EL 18 ES CASI UN IMPOSIBLE

EL 18 ES CASI UN IMPOSIBLE

Ya no quedan mayores dudas. El famoso y controvertido Pacto Social parece que se está hundiendo. El costo de vida de mayo y el acumulado de los primeros cinco meses, de 12,45 por ciento, no permiten asegurar que se pueda cumplir con el 18 por ciento. Pensar en que solo aumente otros cinco puntos en siete meses (0,7 por ciento mensual) es bien difícil.

04 de junio 1995 , 12:00 a. m.

Aunque el Gobierno insiste en que todavía se puede , entre algunos funcionarios y en la junta directiva del Banco de la República hay preocupación. Tanto como la de Fedesarrollo, que pide que no se insista más en el Pacto Social.

Aunque los boletines del Dane indican que el acumulado es el menor en nueve años y que está 1,2 por ciento por debajo al del mismo período de 1994, las tasas no son estrictamente comparables porque este año se aplazó dos meses el alza en los combustibles y el reajuste fue muy inferior.

Qué está pasando? Por qué si todos se comprometieron con el Pacto, los resultados no son los que se esperaban? Aunque las respuestas a estos interrogantes no son sencillas, ya se pueden señalar algunos culpables .

Los alimentos y el grupo de productos y servicios de la vivienda, que responden por dos terceras partes de la canasta, no han cedido. Entre los dos aportan ocho de los 12,5 puntos. Y al parecer seguirán en esa tónica. De un lado, el fuerte verano de comienzos de año afectó algunas siembras, lo cual hace pensar que las cosechas del segundo semestre pueden no ser tan buenas. Y en vivienda, el comportamiento de los arriendos deja mucho que desear.

Aunque el Gobierno logró un acuerdo con el sector inmobiliario, en los cinco primeros meses los arriendos aumentaron 12,4 por ciento, una tasa muy similar a la de igual período del año pasado. A ese paso, es probable que al concluir el año el reajuste total quede cercano al 28 por ciento, como en 1994. Serían diez puntos por encima de la meta, cuando por ley no deberían aumentar más de 20,3 por ciento (el 90 por ciento de la inflación del año anterior).

Entre los otros grupos de bienes y servicios (vestuario, salud, educación, transporte y otros gastos ), la educación se está burlando del Pacto. En los primeros cinco meses tuvo reajustes de 19,74 por ciento, con casos como el de Bogotá (26,71) y Bucaramanga (25,71). Y si continúa así (faltan los reajustes del Calendario B), es probable que termine el año con una tasa igual al 25,7 por ciento del año pasado.

Pero no solo esos productos se están perfilando como culpables . El crecimiento de los gastos del Gobierno, de 53 por ciento en cinco meses, unido a los excesivos gastos de municipios y departamentos, también han echado sus leños a la inflación. Y, de otro lado, algunos dirigentes gremiales ya han comenzado a plantear que las elevadas tasas de interés y los sobrecostos laborales, por los reajustes en aportes, están empezando a sentirse en los precios finales a los consumidores.

La conclusión es preocupante. En algunos grupos de bienes y servicios es poco lo que se puede hacer. Por tanto, sólo queda una salida: apretar más la economía, así el crecimiento ya no sea de 4,6 por ciento como estiman funcionarios del Fondo Monetario Internacional. Lo otro, es resignarse al maldito 20 por ciento , como lo llamó el presidente Ernesto Samper, y quedar como uno de los pocos países de América Latina que no ha podido en su lucha contra la inflación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.