MILLOS VOLVIÓ A SUS VIEJOS VICIOS

MILLOS VOLVIÓ A SUS VIEJOS VICIOS

Todo lo que le sobró al Pereira (temple, personalidad y amor propio), le faltó a Millonarios que, sin pena ni gloria, dejó escapar un invicto de 16 fechas en El Campín, además de permitirle a su rival volver a ganar en El Campín después de 13 años.

05 de junio 1995 , 12:00 a. m.

Una vergenza esta presentación albiazul que justifica sin objeciones el triunfo 3 a 2 del cuadro matecaña. Así lo entendió el público que chifló hasta la saciedad al conjunto azul y también lo asumen los jugadores.

Uno no puede perder el amor por la camiseta , dijo Osman López. La culpa la tenemos nosotros mismos por esa mentalidad tan pequeña. Es una vergenza. Mire, el objetivo eran 12 puntos en estos cuatro partidos que restan para terminar en una posición más acorde con la jerarquía de la institución. Esto resulta increíble .

Yo entiendo a la afición que protesta. Pero en verdad estoy en un mal momento futbolístico. Quedo en deuda con la hinchada , aseguró Carlos Rendón.

Todos tenemos que apretar y correr. No podemos dejar que metan a la defensa contra los palos. Es inconcebible aquí en Bogotá en donde hay que ir a buscar al rival en su propio campo , aseveró Armando Osma.

Es una historia que ya se ha vivido en Millonarios. Aquella de salir a ganar, conseguir el gol y luego creer que se está en un entrenamiento. Se adoptan poses sobradoras, se nota displicencia y, de pronto, cuando el equipo se ve apretado intenta nuevamente levantar, pero sin éxito.

El técnico del Pereira Héctor Oscar Quintabani había analizado el partido con anterioridad. Hay que hacer dos líneas de cuatro, quitarle la pelota a Millonarios y darle una buena administración. Se tendrá a dos volantes con llegada como Ciciliano y Sanclemente para arribar al área enemiga con 4 atacantes .

Dicho y hecho. Después de la primera media hora de juego, cuando Millonarios pudo liquidar el juego con una gran comodida porque fabricó cuatro opciones muy claras, el Pereira se montó.

Primero, por temperamento porque cuando no tuvo precisión, por lo menos luchó, corrió y jamás se desordenó.

Segundo, por actitud. En el descanso supo que podía hacer daño, dejó el miedo escénico y jugó como si fuera local, olvidándose de que estaba en el estadio El Campín. Por eso, controló el balón, lo manejó y lanzó oleadas ofensivas por esa permanente fabricación de espacios gracias a la movilidad de sus jugadores (Arrieta, Trujillo, Ciciliano y Sanclemente).

Hay que atacar y atacar. Así entiendo el fútbol , dijo Quintabani. Y se le premia esa mentalidad. Millonarios se ahogó en sus lagunas...

Los goles Minuto 18: tiro libre ejecutado por Vieira, al otro costado Osma baja la pelota de cabeza. Toda la defensa se queda estática y Daza mete el derechazo. 1-0.

Minuto 22, complemento: una joya como jugada colectiva. Quite en el medio, salida rápida con pelotazo hacia Trujillo, éste se inventa un taquito para descontrolar a López, por el medio llega Arrieta, quien de primera se la cruza a Sanclemente al costado izquierdo. Zurdazo violento, cruzado y rastrero. 1-1.

Minuto 29: pena máxima de Cetré sobre Castillo. El delantero amaga, adelanta la pelota y Cetré lo obstruye. Ejecuta Rendón. 2-1.

Minuto 31: Quiñónez va hasta el fondo y centra cerrado. Sánchez, hacia atrás, mete la mano y se la pone en el guayo a Arrieta, quien remata. 2-2.

Minuto 37: típica jugada de contraataque. Recuperación en el medio, pase hacia el costado para Arrieta, éste se va en velocidad y viene desde atrás Domínguez, quien le comete falta. Pena máxima que cobra Trujillo. 2-3.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.