de los cadáveres de cuatro de los doce militares que naufragaron en un planchón de madera en el río Atrato.

08 de junio 1995 , 12:00 a. m.

El informe preliminar señala que fueron hallados muertos el dragoneante Dayr Alfonso Hoyos Vanegas y el soldado Diego Alfonso Correa Ocampo y otros dos militares no identificados.

La patrulla del Ejército Nacional salía a las once de la noche del martes a realizar un patrullaje desde su base en el corregimiento de Yuto, en zona rural de Quibdó, donde se embarcan y desembarcan carros, camiones, buses y pasajeros que se dirigen hacia Bagadó, hasta el sur del Chocó y otros departamentos como Valle, Risaralda, Armenia y Bogotá.

Los militares subieron al ferry que es un tablón colocado sobre cuatro lanchas e impulsado por un motor de 40 caballos de fuerza. Su capacidad es de seis toneladas. De acuerdo con las investigaciones preliminares, la fuerza del agua y un supuesto exceso de peso provocaron el naufragio.

Otra versión señala que cuando el ferry se balanceó para un solo lado, las lanchas se llenaron de agua y el aparato se llenó de agua. Yo estaba dormido en mi casa cuando escuché unos gritos desesperados. Después sonaron unos disparos y salí. La gente cogió las lanchas, los botes, las redes y empezamos a sacar gente , dice un joven negro habitante de Yuto, quien participó del rescate de los 28 soldados.

En la embarcación viajaban cuarenta uniformados. En este momento, las autoridades tratan de establecer qué fue lo que ocurrió, pues las planchas de madera se desunieron y provocaron la caída de los militares al agua.

Según el comandante de la recién instalada Fuerza de Tarea del Chocó, Mayor Luis Barreto Salinas, los soldados salieron de la capital chocoana con la intención de cumplir una operación militar en la región del San Juan.

A mí me rescataron cuando estaba a punto de ahogarme. No sabemos qué fue lo que pasó porque el planchón tiene capacidad para seis toneladas y nosotros no alcanzamos a pesar tanto , declaró el teniente que dirigía la operación.

Luis Pompilio Córdoba, uno de los ayudantes del ferry, entregó su versión: desde la oscuridad se escuchó que alguien gritó que nos detuviéramos, entonces el motorista rebajó la fuerza del motor y después la tropa se echó para atrás por un solo lado y ahí fue donde fracasamos .

Voceros oficiales dijeron que se trata de establecer si los militares disponían de flotadores u otros elementos ante la emergencia. Sin embargo, señalaron que el Atrato es uno de los ríos más caudalosos del mundo.

Al cierre de esta edición. no se tenía información sobre los soldados Alvaro Uribe Carvajal, Adrián Esteban Valencia Gallo, Jorge Iván Arbeláez Osorio, Jesús Arcadio Agudelo, Wilson Betancur Piedrahita, Luis Javier Alzate Henao, Fidelino Castaño Gallo y Luis Arango Osorio.

El comandante de la Cuarta Brigada, mayor general Jorge Enrique Mora Rangel, se desplazó hasta la zona de la tragedia, agradeció la espontánea colaboración de los habitantes de la zona y aprovechó para ofrecerles 200 mil pesos de recompensa a quienes rescaten algún cuerpo de los uniformados.

Los militares muertos estaban adscritos a la Compañía Simón Bolívar del Batallón Cacique Nutibara, del comando de la Fuerza de Tarea Chocó, de la IV Brigada. Veinte fusiles se perdieron en las aguas.

Según los nativos, el rescate sólo puede iniciarse después de 24 horas, tiempo necesario para que los cuerpos empiecen a flotar en las orillas. Otra de las creencias es que cuando el río recibe un muerto empieza a llover y crecen las aguas.

El 26 de octubre pasado se había registrado un atentado contra una patrulla de la Policía que se movilizaba por el río Atrato, luego de descubrir en forma aparentemente casual un laboratorio de cocaína en cercanías del municipio chocoano de Riosucio, a donde solo se llega por la vía fluvial.

En esa acción murieron dos agentes. En comienzo se atribuyó la emboscada al 57 frente de las Farc, pero no se descartó que el ataque fuera cometido por narcotraficantes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.