ESMERALDAS, UN BRILLO OSCURO

ESMERALDAS, UN BRILLO OSCURO

Pese a que Colombia es el abastecedor de esmeraldas más grande del mundo, su comercio resulta cada más incierto. Nadie sabe a ciencia cierta cuál es el volumen de las operaciones, quiénes son los compradores y mucho menos cuál es el precio real de las piedras.

28 de mayo 1995 , 12:00 a. m.

Es tal el panorama del sector, que todas las cifras oficiales que se conocen sobre explotación, producción y exportación del mineral son aproximadas.

Lo anterior, en gran medida, obedece a que Mineralco (entidad encargada de organizar el comercio interno y externo de esmeraldas) no cuenta con los mecanismos necesarios para controlar y contabilizar las operaciones que se registran a diario con la piedra preciosa. Además, la empresa está en quiebra.

La Contraloría General sugiere en un informe de septiembre de 1994 que Mineralco se liquide ya que no ha podido desempeñar su labor. Vistos los resultados en términos del cumplimiento de su objeto social, no parece adecuado mantenerla no sólo porque sea ineficiente y tenga un manejo político, sino porque es más alto el costo que el beneficio , señala el informe.

El subgerente técnico de Mineralco, Samuel Gómez Celis, sostiene que la investigación de la Contraloría es inexacta. Que Mineralco siempre ha existido con recursos propios, que es la única empresa del sector minero que no recibe dineros del Estado y que eso no se dice en el informe.

En contraste con la falta de control, la producción esmeraldífera ha aumentado en los últimos cinco años de manera considerable. Según un documento del Incomex, esta piedra, junto con el carbón, han logrado que la participación del sector minero en el Producto Interno Bruto (PIB) del país haya aumentado de 1,27 en 1988 a 5,1 en 1993.

Dicho informe indica que las esmeraldas ocupan el segundo lugar en el sector minero -después del carbón- con una participación del 30 por ciento y precisa que las gemas representan un renglón promisorio en el desarrollo económico del país, y en especial de Boyacá.

La exportación de esmeraldas se ha disparado en los últimos cinco años. Mientras en 1991 las exportaciones representaban 1,3 millones de quilates, en 1993 pasó a 5 millones de quilates, es decir se cuadruplicó en sólo dos años.

Pese a lo anterior, la producción real de quilates se convierte en una cifra incalculable ya que el Estado no tiene ninguna presencia en las zonas de producción guaquera o de minería formal.

Gema peligrosa Colombia es desde hace varios años el primer exportador de esmeraldas del mundo. Un informe reciente del Ministerio de Comercio Exterior señala que las gemas colombianas abastecen al 60 por ciento de la demanda mundial de este mineral.

No obstante, ni siquiera el uno por ciento de la zona potencialmente rica en esmeraldas es explotada. Según lo revelan los propios contratos de Mineralco en la zona esmeraldífera de Muzo, de las 622.000 hectáreas sólo son explotadas cerca de 3.000.

Aunque la exploración es pequeña en extensión, ha resultado poderosa en destrucción ecológica. Tanto en las minas grandes como en las medianas -que representan el 75 por ciento de la producción minera en el país- la exploración se realiza con explosivos y sin contar con estudios geológicos y geoquímicos de los yacimientos.

A este respecto, el estudio de la Contraloría advierte que el uso de tecnologías no adecuadas ha ocasionado el deterioro ecológico y daño irreparable a las minas y a las gemas que se les extraen .

Quién da más? Aunque parezca insólito, en Colombia el precio de las esmeraldas se impone a ojo. No existe un sistema estándar que valore las gemas. Su costo depende del criterio que le atribuye quien conoce ligeramente sus condiciones intrínsecas como el color, brillo y pureza.

Según algunos mineros de la región de Coscuez, que llevan más de 30 años conociendo las gemas, el precio se impone de acuerdo con el color verde oscuro de la piedra, su firmeza y su tamaño.

Estas características, según el libro La Esmeralda de Colombia de Antonio Barriga, están representadas en 27 categorías de acuerdo con su color, brillo y diafanidad o transparencia.

Por ejemplo, la esmeralda más apetecida por los japoneses es la gota de aceite , que puede llegar a costar dos millones de dólares (1.700 millones de pesos). La menos cotizada en el mercado es la piedra de color verde pálido que puede costar mil pesos y se consigue en cualquier esquina del centro de Bogotá.

Frente a la incertidumbre en la producción y la subjetividad en la valoración, el presidente de la Federación Nacional de Esmeraldas, José Antonio Durán, está impulsando la creación de la Bolsa Internacional de Esmeraldas donde se planifique y organice el negocio verde. (ver recuadro) Pero el negocio de las esmeraldas sigue creciendo. Las cifras oficiales muestran que el año pasado se exportaron gemas por 435 millones de dólares, lo que representa un aumento del 125 por ciento frente a 1993.

Entre los compradores extranjeros, Estados Unidos ocupa el primer lugar con el 26 por ciento de nuestra producción y que durante 1994 representó 115 millones de dólares, según las cifras de Mineralco, Japón es segundo comprador con un 24 por ciento y 105 millones de dólares y el resto del mundo adquiere el 50 por ciento restante con 215 millones de dólares.

