FARC ASESINAN A 11 POLICÍAS EN CHALÁN II

FARC ASESINAN A 11 POLICÍAS EN CHALÁN II

Los ochenta guerrilleros de las Farc que llegaron el martes a Chalán, cargaron un burro con explosivos, y mediante un control remoto lo hicieron explotar frente a la estación de Policía.

14 de marzo 1996 , 12:00 a.m.

En un área de 600 metros quedaron los restos del animal, mientras que la explosión causó destrozos en la estación, la escuela Gabriela Mistral, el colegio departamental de bachillerato, la Alcaldía, y una vivienda. Luego, durante cuatro horas, continuaron los ataques con rockets, granadas y más artefactos explosivos.

Los subversivos asesinaron a once policías. Fue un acto de barbarie , era lo único que decía el alcalde, Alvaro Martínez Buelvas, sin sobreponerse a la angustia de observar los cadáveres de los agentes.

Ayer, el miedo paralizó a los 3.500 habitantes de esta localidad, en el norte de Sucre, a hora y media de Sincelejo, en la región de los Montes de María.

Antes de las 7:30 de la noche, hora en la cual llegaron los subversivos, en cada esquina, aunque en voz baja, los vecinos decían que la toma guerrillera se veía venir desde el 3 diciembre del año pasado cuando hubo un hostigamiento. En esa ocasión los agentes controlaron la situación pero esta vez, la suerte no los acompañó.

El reporte oficial señala que los autores del ataque pertenecen a los frentes 35 y 37 de las Farc. Algunos testigos manifestaron que cinco agentes se rindieron ante los subversivos. Minutos más tarde fueron fusilados y luego les dieron tiros de gracia .

El resto de los cuerpos registran quemaduras. Las autoridades dijeron que los uniformados fueron trasladados a lo que era el interior de la estación y les echaron gasolina para incinerarlos junto con sus pertenencias. Varios quedaron irreconocibles.

A pesar de que en Corozal, a 20 minutos de Chalán, hay un destacamento militar, en jurisdicción de esta última, no hay presencia del Ejército, dijeron las autoridades. El comando de Policía de Sincelejo desplazó refuerzos, pero tuvieron dificultades para ayudar a sus compañeros porque hubo retraso en el camino.

Desde Ovejas, Sincelejo y Colosó llegaron uniformados, a media noche, y fue poco lo que pudieron hacer. Encontramos los cuerpos de nuestros compañeros convertidos en antorchas , dijo uno de los agentes que iba en el grupo.

En los escombros se encontraron varias granadas y bombas que no alcanzaron a detonar. Además, las autoridades dijeron que hallaron jeringas de insulina utilizadas supuestamente por los guerrilleros para doparse.

Según las autoridades, prendieron fuego a la casa que servía de restaurante a la Policía, ubicada cerca del cuartel. El alcalde Martínez dijo que Chalán es un municipio golpeado por la subversión desde hace varios años y por aquí no se nota la acción del Gobierno para sacar del abandono a los campesinos .

Agregó que no había amenazas, pero sí se escuchaban comentarios sobre una toma guerrillera. El municipio ha sido atacado en tres ocasiones. La primera incursión se registró el cinco de junio de 1990, donde resultó lesionada la Familia Tabares Rodríguez con el estallido de una granada.

El tres de diciembre de 1995, más de 60 guerrilleros hostigaron el pueblo pero la Policía repelió el ataque. En Febrero secuestraron a cuatro campesinos y asesinaron a uno de ellos. Hace tres semanas volvieron a atacar, y dejaron herida a una mujer que lavaba la ropa de los uniformados.

En localidades cercanas también han atacado a las mujeres que se relacionan con los policías.

El alcalde señaló que después de la acción de diciembre, hubo presencia del Batallón de Fusileros de Corozal por algunos días, posteriormente enviaron a la contraguerrilla de la Policía y desde hace más de dos meses sólo permanecían 11 agentes en la estación.

Desde ayer, los 150 estudiantes de la escuela Gabriela Mistral, se quedaron sin clases. Además, el municipio se encuentra sin energía eléctrica y está incomunicado telefónicamente.

El director de la Policía, general Rosso José Serrano Cadena, anunció que demandará ante los organismos nacionales e internacionales de los derechos humanos el ataque por la violación de todas las normas de combate consagradas en el Derecho Internacional Humanitario y en el Protocolo II.

El presidente de la República, Ernesto Samper condenó el hecho y reiteró la voluntad de su gobierno en la búsqueda de la paz. Dijo que las últimas acciones de la guerrilla en todo el país, se constituyen en otra prueba de la sistemática violación de las más elementales normas de los derechos humanos .

Samper expresó sus condolencias a las familias de las víctimas y dio instrucciones para que se emprendan acciones inmediatas destinadas a identificar y castigar a los autores de estos crímenes .

Población fue cómplice El subdirector de la Policía, general Luis Enrique Montenegro Rinco, calificó ayer de cómplices a los habitantes de Chalán (Sucre) por no informar sobre la presencia de los guerrilleros que masacraron a los 12 uniformados y dijo que esa población no merece la Policía que tiene .

En tono enérgico, el oficial afirmó que la gente de esta población fue cómplice de los terroristas. Ellos conocían la situación y no fueron capaces de informarle a la Policía para evitar este hecho. Además, el año pasado hubo otros asaltos a la misma localidad y este año hubo otro hostigamiento y tampoco colaboraron .

Montenegro también exigió solidaridad y compromiso de la población con la Fuerza Pública.

O están con ellos o están con nosotros. Porque si no hay solidaridad de la gente aunque sea con la simple información, qué vamos a hacer, si nadie quiere comprometerse en esta lucha que libramos contra la delincuencia y el narcoterrorismo , sostuvo.

Las víctimas La Policía Nacional en Sucre entregó la siguiente lista de las identidades de los agentes muertos en el ataque de las Farc: El comandante de la estación, Fernando Luis Carrascal Mendoza, de 38 años, de Momil (Córdoba).

Los agentes, José Rufino Alvarado Guillén (31) de Barranquilla; José Ramírez Montes, (24) de Chinú (Córdoba); Néstor Marriaga Hernández, (29) de Barranquilla; José Deider Díaz Paternina, (26) de San Antonio de Palmito (Sucre); Jhon Fernández Ospina (28) de Dosquebradas (Risaralda); Jhon Alexander Julio Buelvas (29) de Cartagena; Aristides Barrios Alvarez (29) de Corozal (Sucre); Jesús Restrepo Mendoza, (31) de Baranquilla; Samuel Díaz Julio, (25) de Sincelejo y Heberto Fernández Rodríguez, (36) de Calamar (Bolívar).

Los cadáveres de los agentes fueron velados en el Comando de la Policía en Sincelejo y hoy serán trasladados a las ciudades de origen para ser sepultados.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.