VIVIENDA DE CAPA CAÍDA

VIVIENDA DE CAPA CAÍDA

Hasta mediados de 1994, la queja de los ahorradores era general: las tasas de interés de los papeles financieros ni siquiera cubrían la inflación...había desahorro en términos reales.

05 de junio 1995 , 12:00 a. m.

Pero había opción: la compra de vivienda, pues, en pleno boom , la sola valorización anual podía llegar al 60 por ciento. Como quien dice: se podía pagar el costo financiero de un crédito en UPAC y quedaba rentabilidad.

Un rendimiento anual de esa magnitud, frente a las tasas de captación que ofrecían otras alternativas como cuentas de ahorro, CDTs y demás títulos significaban el mejor negocio. Sin embargo la dicha no duró mucho.

En la actualidad, la alternativa de comprar de vivienda como inversión de corto plazo ha perdido interés: la valorización se ha reducido a niveles críticos y el costo financiero de un crédito ha crecido en forma sustancial.

La rentabilidad por valorización se comporta distinto por estratos. Por ejemplo, en el segundo semestre de 1994, el reajuste fue de 23 por ciento en promedio para un predio de estrato seis. En lo corrido de este año solo llega al 14 por ciento.

La caída en el estrato cinco ha sido sido mayor. De una valorización promedio cercana al 20 por ciento entre junio y diciembre de 1994 se pasó a solo un siete por ciento en este año. Para los estratos 3 y 4 el valor por metro cuadrado solo ha crecido 2.5 por ciento en los últimos cinco meses. Al estrato 3 le ha ido mejor: 12 por ciento en 1995.

Financiación En contraste con la lenta valorización de vivienda, se presenta un acelerado crecimiento en el costo financiero del sistema UPAC, principal fuente de financiamiento para la vivienda. El cambio en la fórmula de corrección monetaria aplicada desde agosto pasado y las altas tasas de interés son las causas del encarecimiento.

En mayo de 1994, la corrección monetaria llegó a 19.22 por ciento anual y al comenzar junio de este año asciende a 25.58 por ciento. Así mismo, el interés oscilaba entre un 12 y 14 por ciento en 1994 y ha pasado a un rango entre 15 y 18 por ciento. Es decir, que la tasa de colocación pasó de 35.90 por ciento al 48.20 por ciento anual.

Un ejemplo lo dice todo: quienes se endeudaron en el estrato seis, la cuota mínima a pagar en 1994 era de 588 mil pesos y hoy es de 863 mil pesos mensuales. Un 55 por ciento más.

Ante esa situación, las corporaciones de ahorro y vivienda se han vuelto más exigentes con sus potenciales clientes. Para el ejemplo en cuestión, la renta requerida para acceder al préstamo era de 1.270.000 pesos mensuales, en tanto que ahora es de dos millones. Más o menos el mismo porcentaje de reajuste en la cuota... Y han sido muy pocos los salarios que crecieron entre un año y otro en esa proporción. (Y más ahora que hay pacto social).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.