UN ZULETA PARA EL FIN DE SIGLO

UN ZULETA PARA EL FIN DE SIGLO

realizó el sueño de su vida, al convertirse en el nuevo acordeonista de Diomedes, El Cacique de la Junta .

20 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Cuando tan solo tenía nueve años de edad, Iván Zuleta retó con decisión a su padre, el compositor Fabio Zuleta: O me llevas a tocar con Diomedes Díaz, a Villanueva (Guajira), o no toco acordeón más nunca .

Por supuesto, su padre, quien lo conocía por su terquedad y seguridad en su manera de actuar, no dudó en llevarlo a la tarima en donde El Cacique de la Junta se presentaba. Ahí, enfrente de él, de su primo hermano en segundo grado, Iván Zuleta acarició su pequeño acordeón y comenzó a sacarle ritmos que ante cinco mil espectadores, produjeron rabiosos aplausos.

Fue cuando el pequeño Iván se enfrentó, por primera vez, a un público, al deseo de su vida -cantar con Diomedes- y al arte del verseo.

Yo estoy tocando pa ustedes.

Por eso toco bonito, voy a grabar con Diomedes cuando esté más grandecito .

Dijo Zuleta, a lo que Díaz contestó: El que persevera alcanza compadre usted se respeta no pierda las esperanzas porque usted es de los Zuleta .

Los versos fueron proféticos, porque ahora, nueve años después, el acordeonista Iván Zuleta debuta oficialmente con su querido primo, Diomedes Díaz, en el nuevo disco del cantante Canto Celestial, que estará en el mercado desde el próximo viernes 26 de mayo.

La historia de un soñador Iván Zuleta nació en Urrumita (Guajira) hace 18 años. Es un muchacho que reconoce y se enorgullece de su origen humilde. Se confiesa creyente y lo comprueba en cada frase que pronuncia, cuando pone de presente su agradecimiento a Dios por ver cumplido el sueño de niño: tocar en firme con Díaz, el hombre que se da el lujo de vender 300 mil discos en menos de dos meses.

Iván pertenece a la dinastía musical de los Zuleta. Su abuelo, Emiliano, fue el autor de La Gota Fría y sus tíos, Poncho, Emilianito y Héctor, tienen hoy su sitial en el mundo del Vallenato.

Así -dijo Zuleta- quién no va a tener la capacidad de amar la música. Cuando el ritmo vallenato fue mi canción de cuna .

Sobre la manera de ejecutar el acordeón, el joven afirmó que desde niño ha venido creando su propio estilo para destacarse como un acordeonista totalmente original.

Cuenta que la idea de acompañar a Díaz en el acordeón se vino fortaleciendo compulsivamente con el tiempo.

Por eso su empeño en superarse. Su insistencia en crear su estilo propio y su aspiración de romper el molde para convertirse no en el sucesor del desaparecido Juancho Rois, sino en el comienzo de un nuevo valor musical del vallenato.

Un sueño real No habían pasado cinco días de la muerte del Compadre Juancho, cuando Diomedes Díaz, en medio del dolor por la pérdida del amigo y hermano del alma, se comunicó por teléfono con Iván Zuleta.

Primo hermano, quiero hacerle una propuesta: usted acepta ser mi compañero en el mundo de la canción? .

Dicho y hecho. El primo hermano Iván, se dedicó al acordeón pero como acompañante de El Cacique . Así que el 7 de diciembre del año pasado, el público del Club Valledupar fue testigo del nacimiento de una nueva figura del acordeón.

Primo, yo confío en usted. Así que no me mire a mí, sino al público y a tocar se dijo, compadre .

E Iván Zuleta arrancó a desplegar las notas de su acordeón como acariciando el viento. Y Diomedes cantó su repertorio del disco 26 de Mayo. Y el público aplaudió y se puso de pie, y pidió repetición, y una vez más aplaudió. Ay homb e! Era el bautizo no oficial de Iván Zuleta como acordeonista. Porque, según afirmó, el oficial será cuando los colombianos escuchen el nuevo disco de su primo. Ahí tendrán la oportunidad de escucharlo y juzgarlo sin limitaciones de ningún tipo.

Para ello, Iván Zuleta se ha venido preparando desde chico, cuando soñaba estar frente al respetable compartiendo escenario junto a su ídolo. Compartiendo aplausos y críticas, y compartiendo, adicionalmente, las mieles de la popularidad.

Yo estoy consciente de que la fama, la popularidad, es una vaina muy jodida. Sobre todo porque la gente está pendiente de lo que hagas o dejes de hacer. Pierde uno esa privacidad, pero gana algo muy valioso para uno como músico, el cariño y respeto de la gente, si haces las cosas bien , afirmó Zuleta.

La grabación Zuleta jamás se había acercado a un estudio de grabación. Por eso, cuando llegó con su acordeón, el miedo natural se apoderó de él; pero pronto lo disipó, cuando los técnicos lo invitaron a tocar una, dos, tres y cuatro piezas como un ensayo y rompimiento de hielo.

El hielo, efectivamente, se rompió y el ensayo en realidad se convirtió en un momento de grabación. De esa forma, cuando Zuleta acabó de interpretar en el acordeón su cuarta melodía, quienes estaban en el estudio le dijeron: Listo! sus cuatro temas que ensayó quedan sin arreglo alguno .

Ahora, la única expectativa es la receptividad del público ante la nueva pareja musical de Díaz.

Mientras tanto, Iván Zuleta tararea el tema que más le gusta del nuevo álbum de su primo, por ejecución y digitación de acordeón, Manguito Biche: No le eches la culpa al destino porque allá le cayó tu vida él no tiene que ver contigo si te lo buscaste tu misma.

Cuando yo fui tu enamorado me dijiste que no podías aceptar un hombre varado que de nada le serviría (...)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.