NO MORIRÁS :

NO MORIRÁS :

Germán Santamaría. Editorial Oveja Negra; Bogotá,1992.

07 de febrero 1993 , 12:00 a.m.

La primera novela del periodista Germán Santamaría tiene como telón de fondo la avalancha que sepultó a Armero cuando estalló el volcán del Ruiz. José Durango, el protagonista, decide volver a su pueblo luego de diez años de ausencia y a través de sus ojos y por medio de descripciones minuciosas, el lector se sitúa en el panorama desolador. Hay dos planos paralelos que convergen permanentemente: los sentimientos internos del personaje con la culpa que lo correo y el paisaje exterior que induce a la constante comparación de lo que fue antes Armero y sus alrededores, y de lo que es en ese momento. A veces, ambos planos se unen de tal manera que no se sabe a ciencia cierta si el narrador se refiere al paisaje o a sus sentimientos igualmente devastados.

Al volver Durango se entera de que su mujer y tres de sus cuatro hijos murieron en la tragedia junto con decenas de conocidos. La única sobreviviente de la familia, Diana Valesca, se casó con el hijo de su peor enemigo, Vicente Avila, y al quedar viuda vive con su suegro. Si bien el tema central del libro es la tragedia misma, pesa más el sentimiento de culpa de Durango, por no haber estado allí aquella noche y por haberse escapado con la mujer de Vicente Avila y haber abandonado a su familia. Por esa misma carga de conciencia y aunque el personaje principal desee morir e intente suicidarse, está condenado a vivir, que es en este caso el peor de los castigos. La magnitud del desastre no queda plasmada en la novela con la fuerza necesaria porque la nostalgia del protagonista y sus mismas angustias invaden hasta las descripciones del paisaje.

En cuanto al manejo de la técnica literaria, Santamaría combina en esta novela dos voces. La del narrador en tercera persona que va contando la historia de José Durango, los sentimientos de los personajes, las descripciones de lugares y la voz interior del protagonista cuyo tema central es la muerte. La muerte, pero no solamente de las víctimas de la tragedia sino de todas las personas que él conoció anteriormente y que han fallecido. Esta voz interior está escrita en bastardilla en una página separada al inicio de cada capítulo y es también una reflexión sobre la violencia del Tolima que ha sido parte de la vida de José Durango y sobre la violencia de la naturaleza que con la erupción del volcán arrasó con veinte mil personas. Al igual que la procesión de los muertos que desfilan con cirios prendidos en el relato de la voz interior, José Durango fluye sin adquirir peso específico de personaje central de la obra. Porque No morirás no tiene el andamiaje que requiere una novela y se queda en la categoría del relato.

Escribir con base en una tragedia es muy difícil, y más cuando el autor está involucrado emocionalmente, como en este caso. Tal vez por eso, a la obra, aunque está muy bien escrita, le falta fuerza y la nostalgia desplaza la visión objetiva que a veces es necesaria para describir las consecuencias de una tragedia de tal magnitud.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.