ABORTADO PLAN DELICTIVO EN SOGAMOSO

ABORTADO PLAN DELICTIVO EN SOGAMOSO

Con gran complacencia, pero sin ocultar su preocupación, las autoridades de policía en Sogamoso están seguras de haber evitado un millonario asalto a entidades bancarias o a joyerías de esta ciudad durante la pasada Semana Santa. Una serie de hechos conexos sucedidos durante la semana pasada llevan a pensar que un grupo de antisociales, sobre cuya localización se trabaja, estuvo listo para perpetrar un cuantioso robo. La labor de inteligencia desplegada por las unidades de la Policía a partir de los primeros indicios conocidos culminó en la noche del Jueves Santo con la captura de uno de los antisociales participantes en ese presunto plan.

21 de abril 1995 , 12:00 a. m.

Los operativos policiales para darle seguridad a los sogamoseños y la colaboración de la ciudadanía dieron en esta oportunidad sus resultados, dijo el capitán Aldemar Cavanzo Barragán, comandante de la zona sexta de Policía con sede en la Ciudad del Sol.

Sogamoso dispone hoy de una patrulla de vigilancia bancaria, cuyas unidades, están exclusivamente preparadas y dedicadas para tal fin y provistas de las armas y de los equipos técnicos para realizar con éxito su trabajo, dijo el capitán Cavanzo, quien escasamente hace dos meses asumió el mando de la Policía en esta ciudad. La organización de esa patrulla especializada es el resultado de un trabajo que sobre la vulnerabilidad de las entidades bancarias de Sogamoso realizó este oficial, el cual todavía no conocen los gerentes de esas entidades, pero que en algunas semanas lo entregará para que se tomen las medidas pertinentes.

Alarma incansable La alarma del Banco Popular, entidad que tiene su sede en el costado norte de la Plaza de la Villa de Sogamoso, durante los primeros días de la Semana Santa comenzó a activarse de manera frecuente. Por esos días, los ventanales del costado oriental del antiguo Colegio de Sugamuxi resultaban rotos. La rotura continua de vidrios se informó a las autoridades de policía, quienes de inmediato se pusieron al tanto de la situación para tratar de descubrir a sus autores. Entre tanto, la alarma de la entidad bancaria proseguía activándose de manera sorprendente. En un solo día sonó diez veces. Y cada vez que esto sucedía una patrulla de policías hacía la inspección de rigor para detectar qué estaba pasando.

Estas circunstancias pusieron en estado de alerta a los agentes. Los patrullajes se intensificaron por el centro de la ciudad, especialmente. Los antecedentes así lo ameritaban.

En la noche del Jueves Santo, cuando tres uniformados cumplían responsablemente su tarea de vigilancia escucharon un extraño ruido en el interior del lote ubicado en la esquina de la carrera décima con calle trece, que hasta hace pocas semanas fue el parqueadero y lavadero de carros Gran Prix. Uno de los agentes logró penetrar al interior del lote y, para sorpresa suya, encontró escondida a una persona. De inmediato llamó a sus dos compañeros que hacían guardia en la calle.

El hombre de negro El desconocido, una vez se sintió descubierto, sacó de su bolsillo 130 mil pesos y se los ofreció a los agentes para que lo dejaran allí, pues se había metido en ese lugar porque mi mujer se me voló de la casa y la vine a buscar a este municipio .

Una ronda por el interior del lote llevó a descubrir un complejo equipo de trabajo, propiedad del desconocido, quien extrañamente vestía todo de negro. Allí, en una caja de cartón aquel extraño ciudadano transportaba dos radios de comunicación bipersonal, una pipa de oxígeno, dos pipas de acetileno con sus respectivos sopletes y manómetros, billamarquines, brocas, un martillo patecabra, guantes industriales, lazos, seguetas, tulas, una barrapica, cobijas y otros elementos. La policía no cree que con todos esos elementos, a Alvaro Méndez Rodríguez, como se identificó el sujeto, le resultara más fácil localizar a su mujer. Sus intenciones, al parecer, eran otras.

Se tienen informes de que otras tres personas más estaban al tanto del trabajo que intentaba realizar Alvaro Méndez Rodríguez, un hombre de 44 años, natural del Socorro y quien, dijo, acababa de llegar procedente de Cúcuta.

El banco, posible objetivo Un reconocimiento a la zona donde Alvaro Méndez Rodríguez fue localizado, hace pensar que las intenciones de éste y sus compinches estaban bien definidas. El lote donde se escondió lleva a predios convertidos en potreros, que fácilmente permiten un acceso al Almacén Tía, una de cuyas tejas del techo se encontró ligeramente corrida. Por esos potreros también se puede llegar sin mayores dificultades al Banco Popular y a la joyería El Zafiro y a la relojería de Luis Díaz, que tienen sus locales sobre la carrera once entre calles doce y trece.

Pasando uno de los potreros, se encuentra una pared, fácil de escalar, la cual, pasos adelante, comunica con el sótano del banco y tras ascender por una escalera se llega a la bóveda donde están las cajas fuertes de la entidad.

En el mismo costado norte de la Plaza de la Villa, a pocos pasos, del banco Popular, hacia el oriente, la Corporación Las Villas tiene su sede.

La rotura de vidrios y la activación constante de la alarma de la entidad bancaria, se supone, fueron mecanismos empleados para tratar de conocer cuántos celadores reaccionaban en el sector y la misma reacción de la vigilancia policiva o de los vecinos. Ese conocimiento les llevaba a tomar las precauciones del caso para trabajar en su misión durante Viernes y Sábado Santo sin mayores tropiezos y terminar su faena el domingo. Voceros del Banco Popular se abstuvieron de revelar qué cantidad de dinero se hallaba en sus cajas fuertes.

Estuvimos de buenas, o si no nos hubieran hecho mucho daño , dijo el comandante de la zona sexta de Policía al celebrar la conducta de los tres agentes que rechazaron el ofrecimiento de dinero por parte de Méndez Rodríguez para que lo dejaran en el interior del lote donde lo encontraron.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.