GIRARDOT, EN SU HORA CLAVE

GIRARDOT, EN SU HORA CLAVE

Ese desfile dominical de pitos y algarabía por las calles de Girardot demostró que el fútbol renació como pasión de este puerto de Cundinamarca. No se habla de otra cosa ahora que el equipo de todos es el líder la Copa Concasa, que permite el sueño de ir al profesionalismo.

23 de marzo 1996 , 12:00 a.m.

Este domingo Girardot Fútbol Club (GFC) estrena su liderato y no será nada fácil. Tiene que visitar al Unicosta en Barranquilla.

El calor no será un extraño para los girardoteños, pero tendrán un rival que quiere descontar puntos y asegurar un cupo en las finales.

En la reclasificación, Girardot es líder con 41 puntos pero tiene cerca a Rionegro y Cúcuta con 40; a River Plate y Lanceros con 39.

Cóndor, el otro equipo de Cundinamarca, de mala campaña en el torneo, el domingo obtuvo un triunfo.

El GFC es líder del grupo B con 25 puntos y lo sigue en la tabla, precisamente, Unicosta a seis puntos.

El festejo del domingo en Girardot fue como un respiro después de un encuentro complicado con Bello Fútbol Club, que apretó todo el partido y sólo cedió cuando restaban 30 segundos.

En el primer tiempo el GFC dominó y se fue arriba mediante anotación de James Olaya. El volante Alvaro Torres, de nuevo, fue la figura en el estadio Milagro, cuyo nombre será remplazado por el de Luis Duque Peña, dirigente político y empresario que falleció recientemente y que era un fiel seguidor del equipo local.

El segundo período fue intenso. El sufrimiento llegó a los 30 minutos cuando el Bello anotó el gol del empate. Los cinco mil asistentes se quedaron en silencio.

Sin embargo, los ánimos de los girardoteños no se desmoronaron y volvieron los gritos de aliento. Torres, Izquierdo, Martínez, Larrahondo y Ambuila continuaron su trabajo en la búsqueda del triunfo.

El tiempo corría y se acercaba el pitazo final. Pero medio minuto antes de que Alexánder Salinas, el árbitro central del encuentro, concluyera el partido, apareció el milagro. Wladimir Ambuila, en una jugada individual, definió con certeza. La alegría alcanzó hasta para el desfile.

Los tres puntos hicieron que el GFC alcanzara el primer lugar de la reclasificación. Lo siguen cuatro equipos a menos de dos puntos.

Rafael Corrales, el técnico que asumió el equipo en plena crisis, dice que el profesionalismo es una esperanza, aunque la lucha es muy estrecha y todavía falta mucho por definir. No se puede cantar victoria pero hay que seguir con ese fervor y esa entrega en la cancha y la tribuna .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.