Secciones
Síguenos en:
Una concepción totalitaria de los medios de comunicación

Una concepción totalitaria de los medios de comunicación

Después de la breve luna de miel del primer año, cuando empiezan a aparecer las primeras y normales críticas en los medios de comunicación frente a la gestión de Gobierno, la reacción del presidente Hugo Chávez fue brutal. Agresivo contra sus propietarios y contra periodistas en particular, ese discurso generó actitudes violentas, al comienzo espontáneas por parte de sus seguidores, y luego organizadas, con consecuencias judiciales y ataques a las sedes de los medios.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
02 de febrero 2009 , 12:00 a. m.

En aquellos primeros años la reacción de los medios también tiene que ser tomada en consideración. Ya sea porque la testosterona está repartida más o menos democráticamente y muchos reaccionaron en la misma tónica de agresividad, o porque algunos se hicieron parte del proceso conspirativo y golpista que formó parte de la estrategia de los poderes fácticos -económicos, militares, mediáticos- que pusieron su sello a la oposición. Lo cierto es que algunos medios se volvieron parte del problema también.

Sin embargo, después del referendo revocatorio (2 de diciembre del 2007), los medios recuperaron el sentido de su rol en la sociedad. Se fueron apartando de la condición beligerante, aunque algunos mantienen una postura crítica, opositora, pero ya no sustituyen a las fuerzas políticas.

Ciertamente, Chávez tiene una comprensión del rol de los medios en la sociedad moderna. Su proyecto, sin duda, depende de la comunicación. El problema es que él no se limita a comprender el rol: tiene una concepción totalitaria del uso de los medios por parte del gobierno. Al Presidente le gusta una sociedad donde los medios estén completamente controlados por el Estado, eso es evidente, pero como no puede suprimir a los privados, ha ido construyendo un imperio mediático estatal de proporciones colosales, cosa que es absolutamente ilegal.

Para ese imperio no solo ha confiscado el canal del Estado, ha construido cinco nuevas televisoras y entregado concesiones radiales a amigos del Gobierno que se comportan como medios gubernamentales. Ello sin contar con una variedad infinita de emisoras, supuestamente comunitarias, que son dirigidas y manejadas por los organismos de base del partido de Gobierno, además de gran cantidad de medios impresos de distribución gratuita, por lo general, llenos de publicidad oficial y en la que se utiliza el lenguaje más obsceno y agresivo contra los adversarios políticos.

Sociedad neurotizada Al margen de la responsabilidad de cada una de las partes –en la cual me incluyo porque soy el director de un medio– el lenguaje que destila el Gobierno a través de los medios, y de manera muy protuberante el Presidente, crea un estrés colectivo muy grande. Hoy tenemos una sociedad neurotizada, severamente lastimada sicológicamente por el clima de conflicto.

Hoy tampoco se trata solamente de la utilización omnipresente, de los medios del Estado repitiendo ese discurso. A eso se añade la utilización de los medios privados a través de las cadenas, obligando al país a escucharlo permanentemente durante horas, sin otra alternativa como no sea apagar la radio o la TV.

Ahora ¿por qué Chávez lo hace? Porque no tiene un talante democrático, sino totalitario. Afortunadamente para el país, los medios estatales tienen muy bajo rating.

Aunque Chávez disfrutaría de un régimen, en su relación con los medios de comunicación, semejante al que existió en la Unión Soviética, o existe aún en Cuba, tengo mis dudas de que se pueda llegar a una radio única o a la televisión única, no porque no sea voluntad del Presidente –a él le encantaría, estoy seguro– pero yo creo que este país ha demostrado una enorme capacidad de resistencia frente a los extremos de control social que el Gobierno ha intentado.

*Director del diario ‘TalCual ’.

''Algunos medios se hicieron parte del proceso conspirativo y golpista que formó parte de la estrategia de los poderes fácticos que pusieron sello a la oposición”.

Tedoro Petkoff, director del diario ‘TalCual’

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.