62 mujeres aspiran a generalas del Ejército

62 mujeres aspiran a generalas del Ejército

Después de tres meses en la Escuela José María Córdova, las primeras 62 mujeres que están haciendo carrera militar en Colombia recibirán hoy la daga que las acredita como cadetes del Ejército. Hasta ahora la presencia femenina en la institución es solo en áreas administrativas.

08 de abril 2009 , 12:00 a.m.

Son jovencitas entre 17 y 20 años que, por primera vez en 102 años, comparten con varones los pasillos donde se forman los oficiales del Ejército, que dirigirán operaciones militares.

Ellas son las elegidas entre 1.185 que se inscribieron el año pasado.

“Fueron seleccionadas teniendo en cuenta su formación, integridad, rendimiento académico y aspectos familiares”, dice el general Juan Carlos Salazar, director de la Escuela de Cadetes.

“El entrenamiento es igual que el de los hombres, y es satisfactorio ver que en las pruebas a veces les ganamos. Eso quiere decir que tenemos las mismas condiciones”, dice Eliana Aparicio, una boyacense de 17 años que dejó a sus padres en Sativasur, de donde salió en diciembre, dispuesta a cumplir el sueño de ser la primera generala en la historia del Ejército.

Lo mismo asegura Cristina, una cuyabra de 20 años, a quien la levantada, a las 4:30 a.m., todavía “le da duro”.

Vanessa, que llegó de Cartagena, también tiene 20 años y unos inmensos ojos oscuros. En los ejercicios, dicen sus compañeras, les da “sopa y seco” a los hombres. Pero admite que “no es fácil adaptarse a tanta gente”.

Tener mujeres de todas las regiones fue una de las previsiones que tomó el general Salazar, que ha trabajado en el revolucionario programa de la mano del Comando General de las Fuerzas Militares.

Todas están motivadas y animadas, al punto que no se ha presentado la primera deserción. Cosa contraria a lo que ya ocurrió en las filas masculinas: a 10 jóvenes les pudo el rigor del entrenamiento y el estudio.

“Tengo una responsabilidad inmensa con estas mujeres y con sus papás, que vinieron a traérmelas para que se formaran como militares. Por eso hay normas claras de convivencia entre todos los cadetes –dice Salazar–. Ellas tienen sus baños y alojamientos separados, y saben que uno de los principios de Escuela de Cadetes es la disciplina”.

Hoy, cuando el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, les entregue la daga, uno de los símbolos más preciados en la formación militar, por su significado de gallardía, se perderán en la fila entre sus 300 compañeros.

No tendrán formación aparte

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.