UN SARAJEVO, DOS BOSNIAS

UN SARAJEVO, DOS BOSNIAS

Dos importantes puntos del acuerdo de paz para Bosnia se cumplieron ayer, pero en vez de reinar el optimismo, aumentó la sensación de que mantener la unidad del país será imposible.

20 de marzo 1996 , 12:00 a.m.

A primera hora agentes de la policía de la Federación croato-musulmana completaron la reunificación de Sarajevo al tomar posesión del barrio de Grbavica, último bastión de los serbios en la capital bosnia.

Se puso fin así a casi cuatro años de división de Sarajevo, cercada y castigada duramente por la artillería serbia casi desde el comienzo de la guerra en marzo de 1992.

Tres horas después de la toma de control del distrito millares de personas cruzaron el Puente de la Hermandad y la Unidad de Sarajevo a Grbavica ondeando la bandera bosnia (blanca con un escudo azul adornado con flores de lis doradas).

Las familias que habían quedado separadas por la guerra se reunieron entre besos, abrazos y lágrimas, mientras la policía cambiaba los letreros de las oficinas públicas del alfabeto cirílico al latino.

Sin embargo, el paisaje desolador pronto terminó por imponerse. De los 25 mil habitantes que tenía el barrio sólo dos mil decidieron quedarse. El resto huyó (temiendo represalias de la federación croato-musulmana), con todo lo que pudo llevarse: ventanas, lavamanos, tejados, baldosines, etc. Una parte considerable incendió sus casas para no dejarle nada a los croatas y musulmanes.

La reunificación de Sarajevo era uno de los desafíos más grandes del proceso, pero se ha alcanzado al precio del éxodo de miles de serbios hacia zonas controladas por sus fuerzas. Lo sucedido en Grbavica y en los otros cuatro barrios serbios evacuados parece contradecir el objetivo explícito de las negociaciones de Dayton, el cual era preservar el carácter multiétnico de Bosnia.

De otro lado, ayer a la media noche entró en vigencia la división de Bosnia en dos entidades altamente autónomas: la Federación croato-musulmana y la República Serbia.

Las dos entidades tendrán plena soberanía sobre sus territorios, y podrán desplegar tropas en las zonas que intercambiaron gracias a las negociaciones.

La fuerza multinacional de paz de la IFOR patrullara a lo largo de la frontera entre las dos entidades como fuerza de separación.

Esta partición, 51 por ciento para la Federación y 49 por ciento para la RS, pero manteniendo la unidad del país, fue instaurada por el acuerdo de paz de Dayton como propuesta central para detener la guerra que provocó al menos 300.000 muertos, dos millones de refugiados y desplazados y cientos de miles de millones de dólares en daños materiales.

Aunque el acuerdo de Dayton establece que este es un marco para las fuerzas militares de los ex beligerantes, pero no para los civiles que disfrutan de plena libertad de movimientos , pocos apuestan a que los serbios, croatas y musulmanes se atrevan o puedan transitar por territorios no controlados por sus fuerzas. Para muchos es el comienzo de la separación definitiva.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.