CON CHILE

Los viejos afectos que unen a chilenos y colombianos se renuevan hoy, cuando el país del Sur pasa por dificultades de tal magnitud que pueden amenazar la estabilidad política de una nación que navega las procelosas aguas de la recién restablecida democracia. Su estabilidad económica, en cambio, reconocida en todo el mundo, la coloca como el país de América Latina de mayor poderío en ese campo que constituye uno de los más complejos y preocupantes problemas de la hora actual. Pésimo, regular o malo, el gobierno del General Pinochet le dio a Chile un sustento que le permitió cambiar pacíficamente de régimen político y asumir con audacia el liderazgo de Indoamérica en los vastos mercados mundiales.

02 de junio 1995 , 12:00 a. m.

Es ésta una verdad que se reconoce, pero que aporta igualmente los riesgos de nuevas confrontaciones internas, capaces de minar algo que considerábamos casi superado: el enfrentamiento entre civiles y militares. La historia del Ejército posee mucha fuerza en la tradición chilena. Quebrada bajo el prolongado mandato de Pinochet, el ex dictador tuvo el gesto de acatar democráticamente la libre votación que lo retiró del poder; pero fiel a sus compañeros de armas no ha permitido ninguna vejación contra sus antiguos subordinados de alta o baja graduación. Chile, bajo el presidente Frei, está en el dilema de hacer cumplir una decisión judicial que ordena llevar a la cárcel al general en retiro Manuel Contreras y a otros oficiales, implicados en el asesinato del ex Canciller Orlando Letelier.

Pinochet guarda un cauteloso silencio. Contreras se apresta a atrincherarse en su casa de campo y los militares enfrentan una peligrosa alternativa: cumplir la ley, aceptar totalmente el Estado de Derecho, o dar el arriesgado paso de asumir una conducta subversiva, clara o disimulada.

Las últimas noticias indican una posición militar dispuesta a sostener el régimen constitucional. Sería lo más conveniente para Chile, y desde aquí nos permitimos pedir prudencia a sus nacionales, no excitar las pasiones, y a los militares, cumplir su juramento. Sería la mejor noticia para el convulsionado mundo latinoamericano, tan preocupado por las crisis económicas como por sus aciagas consecuencias en la vida democrática e institucional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.