SUENAN LAS CACEROLAS EN VENEZUELA

SUENAN LAS CACEROLAS EN VENEZUELA

La capital venezolana protagonizó anoche un sonoro cacerolazo , como una medida de protesta por el alto costo de la vida y la poca claridad de la política económica del gobierno de Rafael Caldera.

21 de marzo 1996 , 12:00 a.m.

La inusual manifestación en Caracas, de unos cinco millones de habitantes, fue convocada por el gremio de maestros, en protesta por reivindicaciones salariales. Pero la ocasión también sirvió de pretexto para quejas por el incremento de la inflación, que cerró en el primer bimestre en 16,1 por ciento, el desempleo (que supera el 14 por ciento) y la incertidumbre por las medidas de ajuste que planea el gobierno aplicar, que incluye aumento del precio de la gasolina y liberación de los controles de precio y del tipo de cambio, vigentes desde junio de 1994.

Los caraqueños se asomaron a puertas y ventanas para hacer sonar utensilios de cocina, pitos y otros objetos sonoros, entre las siete y ocho de la noche. El festival de ruidos se sintió en el centro de Caracas y en las barriadas populares del oeste de la ciudad.

El cacerolazo fue propuesto por la Federación de Trabajadores del Magisterio (Fetramagisterio), que reúne a unos 700 mil educadores, quienes mantienen paralizada la educación pública venezolana desde hace dos semanas, como medida de presión para que el gobierno del presidente Rafael Caldera acceda a firmar el Contrato Colectivo, vencido desde junio de 1995.

La protesta se produjo en momentos en que llegó a Caracas una delegación del Fondo Monetario Internacional, FMI, para reanudar las negociaciones con el gobierno de Caldera, suspendidas desde hace dos semanas. Previo al acuerdo para acceder a una línea crediticia de unos 7 mil millones de dólares, Caldera planea aplicar una serie de medidas de ajuste económico, entre las cuales se encuentra el aumento del precio de la gasolina, la liberación del control cambiario y nuevos impuestos para cubrir el déficit presupuestario que suma un 11 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Caldera despierta, escucha a tu pueblo , Renuncia , gritaban algunos caraqueños, mientras sonaban ollas y tapas, mientras otras personas tiraban desde las ventanas de los edificios botellas y desperdicios. La protesta se produjo sin incidentes.

El ministro de Educación, Antonio Luis Cárdenas, indicó que el gobierno no puede atender la exigencia de los maestros de aumentar los salarios, al tiempo que advirtió que la paralización de la educación pública le cuesta al país más de un millón de dólares diarios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.