PUENTES DE TOLERANCIA

PUENTES DE TOLERANCIA

Los esfuerzos del ateísmo, principalmente a partir de Marx y Engels, por negar a Jesucristo, han sido pulverizados por la investigación imparcial. Historiadores como Suetonio, Plinio el Joven, Tácito y Flavio Josefo, han dejado páginas en las cuales el Jesús real nació y vivió en Palestina al principio de la era que lleva su nombre.

11 de junio 1995 , 12:00 a. m.

Siendo el Mesías profetizado por el Antiguo Testamento, predicó su doctrina, operó milagros, murió en la cruz, fue sepultado, resucitó y ascendió al cielo. Sus enunciados dieron origen a la Iglesia (asamblea, en griego). Lucas, un médico de Antioquía, en su tratado Hechos de los Apóstoles relata cómo, el día de Pentecostés, 120 discípulos experimentaron el advenimiento del Espíritu Santo y, después de un sermón de tres minutos, pronunciado por Pedro, se añadieron tres mil personas.

Rápidamente la novedad espiritual afectó a los bloques palestinense, greco-oriental y latino-occidental del Imperio Romano y, posteriormente, las regiones norafricana y sirenaica. El principal promotor del Cristianismo es Saulo de Tarso, judío griego de ciudadanía romana y sólida posición intelectual, económica, religiosa y política dentro del fariseismo. Tras ajusticiar a muchos cristianos, tuvo la revelación de Cristo en el camino de Damasco, pasó de perseguidor a perseguido y se convirtió, prácticamente, en creador de la Civilización Cristiana Occidental. Tal es San Pablo, blanco favorito de los enemigos del cristianismo. Nietzsche lo llamó morboso chiflado , y Rosenberg, perverso rabino . El es la máquina procesadora de los principios predicados por Jesús. Este, siendo Dios, decía: Yo Soy, Yo digo . Pablo debía decir: Yo creo , y aclarar qué, por qué y para qué. El gobierno del Cristianismo, diseñado por él, se basa en que las iglesias son locales, y la doctrina, universal. No existe una cultura cristiana, sino una doctrina cristiana para todas las culturas. En cada sitio había un pastor, asesorado de un presbiterio. Un sobreveedor geográfico (episkopos en griego) mantenía en comunión a los pastores de su provincia. Los obispos se reunían en concilios y tomaban decisiones por consenso, pero ninguno de ellos ejercía autoridad universal sobre las iglesias.

En el cruce de los siglos II y III, cristianos nuevos de extracción pagana se apartaron de la Biblia al dar crédito a tradiciones orales, como las que Enrique Sienkiewicsz recogió en su novela Quo Vadis? Fue San Pedro Papa? Los escritos apostólicos dejan en claro que Pedro y Pablo se encontraron en varios lugares, pero no en Roma. El primer Concilio fue presidido por Jacobo, no por Pedro. El propio apóstol refuta la versión de que él fuera instituído como cabeza de la Iglesia: Vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual . Cada cristiano es pues un Pedro para edificar la Iglesia. La supremacía del obispo de Roma fue impugnada por la patrística. San Juan Crisóstomo, San Ambrosio, San Olegario, San Jerónimo y San Agustín no entendieron que la Iglesia estaba formada sobre la persona de Pedro (super petrum), sino sobre la roca (super petram), es decir, sobre la confesión de fe del pescador. Ello concuerda con la Carta a los Efesios, según la cual, la Iglesia está edificada sobre el fundamento de la fe de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo . El único documento pertinente (Epístola a los Romanos) lleva la firma de Pablo, no la de Pedro. En ella, el autor saluda a 27 líderes metropolitanos, pero no a Pedro, lo cual sería ilógico si este fuera el pastor local.

El emperador Constantino (siglo III), cuya madre Elena era cristiana, dictó un edicto de tolerancia, se hizo pasar él mismo por converso y transformó el obispado romano en un brazo espiritual de su imperio político. Bajo su gobierno se operó una simbiosis entre la mitología decadente y el cristianismo floreciente. El politeismo fue suplantado por el santoral, y usos del culto pagano (ornamentos, utensilios, rituales, festividades, etc.) fueron transculturizados en la Iglesia Latina. Los obispos del Imperio enajenaron su autoridad espiritual a la temporal de Constantino, cuando este reunió el Concilio de Nicea, que lo autorizó a perseguir a quienes no se sometieran a los nuevos dictámenes. A lo largo del siglo IV se consolidó la idea monárquica de que el obispo de Roma era representante único de Cristo en la tierra, y cobró fuerza la tradición al nivel de la Escritura, auncuando en muchos casos otorga crédito a leyendas de la religiosidad popular, especialmente sobre la Madre de Jesús.

