EL INAGUANTABLE OLOR DE LA AROMA

EL INAGUANTABLE OLOR DE LA AROMA

Los habitantes vecinos a La Aroma, caño de aguas negras que atraviesa los sectores San José y Aguatendida, anunciaron su oposición rotunda a la canalización abierta que proyecta adelantar la Empresa de Obras Sanitarias de Duitama, Empoduitama.

21 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Su posición ya la notificaron en sendos mensajes al alcalde Héctor Julio Becerra Ruiz, al Concejo Municipal, a la Personería Municipal y al gerente de Empoduitama, Mario Pérez Granados, con el respaldo de 197 firmas. Los habitantes de la ribera del caño La Aroma, de Duitama, dejaron conocer su voz de protesta al conocer que la recuperación de ese caño se hará mediante la construcción de un canal abierto que ha de contribuir a la recuperación del paisaje de la ciudad.

El doctor Pérez, gerente de Empoduitama, según su proyecto, pretende que continuemos sumidos en el abandono y la inmundicia al querer dejar un canal abierto, el cual seguiría siendo el botadero de basuras y mortecinos , dijeron en su pronunciamiento los vecinos.

Igualmente, solicitaron al alcalde Héctor Julio Becerra ejecutar el aporte asignado en el presupuesto municipal para continuar los trabajos de canalización cerrada de la quebrada La Aroma entre el sector San José y Aguatendida, por 40 millones de pesos, y no transferido a otro proyecto o a otra comunidad.

Para realizar el proyecto como lo quiere la comunidad, además de los 40 millones de pesos existentes en el presupuesto municipal, existen 20 millones de pesos gestionados por el diputado Jaime Ramírez Barrera a través de la Asamblea de Boyacá.

Contra el progreso Miguel Gutiérrez, uno de los líderes del barrio San José, dijo que la propuesta del gerente de Empoduitama no es más que una sentencia en contra del progreso de estas comunidades.

La quebrada La Aroma viene del barrio Solano y atraviesa el centro de la ciudad. Solo en su parte central se pretende dejar como canal abierto, proyecto que de ninguna manera aceptan los habitantes ribereños. Desean que Empoduitama continúe el cerramiento del caño La Aroma como lo viene haciendo, corrigiendo sí los errores cometidos, como el de instalar últimamente una tubería con un díametro inferior al que venía.

El párroco del barrio San José, padre Arturo Bonilla, dijo que ese caño está atentando contra la salud de la comunidad y que las autoridades se han hecho un poco las sordas al clamor de los vecinos, lo que bien puede conducir a invocar una acción de tutela porque están en peligro muchas personas.

A la preocupación del sacerdote se suman las voces de los vecinos dispuestos a evitar que el gerente de Empoduitama se salga con la suya, porque él, a lo sumo en un año, no está en el cargo, se va de la ciudad y quedamos nosotros padeciendo por siempre lo que hasta ahora hemos sufrido: abandono, suciedad, olores pestilentes, pues a esta quebrada llegan las aguas negras del centro de la ciudad .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.