PROCURADURÍA Y CONTRALORÍA BUSCAN CALLOS DE FISCALÍA...

PROCURADURÍA Y CONTRALORÍA BUSCAN CALLOS DE FISCALÍA...

Hay cierto ambiente de ese conocido ritmo de Tongo le dio a Borondongo, Borondongo le dio a Bernabé y Bernabé le pegó a Muchilanga , rondando entre instituciones fiscalizadoras del Estado: Fiscalía, Procuraduría y Contraloría.

08 de junio 1995 , 12:00 a. m.

Al tiempo que fiscales sin rostro avanzan en el Expediente 8.000 y consolidan las investigaciones por las narcocuentas, procuradores delegados intentan iniciar una indagación preliminar contra el vicefiscal, Adolfo Salamanca, por el caso del venezolano Eduardo Iglesias y otros -es la bola que se echa a rodar y que ayer lo publicó el diario El Heraldo- revisan procesos contra familiares del Fiscal .

A la vez, un equipo de auditores de la Contraloría inspecciona los movimientos contables de la Fiscalía y la administración que la entidad ha hecho de sus recursos financieros.

En palabras del contralor David Turbay Turbay, es una labor rutinaria dentro del Plan Anual Operativo que se decidió al azar, desde enero de este año; se ejecuta hace dos meses, empezó en la Seccional Bogotá, siguió con la Fiscalía General, y está lejos de constituir revanchismo, pues quien nada debe, nada teme .

De hecho, ayer, el primer punto en la agenda del Vicefiscal fue enviar una carta, breve pero significativa, al Procurador Orlando Vásquez Velásquez.

El objetivo era indicarle que el Ministerio Público carece de competencia para investigar disciplinariamente a fiscales, jueces y magistrados y, claro está, al vicefiscal Salamanca.

Salamanca, que había sido citado para rendir declaración dentro de una indagación preliminar de la Procuraduría, en torno a la no captura del venezolano Eduardo Iglesias, pidió al Procurador trasladar el caso al Consejo Superior de la Judicatura, según el Consejo de Estado, único competente para conocer de la pretendida investigación.

Este episodio, no obstante, es sólo uno. Desde hace dos meses, en ejercicio de sus atribuciones legales y cumplimiento de su deber, varios auditores de la Contraloría revisan las actuaciones de la Fiscalía en materia de administración de recursos financieros.

La visita que empezó en la Fiscalía de Bogotá ocupa ahora directamente a la Fiscalía. Es obvio que la Contraloría cumple con una acción legal pero el hecho de que el Contralor sea uno de los investigados en el Expediente 8.000 ha creado, en concepto de algunos funcionarios investigadores, una coincidencia desafortunada.

Otro hecho, que reseña el diario El Heraldo, tiene que ver con la visita de una comisión de la Procuraduría a la Fiscalía Regional de Barranquilla, para inspeccionar un expediente contra Claudio Arturo Valdivieso Acevedo, Olga María Valdivieso de Otero, Mauricio Ramírez Otero, Fardi Mejía Escobar, Orlando Pimentel Vayona y otras tres personas.

De acuerdo con la información, la investigación se inició tras la confiscación de 422 kilos de cocaína a una organización con base de operaciones en Bucaramanga.

Ayer, a ese respecto, el fiscal Valdivieso señaló que no se trata de familiares del Fiscal y, si lo fuera, también debe quedar claro que fueron arrestados cuando ya ejercía la Fiscalía y que se mantienen las medidas de aseguramiento y continúa la investigación .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.