En 1054 esta iglesia se dividió, pues el patriarca de Oriente Miguel Cerulario escindió el ala bizantina, como protesta al movimiento eclesiástico-cluniacense, que dió paso a la Iglesia-Estado. Durante la Edad Oscura la lucha por el poder llegó a tal grado que en cinco ocasiones hubo tres y más Papas al tiempo, y el pontífice Clemente trasladó la Santa Sede a Avignon. Hubo brotes de inconformidad, como el de Francisco de Asís, pacífica reacción contra los lujos y el ritualismo de Roma, y tal estado de cosas fue el abono para la Reforma Protestante, fruto colectivo de doctores de la misma Roma que abogaron por un regreso a las doctrinas y prácticas de la iglesia primitiva, con base en tres puntos: sola Gracia, sola Fe y sola Escritura.

La gran diferencia entre católicos y protestantes es el valor que le dan a la Biblia como Palabra de Dios, pese a que -descontados los libros apócrifos- la Biblia protestante y la católica dicen lo mismo. Aparte el conflicto por la autoridad papal, para los evangélicos el único abogado entre Dios y los hombres es Jesucristo, y desconocen la intermediación de María y los santos. Si algún hombre o mujer pudiera ser mediador ante Dios, no habría sido necesario que Dios mismo se hiciera hombre. No practican el culto a imágenes, reliquias ni lugares, condenado por la Biblia como idolátrico. Jesús advirtió a la samaritana: Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren . Los pecados deben confesarse a Dios y no a hombres. Los apóstoles nunca practicaron confesiones auriculares, sino enseñaron a hacerlas directamente al Señor. Así lo recomendó Pedro a Simón el mago. San Juan Crisóstomo dice: Exhorto, ruego y pido que confieses a Dios con frecuencia. No te aconsejo que reveles a los hombres tus pecados, pero derrama tu conciencia en la presencia de Dios .

Los evangélicos reconocen dos sacramentos u ordenanzas: el Bautismo y la Santa Cena, únicos establecidos por Jesucristo, y difieren de los católicos por la transubstanciación, la creencia según la cual el pan se convierte en el cuerpo, y el vino en la sangre de Jesús. La enseñanza bíblica demuestra que se trata de símbolos, ya que la comunión no se realiza para que el Señor venga, sino hasta que lo haga. Así, pues, todas las veces que comiéreis este pan, y bebiéreis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga . Jesús dijo: Esto es mi Cuerpo , y entregó el pan. Esto es mi sangre , y entregó el vino. Dónde estaban Su Cuerpo y Su Sangre cuando El hizo esta operación? Los católicos defienden que cada vez que celebran misa, Cristo es sacrificado nuevamente, aunque en forma incruenta. Los evangélicos creen, por el Consumatum est, que el sacrificio del Señor fue uno solo para siempre, y la Cena es un memorial: Haced esto en memoria de mí .

El celibato, institución tardía, no es obligatorio sino opcional. San Pablo recomienda a Timoteo que los siervos de Dios sean casados, auncuando él mismo prefirió permanecer célibe. Los católicos sostienen que las buenas obras contribuyen a la salvación. Los evangélicos predican la justificación por la fe, según la cual, ningún esfuerzo del hombre es válido para salvarse, ya que el sacrificio de Cristo en la cruz es suficiente para que todo creyente tenga la vida eterna. La Epístola a los Romanos explica que si es por gracia, no es por obras; pues, si fuera por obras, ya no sería por gracia. Las obras son testimonio de la fe, pero no tienen valor alguno para obtener perdón de pecados. La Epístola de Santiago se refiere a las obras, no para decir que ellas salvan, sino para marcar la diferencia entre fe verdadera y fe falsa, o entre fe y no fe. La fe se muestra por las obras, pero estas solo reflejan, en la conducta del creyente, su fe salvadora. Hago buenas obras porque soy salvo, no para ser salvo.

Los evangélicos aman, honran y señalan como ejemplo a la bienaventurada virgen María, pero no la consideran madre de Dios, sino de la naturaleza humana de Jesucristo, puesto que su naturaleza divina no puede tener madre. Si Dios tuviera madre tendría origen, y si tuviera origen, dejaría de ser Dios. Obviamente María misma es una criatura del Verbo. Sobre la doble naturaleza del Hijo, el credo de San Atanasio dice llanamente: Dios de la sustancia de su Padre, Hombre de la sustancia de su madre .

