La llegada de ‘San Marcos’

La llegada de ‘San Marcos’

Gina Parody, la otrora enfant terrible de la política nacional, abandona mansamente el Congreso y el partido de la U. Con ella se va la representatividad de los 87.297 colombianos que le otorgaron su voto en las elecciones del 2006 y se van también sus posiciones airadas, verticales, inteligentes, frente al aire viciado de la actual coyuntura nacional.

19 de enero 2009 , 12:00 a.m.

Pero no: esta no es otra de esas notas de prensa de los últimos días en las cuales se exalta la actitud de la ex senadora, quien aparece ante el país como una especie de sacrificada de la reelección presidencial, una colombiana patriota y valerosa que prefirió apartarse antes que optar por lo que ella misma dijo sobre la política: “Se puede y se debe hacer”. Sabemos también, más por voces chismosas que por titulares de prensa, de las difíciles circunstancias personales por las que ha atravesado la Parody durante los últimos meses, al punto de que muy poco se le veía por la Comisión Primera y por las plenarias del Senado. Esa es su vida personal y ahí no caben más nadie que ella y sus seres queridos. No obstante, Gina Parody debe ser muy clara con la opinión nacional y explicar lo que la dignidad le permita, dentro del legítimo derecho a la intimidad que la asiste, y no mostrarse solamente como una víctima del “jobgate”.

Mientras no surja una explicación, dicha circunstancia personal no es de este mundo y mientras no lo sea sus seguidores están en el derecho de suponer que la única causa de su renuncia es política, un argumento insuficiente.

Ya sabemos que la Parody ha pertenecido a esa inmensa minoría decente del Congreso. En la Comisión Primera del Senado, que en marzo recibirá nada más y nada menos que el referendo de la reelección de Álvaro Uribe, era parte del grupo de ocho miembros de la minoría. A nadie le gusta ni le sirve estar en la minoría, pero al menos los colombianos sabemos que hay allí voces respetables y agudas cuyo honor es inaplastable.

No solamente Gina Parody resta la suya a ese diminuto conjunto de voces, sino que permite el ingreso al Congreso de otro cacique más, el santandereano Marco Alirio Cortez Torres.

Oriundo de Barbosa, ex alcalde de la población, líder de una familia que ha ejercido el clientelismo durante largos años en la llamada ‘Puerta de Oro de Santander’, Cortez Torres es compadre de Horacio Serpa y estuvo a su lado en las elecciones presidenciales del 2002. Ya para la primera reelección del 2006, tal como fue la norma para la mayoría de los caciques liberales, rompió con su militancia serpista, pasando a ser integrante del partido de la U. Con toda certeza, la mayoría de los 4.581 votos que Uribe obtuvo en Barbosa provinieron de la casa Cortez. Y no hace falta ser adivino para concluir que gran parte de esos votos corresponden al barrio ‘San Marcos’, nombrado así en honor al gran benefactor local.

Alguien que conoce por dentro el Congreso me lo puso en estos términos: “Burocráticamente, Barbosa no aguanta un portero”. Con toda seguridad no va a ser ni una voz similar a la que alguna vez fue la Parody, ni mucho menos el palo en la rueda de la reelección. Por el contrario, ‘Marcos’ de Barbosa es uno más del combo.

A Gina Parody puedo dirigirme con franqueza, como a una costeña, así sus votos sean de otra parte. Pero ya sabemos de su afinidad sentimental con el Caribe. Su madre es barranquillera y aquí quedaron enterradas buenas y malas memorias, como la de su tío Alfonso, quien en 1954 fue ajusticiado por los paramilitares de la época, la llamada “mano negra”, al ser acusado extrajuicio del primer secuestro que hubo en Colombia. Y con esa franqueza puedo decirle que no comparto el melodrama de los últimos días.

A juzgar por la voz quebradiza con que se expresó en la W, y por su anuncio de que desde una cátedra universitaria en el Chocó puede hacer más por el país, lo suyo suena más a escape que a sacrificio.

ernesto@laesquinadelcine.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.