Por unos centavos más No obstante su cuantía, estas estadísticas oficiales de exportación representan un tímido porcentaje de las esmeraldas que salen del país. Según el senador Gustavo Rodríguez Vargas, uno de los autores de la Ley de regalías del 80 por ciento de las esmeraldas que salen del país, el Estado no tiene conocimiento y nadie sabe quién las saca .

Pese a que se consultaron varias fuentes para averiguar cómo salen del país las esmeraldas que no se registran, nadie se comprometió a dar una versión oficial. Sin embargo, se pudo establecer que no existen controles en los aeropuertos que impidan que las esmeraldas viajen en los equipajes de carga, bolsos, y toda suerte de paquetes.

Esto se suma a la preocupación de los exportadores de esmeraldas frente a la ausencia de un mecanismo legal de reimportaciones y deja un manto de duda sobre la veracidad de las cifras del Gobierno.

Según un exportador de gemas, es muy normal que un cliente en el exterior sólo compre la mitad de las piedras que solicitó, es decir incumple con el negocio. El problema es cómo regresar la otra mitad al país legalmente .

El Ministerio de Comercio Exterior reveló en un estudio que por la falta de mecanismos de reimportación un número desconocido de esmeraldas reingresa al país sin la legalización necesaria al no poder ser vendida en las condiciones inicialmente pactadas. Luego se venden en el mercado local para ser nuevamente exportadas, creando una doble contabilización en las estadísticas oficiales .

En estos casos se presentan subregistros o sobreregistros en las cifras de exportaciones. Un ejemplo es el comercio con Japón: según la Japan Tariff Asocciastion este país reportó importaciones por más de 102 millones de dólares durante 1993 mientras que en Colombia, Mineralco registró exportaciones por 95,81 millones de dólares (ver gráfica).

Quiebra Mineralco Y mientras las exportaciones de esmeraldas están en ascenso, Mineralco está en quiebra. Sus precarias fuentes de ingresos, que se desprenden en su mayoría de las contraprestaciones con las empresas productoras se suman a su ineficiencia y su manejo político, según lo denuncia el informe de la Contraloría General.

En este sentido, los balances de pérdidas y ganancias de Mineralco presentaron un déficit de más de 200 millones de pesos mientras que la Ley 141 de 1994 le suspendió a Mineralco los ingresos por concepto de regalías.

Esto quiere decir que el año pasado, por ejemplo, la entidad obtenía alrededor de 60 millones de pesos por este concepto y con la nueva ley no percibe un peso.

Bajo la nueva normatividad, las regalías correspondientes a las esmeraldas y demás piedras preciosas se redujeron a 1,5 por ciento sobre el valor del material explotado. La repartición de este porcentaje se distribuye entre el departamento productor, el municipio productor y el Fondo Nacional de Regalías.

El pago de este porcentaje depende de la buena fe de los adjudicatarios -quienes tiene la concesión de las minas-, pues son ellos los que conocen la producción real de quilates , agregó el senador Rodríguez Vargas.

Por su parte, el Ministerio de Minas mediante resolución número 81962 de 1994 fijó el precio para cada metro cuadrado de explotación que oscila entre 137 pesos a 298.376 pesos. Este último se asignó para la zona en donde yace la célebre y codiciada gota de aceite .

El aumento de las exportaciones revela que el futuro de las esmeraldas es promisorio pese al manto de incertidumbre que cobija su comercio. En este sentido, la creación de una Bolsa Internacional de Esmeraldas se hace indispensable para despejar las dudas y convertir el comercio de las gemas en un mercado no tan verde oscuro como transparente.

La Bolsa verde Según el presidente de la Federación Nacional de Esmeraldas de Colombia (Fedesmeraldas), José Antonio Durán, para la creación de una Bolsa Internacional de Esmeraldas o una Zona Franca, el gremio debe estar organizado.

Para tal efecto, los exportadores, comerciantes, comisionistas, joyeros, productores, talladores, gemólogos y laboratoristas, son los que deben tomar la decisión de crear esta plaza bursátil que a mediano plazo permitirá ejercer un control sobre el mercado de este mineral.

Además de establecer precios oficiales, la bolsa asegura la calidad de las piedras y la legalidad de las transacciones que se adelanten nacional e internacionalmente.

También será posible que a través de una publicación especializada, se den a conocer los precios de las operaciones de compraventa y las ofertas de mercancía pública que se realizarán a través del mecanismo de rueda y subasta.

Con la zona franca, el negocio verde podrá tener espacios para la talla y joyería que aumentarán el valor agregado del producto e incrementarán su exportación Así mismo, la bolsa facilitará la contabilización en las transacciones y la organización de las estadísticas del mercado.

Para tal fin Fedesmeraldas, Mineralco, Asocoesmeral y Acodes han adelantado cinco foros entre el 30 de mayo y el 4 de julio sobre comercio, producción, talla y tratamientos, exportación y joyería con el fin de organizar al gremio, conocer los principales problemas del sector y buscar posibles soluciones.

Por lo pronto, la Bolsa Internacional de Esmeraldas está en un proceso de estudio aunque existen fuertes presiones para que se consolide lo más pronto posible.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.