LA UVITA: PERLA DEL NORTE

LA UVITA: PERLA DEL NORTE

Historia Esta población es de fundación española. El territorio que hoy tiene fue desmembrado del pueblo de indios llamado Boavita.

21 de abril 1995 , 12:00 a. m.

En Boavita residían varias familias españolas, quienes recibían continuos ultrajes de los naturales del pueblo. Cansados de tanta persecución, los españoles decidieron fundar una nueva población para levantar allí sus viviendas de manera definitiva. Don Nicolás de Figueroa, padre de Santiago, Ambrosio y Juan José de Figueroa, donó el terreno para el nuevo caserío. Los promotores de la idea convinieron en levantar una iglesia y para ello comisionaro al párroco de Boavita, presbítero doctor Vicente Ferrer del Río de Losa. Este sacerdote solicitó permiso a su superiores para fundar una parroquia en el sitio de La Uvita. Los vecinos españoles se comprometieron a sostener la Cofradía del Santísimo Sacramento y de la Virgen en su advocación de Guadalupe de Méjico, quien fue escogida como patrona de la nueva población.

Don Nicolás de Guzmán, encargado de elevar la respectiva solicitud al Arzobispo y al Virrey, presentó la correspondiente documentación el 29 de julio de 1758.

El Virrey, el 19 de agosto de 1758, respondió en forma positiva a las aspiraciones expuestas por los interesados en la fundación de la parroquia. El arzobispo, José Francisco Javier de Arauz y Rojas, el 7 de septiembre de 1758 concedió, igualmente, la licencia para fundar la parroquia en el sitio de La Uvita, bajo el patrocinio y el amparo de Nuestra Señora de Guadalupe de Méjico, solicitando sí que sus feligreses reconocieran como párroco al de Boavita, a quien se le ordenó trasladar su residencia a la nueva parroquia.

Los habitantes de La Uvita llamaban indios a los habitantes de Boavita y castigaban con multa de 50 patacones al uvitano que bajase a Boavita, y a cada indio de Boavita que fuese a La Uvita le daban 50 azotes.

En el movimiento de los Comuneros, en 1781, el municipio de La Uvita, que para entonces contaba con pocos años de fundado, adhirió y varios habitantes dirigidos por don Lorenzo de Medina se sumaron a las fuerzas que dirigía Juan Francisco Berbeo.

El primer alcalde pedáneo que en la historia de La Uvita se menciona es Pedro Barón Martínez, quien fue juramentado como tal el 15 de febrero de 1776.

En la firma de la Constitución de Tunja, el 9 de diciembre de 1811, La Uvita se hizo representar por los electores José Mateo Saravia, Francisco Javier Angarita y Pedro Justo Daza.

En 1814, cuando se organizó la provincia de Tunja en departamentos, La Uvita quedó integrando el departamento del Noreste.

En 1842 y 1843, cuando el Congreso dividió el territorio de la Nueva Granada en provincias, cantones y distritos parroquiales, La Uvita formó parte del Cantón de Soatá.

Geografía El nombre de La Uvita viene del sitio donde se fundó y al, parecer, por la existencia de cultivos de uvos en la región. Según la etimología chibcha Vita significa punta y Ta equivale a labranza.

Sus límites son los siguientes: Por el oriente, con Chita y El Cocuy; por el occidente, con Boavita; por el norte, con El Cocuy y San Mateo, y por el sur, con Jericó y Chita.

El río Chicamocha pasa por parte de este vecindario. Además, en el territorio de este poblado se encuentran las quebradas de La Isla, Ciénega, Quebradagrande, del Obispo, Negra.

Un ramal de la cordillera Oriental pasa por el municipio y forma las estribaciones conocidas como El Tabor, Novillero, Ochal, Monserrate, Peñanegra y San Gerónimo.

En materia de agricultura, su suelo produce papa, trigo, maíz, cebada, habas, arveja, fríjol, hortalizas. En la zona de clima templado se produce caña de azúcar, yuca, café. Entre las frutas se cosechan manzanas, duraznos, naranjas, plátanos.

En la actividad ganadera ha tenido especial desarrollo la producción de lácteos, especialmente en la vereda Cusagí, sector de clima frío, habitado por una población numerosa, de espíritu emprendedor, distante 45 minutos de la cabecera muncipal por una vía en regular estado.

En trabajo de tipo artesanal los habitantes de La Uvita fabrican ruanas, frazadas, colchas y apargatas.

Generalidades Veredas: Centro, El Carmen, El Hatico, Cusagí, San Antonio, San Bernardo, San Ignacio, Vargas y Cañitas.

Educación: En bachillerato cuenta con los Institutos Nacionalizado Agrícola de Cusagí, Nacional La Salle y Nacionalizado de Nuestra Señora del Pilar. Todas las veredas tienen escuelas.

Salud: Tiene un centro de salud en el casco urbano apoyado por el servicio de ambulancia, en regulares condiciones, y centros de salud en las veredas de Cusagí y El Carmen.

Electrificación: La mayoría de las veredas tienen el servicio, con excepción de un sector de la vereda San Bernardo.

Acueducto: En el área urbana el servicio es bueno en cuanto a cantidad, pero no en calidad porque carece de planta de tratamiento.

Turismo: Los cerros El Tabor y Monserrate son ideales para los paseos en familia.

Mercado: Los domingos.

Festividades: Anualmente se celebran en la primera semana de agosto.

Hijos ilustres: José María Nieto Rojas, diputado a la Asamblea de Boyacá, Representante a la Cámara, Senador de la República y miembro de la Asamblea Nacional Constituyente integrada en el gobierno del General Rojas Pinilla; Gustavo Rodríguez Vargas, congresista; Luis Carlos Sáchica, miembro de la Asamblea Constituyente de 1991 y ex magistrado; Luis Guillermo Nieto Roa, ex gobernador de Boyacá y ex Constituyente 1991; Jorge Enrique Cipagauta Galvis, abogado; Saturnino Sepúlveda, sociólogo; Julio Robayo, ex director de la Escuela Superior de Administración Pública; Norberto Cáceres, ciclista, y Rosmira Poblador, atleta.

Alcaldes populares: Mariano Hernández Díaz, José Clemente Botía Niño, Abel Fuentes Galvis y José Luciano Medina Suárez.

En la década de los años 20 y 30 del presente siglo, La Uvita apareció como un centro periodístico. Entre 1921 y 1924 circuló el periódico Auras del Norte, dedicado a temas religiosos y literarios, con la dirección del sacerdote Emiliano Lombana, quien después fue párroco de Sogamoso.

En 1924 apareció Pluma Joven, de corte político y literario, dirigido por José María Nieto Rojas y Luis Antonio Sáchica. Este último fundó en 1931 el periódico político Campo Azul.

Pie de foto: 1. La Uvita está situada en un plano inclinado hacia el occidente y al pie de los cerros Monserrate, San Gerónimo y Tabor.

2. La Virgen de Guadalupe de Méjico fue escogida por los fundadores de La Uvita como madre tutelar y patrona.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.