LA FILOSOFÍA DE SAMPER-MOCKUS

LA FILOSOFÍA DE SAMPER-MOCKUS

De la crisis en la enseñanza de la administración de empresas en el m undo surge la reconsideración de la ciencia gerencial desde nuevas perspectivas: Es un arte? Es intuitiva? Es ideología? Es filosofía?.

24 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Algo es claro en nuestro medio ambiente gerencial: A la firma colombiana, a Colombia como empresa le ha faltado ideología; carecemos de una filosofía empresarial; carecemos de empresarios y gerentes estadistas y de estadistas gerentes y empresarios, pero, sobre todo, necesitamos estadistas, gerentes y empresarios que sean filósofos. Hoy se habla del Tao en la administ ración, y filosofías y técnicas milenarias se aplican al campo administrativo. Prestigiosas Business Schools aceptan como modelo de administrador al filósofo.

No es accidental que hoy en Colombia estemos ensayando la dirección de dos controvertidas figuras en el nivel nacional y en los asuntos bogotanos: Ernesto Samper y Antanos Mockus. Qué tienen en común, se preguntará el lector, estos dos personajes?. La re spuesta es: LA FILOSOFIA.

Para quienes solo identifican a Samper con las evoluciones de la pol ítica partidista tradicional , el oír acerca de una Filosofía Samperista , será sorprendente; igualmente inesperado resultará para quienes descubrieron a Mockus el día de su destape , saber que su trayectoria como filósofo no excluye (y más bien explica ) su éxito en el difícil manzanillismo interno (léase política intra-organizacional) en la Universidad Nacional.

El hoy Presidente Samper no inventó el Pacto Social como gancho de su campaña presidencial. Temas como la pobreza absoluta y la marginalida d, el empleo y el desempleo, el cooperativismo, la solidaridad, la seguridad social, el sindicalismo, la reforma a la justicia, el trabajo independiente, etc., fueron seriamente investigados y sometidos al debate nacional en el Departamento de Investigaci ones Socio-laborales de ANIF a finales de los años setenta. Trabajando por años hombro a hombro con Ernesto nos correspondió con Cecilia López, María Luisa Chiappe, Gina Ballera, Jacquin Strauss entre otros, y con el Instituto SER de Investigación, diseña r los fundamentos de una política social seria, consecuencia de una filosofía social precursora del estilo gremial actual.

En la historia de los gremios empresariales colombianos probablemente no se resgistre otro grupo tan serio y comprometido de jóvenes de la clase dirigente precozmente dirigidos por Samper, quienes impusieron un nuevo estilo gremial cuyo fundamento filosóf ico fue anteponer los intereses de la nación a los intereses del gremio o, dicho de otra forma, aceptar que no era misión del gremio defender únicamente los intereses de sus afiliados. Se convertía ANIF en pionero de la, hoy de moda, Responsabilidad Social Cooperativa, filosofía que como otras modas administrativas se enuncia pero no se practica. Quienes considerarían este testimonio c omo un cepillazo al Presidente es bueno recordar que quien esto escribe discrepó a menudo de Samper. Múltiples documentos de esa época, entre ellos la revista Empleo y Desempleo, la Carta Financiera y los libros del Fondo Editorial de ANIF, suministrará n suficientes elementos de juicio a quienes quieran entender los antecedentes del Pacto Social.

Paralelamente, el haber conocido durante años la originalidad del pensamiento pedagógico de Antanas Mockus, su espíritu crítico y su participación en el llamado Movimiento Pedagógico y el conocimiento de su labor en la Universidad Nacional en nuestra cali dad de asesores del Ministro de Educación Alfonso Valdivieso, no nos dejan dudas sobre su calidad de administrador en el sentido moderno. Todos sabemos que en Bog otá hay que actual, pero es necesario darle tiempo al nuevo alcalde para pensar y planear, algo que no hacen con suficiente frecuencia los gerentes colombianos.

En el caso de Mockus como en el de Samper, el realismo administrativo, la cordura gerencial no debe abrigar la esperanza de solucionar en tres o cuatro años problemas que se han ocasionado no en décadas, sino siglos de irresponsabilidad. Somos una nación joven de excelente índole que no ha tenido tiempo de consolidarse con una identidad cultural na cional cuando lo externo, droga, medios de comunicación, organismos internacionales, apertura, violencia mundial nos condiciona.

Tenemos que recuperar la ideología, la filosofía, la cultura, el debate, la oposición, la reflexión. Debemos, los generadores de cultura, empresarios, dirigentes, maestros, políticos, padres rodear al Samper, al Mockus administradores y a los gobernadores , alcaldes y ejecutivos públicos teniendo como referencia lo que de filósofos hay en ellos, jóvenes de una nueva clase dirigent e. Es urgente emprender inmediatamente y con seriedad una labor de cambio que, nuestro realismo administrativo (!y filosófico!) nos indica, tomará al menos tres generaciones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.