MOCKUS POR POCO NOS DICE ADIÓS

MOCKUS POR POCO NOS DICE ADIÓS

El honestísimo Antanas Mockus, llevado por los nervios y como las señoras ofendidas por el marido regañón, lo dijo por televisión: me voy, me largo, se acabó esta vaina... así no aguanto más.

07 de junio 1995 , 12:00 a. m.

Como era de esperar, hubo pánico en la audiencia de los noticieros porque Bogotá no es un modesto villorrio para dejarlo a la deriva. Esta ciudad está muy destruida para que la dejen huérfana de alcalde. Son seis millones de gentes las que quieren que haya autoridad y no renuncias emocionales. Qué país tan demente. Piden el retiro del Contralor, del Procurador y de carambola, el alcalde de Bogotá amenaza con renunciar por una escaramuza con los concejales. Ya había renunciado a su credencial Humberto de la Calle, quien, pese a sus buenos deseos se va para la España de las tascas, los toros y el olé y olé.

Gravísimo que Antanas Mockus haya planteado su renuncia. La democracia es jartísima y costosa, pero no han inventado nada que la reemplace. Si los carros andan con gasolina, las alcaldías tienen que andar en armonía con los concejales. Mejor sería la dictadura pero... quién se aguantaría la ira de ustedes? Qué dirían Juan Lozano y D Artagnan, que son la democracia caminante? Qué dirían los ex presidentes Gaviria y Turbay? O el mismo partido liberal? Se enfureció más de la cuenta mi filósofo Antanas Mockus en la primera curva. Zancadillas de verdad, y con mala leche, las que le han puesto a Ernesto Samper y no ha amenazado con renunciar. Ingenuo Mockus al pensar que gobernar a Bogotá era un ecológico paseo con filósofos y angelitos bajados del cielo. La gente tomó partido a favor de Mockus. Que lo apoyen arreglando el parque vecino y ojalá el frente de la casa. Que lo ayuden los constructores respetando los derechos de la gente. Que lo ayuden ustedes denunciando a los funcionarios deshonestos y amigos del chanchullo .

No esperen tanto del alcalde, tengan valor civil para denunciar, así se ganen antipatías. Los ediles de Chapinero nos ganamos enemigos día a día... pero estamos cumpliendo con el deber.

Hay que ayudar a Mockus pero con cosas serias. Doy ejemplos: en la calle 200 con autopista, gaseosas Colombiana plantó 17 casetas metálicas con dietéticas fritangas. Como no hicieron parqueadero, allí los domingos crean un terrorífico trancón a los que regresan del paseo familiar o deportivo. Otro caso: en ese norte caótico que conduce a Chía, van a estrenar un inmenso Sanandresito llamado Maicao. Allá iré porque al igual que a las señoras, me gusta el contrabando. Allí olvidaron el parqueadero y tendremos otro trancón de mil demonios.

Sensatez, por favor. Está bien que renuncie el apasionado obispo suizo que embarazó a la novia, pero que no renuncie Antanas Mockus. Si renunciar es la moda, yo me niego y seguiré en el ministerio de relaciones exteriores que en forma magistral desempeño en mi telenovela. Renunciar es morir... viva el vivir!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.