Creencias como el purgatorio y el limbo pertenecen a la mitología y se oponen al mensaje bíblico. Cristo logró de manera absoluta nuestra justificación, haciendo innecesarios un purgatorio, obras meritorias y penitenciales, indulgencias, y cualquier otro medio de expiación. Los católicos afirman que los protestantes sacaron de la Biblia algunos libros. La verdad histórica es lo contrario: los católicos introdujeron a la Biblia libros que no pertenecían a ella. En La Historia de los Judíos , Paul Johnson dice: Los apócrifos y seudo-epigrafes, por ejemplo 1 Esdras, el llamado Sabiduría de Salomón, la Sabiduría de Ben Sira o Eclesiástico, Judith, Tobías, Baruc y los libros de los Macabeos, todos rechazados por los judíos de Jerusalén como impuros o peligrosos . La Biblia Hebrea, que es el Antiguo Testamento de los cristianos, no contiene tales libros.

Los católicos son ritualistas, y los evangélicos, pragmáticos. Para estos la relación con Dios es personal, en un íntimo tú a tú, por lo cual valoran la conciencia por sobre la moral. El católico tiene a su iglesia como una religión. El evangélico hace de su fe una manera de ser y de vivir. El catolicismo dogmatiza que fuera de él no hay salvación. Los evangélicos creen que ninguna iglesia -ni siquiera la suya- es capaz de salvar, sino solo la persona de Jesucristo. Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí . Para los católicos el Papa es el vicario de Cristo en la tierra. Para los evangélicos tal Vicario es el Espíritu Santo en el corazón de cada uno de los creyentes, como lo aprendieron los corintios: O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?.

La denominaciones que forman la Iglesia Cristiana Evangélica, por diferencias periféricas, pueden seleccionarse así: pueribautistas y bautistas, litúrgicas y no litúrgicas, milenaristas, premilenaristas y amilenaristas; pentecostales y fundamentalistas; calvinistas, luteranas, arminianas, carismáticas e integrales. En cuanto a gobierno, cada una tiene su sistema, pero practica la comunión con las demás, de la misma manera que en el Catolicismo conviven jesuítas, dominicos, filipenses, capuchinos, agustinos, franciscanos, etc. La heterogeneidad sólo es, como lo ha expresado el patricio español Samuel Vila, una vid y muchas ramas . La vid es el Señor; las ramas, el conglomerado de denominaciones, que, como abejas de un panal, dan su aporte a la edificación del Cuerpo. La unidad cristiana se produce alrededor del Salvador y no de hombres, y los miembros de la iglesia forman, más que una unión externa, una sólida comunión espiritual. Desde los orígenes del cristianismo hubo matices en lo no esencial. Se lee en la Carta a los Gálatas que a Pablo le fue encomendado el evangelio de la incircuncisión (gentiles) como a Pedro el de la circuncisión (judíos).

Cuál es la diferencia entre una secta y una iglesia? El reconocimiento o desconocimiento de uno o varios de los dogmas contenidos en los tres credos primitivos y las doctrinas de los seis primeros Concilios Generales que concuerdan con la Biblia. Las sectas son exclusivistas. En ellas reside la verdad y sólo sus miembros serán salvos. Dependen de un líder a cuya personalidad se rinde culto, a tiempo que se anula o robotiza a sus adeptos. Además de la Biblia, poseen otros documentos dogmáticos y su creencia es errónea en cuanto a los atributos de Jesucristo. Poseen marcado fanatismo y lucen farisaicamente moralistas y apocalípticas. Son dadas a la anunciación de un nuevo profeta o iluminado, de la Segunda Venida de Cristo en determinada fecha, así como al hiperemocionalismo, y llegan a extremos ocultistas. Algunas tienen similitudes de organización y liturgia con agrupaciones evangélicas, pero no son cristianas, ya que niegan doctrinas bíblicas unificadoras. Existen, además, sectas autóctonas, surgidas en países caribeños e iberoamericanos, que mezclan porciones bíblicas con supersticiones locales, como la santería cubana, el vudú haitiano y la umbanda-macumba brasileña. Las principales sectas son: Cristadelfos, Unitarios, Ciencia Cristiana, Mormones, Adventistas, Testigos de Jehová e Iglesia Universal del Reino de Dios. La Cristiandad está compuesta por Católicos, Ortodoxos y Evangélicos, unidos por la fe común de los apóstoles dada en la Biblia, el cuerpo doctrinario de los tres credos (Apostólico, Niceno y Atanasiano), y los acuerdos de los seis primeros concilios generales. Lo que hemos creído todos en todo lugar y en todo tiempo.

Pero hay religión informal, o religión del rebusque, o folclor religioso, al margen del Cuerpo de Cristo. Por lo tanto, para practicar sosegadamente la libertad religiosa, proponemos: Entre evangélicos, unidad en la variedad. Con los católicos, convivencia en la diferencia. Frente a los demás sistemas espirituales, tolerancia en la distancia. San Agustín dijo algo que podría mejorar a Colombia: En lo esencial, unidad. En lo no esencial, libertad. Y en todas las cosas,caridad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.