ESTADOS UNIDOS: ECONOMÍA EN LA ENCRUCIJADA

ESTADOS UNIDOS: ECONOMÍA EN LA ENCRUCIJADA

Qué le depara el corto plazo a la economía norteamericana? Los analistas pronostican al respecto que 1995 será un año de un crecimiento económico en descenso pero respetable, con una inflación contenida (aunque podría acelerarse en algunos períodos) y unas tasas de interés a corto plazo en aumento y estables en el largo plazo.

24 de abril 1995 , 12:00 a.m.

La verdad es que la economía norteamericana viene de un período de expansión, caracterizado por incrementos en la inversión en vivienda y en las exportaciones, y con aumentos sustanciales en la inversión empresarial. Todos estos fueron motores para unos buenos resultados económicos, combinados con un vigoroso crecimiento del gasto de los consumidores.

Ahora la economía parece haber entrado en una fase de moderación. En efecto, con respecto al PIB, los pronósticos apuntan a un crecimiento del tres por ciento, aunque algunos opinan que no llegará a esta cifra. Se espera igualmente una moderación en el gasto de consumo, al tiempo que se evidencia una desaceleración en la construcción, actividad que registró una gran dinámica en el pasado reciente. Estos son factores que podrían llevar a que la economía norteamericana crezca más lentamente con relación a lo sucedido en el último período de 1994, año durante el cual el PIB creció el cuatro por ciento.

Se estima que durante 1995 las empresas aumentarán sus gastos para plantas y equipos, pero que lo harán de una manera más mesurada. En general, se prevé que la inversión de capital será menos atractiva este año de lo que fue en 1994. Sin embargo, la caída en la tasa de desempleo y el crecimiento del mercado laboral en muchas áreas del país, son razones que harían esperar una mayor inversión.

El presente será el primer año de la década de los 90s en el cual la mayoría de los mercados industrializados del mundo disfrutarán simultáneamente de un fuerte crecimiento. Estados Unidos, Canadá, Europa Occidental, Japón y aún California. Adicionalmente, un alto número de mercados emergentes en Asia y América Latina continuarán con unas tasas altas de crecimiento.

Las compañías norteamericanas están disfrutando de oportunidades sin precedentes en el mercado doméstico e internacional, no obstante la competencia sigue en ascenso. La baja en el dólar está encareciendo las importaciones de bienes y servicios y favoreciendo las exportaciones norteamericanas.

La industria Frente al comportamiento de la industria, se estima que los mayores crecimientos estarán en los sectores de bienes de capital y transporte, así como en el campo de los servicios. La tecnología y la industria de comunicaciones han vuelto a ser la base del mercado de los 90s y será especialmente importante su crecimiento en 1995.

Se espera que la demanda, como en el resto del mundo, crezca hacia los productos y servicios que están asociados con un mejoramiento en la calidad de vida, estos son los servicios en el campo de la salud, el entretenimiento, la educación y el ocio.

Los bienes de consumo básicos, tales como las casas, autos, vestuario y muebles experimentarán un crecimiento más lento de lo que mostraron en 1994.

Pero definitivamente la prosperidad de la industria norteamericana, en el corto plazo, dependerá de la estabilidad de la economía durante el presente año. El alza moderada en las tasas de interés, la posibilidad de contener la inflación, el crecimiento consistente de la economía entre un dos y un tres por ciento, así como la expansión de las políticas de libre comercio con los mercados mundiales durante este año, serán factores que determinarán el crecimiento económico hacia 1996.

En este sentido, cabe señalar que frente a la inflación los analistas pronostican una mayor presión hacia el alza de los precios. No obstante que el índice de precios al consumidor muestra un aumento moderado, no ha sido así para muchos de los precios al productor. La mayoría de las compañías norteamericanas experimentaron uno o dos incrementos en sus insumos claves durante 1994, y ahora ellos mismos se encuentran presionados para incrementar por lo menos algunos de sus precios al consumidor final. Como resultado, el índice de precios al consumidor está proyectado que crezca aproximadamente 3.2 por ciento en 1995, comparado con 2.6 de 1994.

De otro lado, la demanda doméstica e internacional de capital para financiar la inversión del sector privado y la infraestructura, ejercerá presión sobre los costos del dinero. Las tasas de interés a corto plazo en los Estados Unidos se duplicaron entre enero de 1994 y enero de 1995, mientras que las de largo plazo han mostrado más estabilidad.

El futuro de las tasas de interés dependerá de la política monetaria de la Reserva Federal y de su habilidad para mantener el crecimiento económico y reducir las presiones inflacionarias.

Las decisiones que se tomen en el presente año serán determinantes para las perspectivas del próximo año. Muchas industrias, especialmente las de autos, transporte, construcción y ventas al detal, esperan que la economía norteamericana continúe creciendo en 1996 y más aún en 1997.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.