ALTA DENSIDAD ‘Sexting’: penalizan las hormonas

ALTA DENSIDAD ‘Sexting’: penalizan las hormonas

EDITOR DE TECNOLOGÍA ¿Podría estar cometiendo un delito una adolescente que se toma una foto semidesnuda y se la envía por el celular a su novio? Aunque el simple planteamiento de esa pregunta parece descabellado (a menos que uno viva en un país como Irán), este es un interrogante que se está tomando muy en serio en Estados Unidos. La semana pasada, un par de casos en el estado de Pennsylvania mostraron que esta es una posibilidad real si no se actualiza una legislación creada para lo contrario: proteger a los menores de los agresores sexuales.

30 de marzo 2009 , 12:00 a. m.

Uno de los incidentes ocurrió en una ciudad pequeña de dicho estado, New Hartford; allí, un menor de edad que estaba borracho se tomó una foto semidesnudo en una fiesta y se la envió desde el celular a una amiga del colegio.

El problema es que ella la reenvió a otro celular y así se inició una cadena que terminó con la foto en los teléfonos de 300 estudiantes. Un padre que descubrió la imagen le informó al director del colegio y este le avisó a la policía.

Hasta ahí la cosa podría ser simplemente un episodio de calentura y morbo juvenil, amplificado por las opciones abiertas por tecnologías que hoy en día están al alcance de cualquier adolescente. Sin embargo, de acuerdo con las leyes vigentes en E.U., esos jóvenes podrían estar cometiendo un delito grave.

Mark Rasch, un ex fiscal en casos de cibercrimen del Departamento de Justicia de E.U., le dijo a The New York Times que “una adolescente de 16 años que se toma unas fotos y se las envía electrónicamente a un chico al que quiere seducir podría terminar en una prisión federal según los lineamientos de las sentencias actuales. Y si logra salir, quedaría registrada como una transgresora sexual”.

Esa posibilidad tiene aterrados a los padres de varios jóvenes. De hecho, en otra ciudad del mismo estado, Scranton, en donde se había presentado un caso similar, los padres de tres niñas demandaron el 25 de marzo a un fiscal que, según ellos, violó sus derechos constitucionales al amenazarlas con levantar cargos por una situación en la que evidentemente ellas no tenían intenciones delictivas.

El fiscal, George Skumanick, ya había presionado a 17 estudiantes, quienes aceptaron tomar un curso sobre pornografía y violencia sexual a cambio de que él no iniciara una acción penal contra ellos por el delito de abuso sexual.

Este enredo legal, que apenas empieza a asomar su enorme cabeza, muestra una vez más los conflictos que se pueden presentar por el choque entre legislaciones arcaicas y situaciones nuevas generadas por la era digital.

En estos casos, los legisladores no podían prever que llegaría una época en la que los jóvenes estarían en capacidad de tomarse fotos ‘audaces’ y distribuirlas de forma electrónica en segundos. Pero es obvio que eso no los convierte en abusadores sexuales.

Para complicar más la situación ahora se sabe que esta práctica, llamada ‘sexting’, es muy común, según un estudio realizado en E.U. por la Campaña Nacional para la Prevención del Embarazo Adolescente. Este dice que 20 por ciento de los adolescentes se han tomado fotos y videos desnudos o semidesnudos que luego enviaron por su celular a alguien o publicaron en Internet

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.