USA COQUETEA A CARRANZA

USA COQUETEA A CARRANZA

Las esmeraldas de Boyacá están en la mira de los gringos. El Departamento de Estado de los Estados Unidos requirió a los funcionarios de la Embajada americana que visitaran las minas de Muzo para que buscaran información sobre el mercado de las piedras que se explotan y producen en esta región.

21 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Los americanos tienen interés en las esmeraldas boyacenses por que éstas tienen altos índices de producción y calidad inigualable, y porque llenan las expectativas del libre comercio.

Y el propósito americano es que empresas colombianas se asocien con las estadounidenses. El pronunciamiento de la Embajada en Bogotá, es claro. Por eso, las visitas oficiales a las minas serán más constantes.

Colombia cubre el 60% de la demanda mundial de esa joya. Le siguen Zambia y Zimbawe (Africa), y Brasil (Latinoamérica). En los últimos años, el monto de producción anual sobrepasó los 500 millones de dólares. Sin embargo, no hay una estadística oficial real de las exportaciones. Después del oro y el carbón, es el tercer mineral con mayor cuota de producción en el país.

El Estado guarda los secretos sobre precios. Estos dependen de la demanda y la calidad de las esmeraldas. Cuando la piedra tiene excelentes calidades, llega a cotizaciones superiores al diamante. En el mercado europeo muchas veces alcanza a costar 35 mil dólares el kilate (la medida es igual a 205 miligramos).

Pero normalmente, el precio promedio del kilate de la esmeralda colombiana es de mil 500 dólares; la de Zambia mil 400 dólares, y las de otros mercados, 550 dólares.

Boyacá en las esmeraldas En Colombia, las regiones esmeraldíferas están localizadas en Boyacá y Cundinarmarca, sobre la cordillera oriental. Sobre el costado occidental se localizan el municipio de Muzo, y los sitios Coscuez y Peñas Blancas, que producen las mejores esmeraldas del mundo. El área de explotación es aproximada a 700 kilómetros cuadrados, de los cuales 400 hacen parte de la reserva especial.

Y en el costado oriental, la poblaciones de Chivor y Buenavista, y los sitios Mundo Nuevo, El Diamante, Las Cruces, y La Vega de San Juan. Allí, la explotación es cercana a los 150 kilometros cuadrados.

Aunque la explotación esmeraldífera en Colombia viene desde la época indígena, solamente fue raglamentada en 1968 mediante la creación de la Empresa de Esmeraldas, la cual en 1990 se convirtió en Mineralco S.A.

Durante los últimos 40 años, la violencia por la esmeralda acrecentó el problema social. En 1970 hubo conflictos entre Estado y mineros por el cierre de las minas de Muzo, Coscuez, y Peñas Blancas, a los particulares.

En 1973 los militares ocuparon las minas. Y después vinieron las licitaciones para adjudicar las zonas de explotación. Con la quiebra de la Sociedad Minera Boyacense Ltda. los contratos fueron cedidos a Sociedad Minera de Quípama y Sociedad Minera de Muzo. En 1984 cambiaron de razón social por Tecminas Ltda y Coexminas Ltda, de las cuales es socio Víctor Carranza.

Según estudios de la Contraloría General de la República, en la zona de explotación existen tres sociedades Limitadas, dos Ordinarias de Minas, una anónima y una de hecho.

La visita a Carranza -Nadie lo creía!. La revelación la hizo el nueve de abril el Noticiero C.M.&.. El informativo dio a conocer una comunicación del Segundo Secretario de la Embajada americana, Otto Van Maerssen, al gerente de Tecminas, Germán Bernal, donde agradecía la hospitalidad y las atenciones de la reciente visita de tres funcionarios gringos a las minas de Muzo.

En la misiva, Van Maerssen mostraba su placer por haber visto en acción en las minas a Víctor Carranza. El mismo hombre, a quien varias veces los organismos de seguridad de Colombia acusaron de crear grupos paramilitares, de portar armas ilegales y de enriquecimiento ilícito. Inclusive, en su contra llegó a haber varias órdenes de captura que nunca se hicieron efectivas.

El gerente de Tecminas no le dio importancia a la visita ni a los comentarios del informativo de televisión. La visita no tiene mayor relievancia porque no estuvo el embajador de los Estados Unidos. Considero más importante cuando en los próximos días visite las minas de Muzo el embajador de Gran Bretaña , dijo.

Posición de estados Unidos El embajador de Estados Unidos, Myles Fechett, emitió una declaración donde aprobó y reconoció la visita de sus funcionarios, y explicó el motivo de la misma. Este es el texto: La reciente visita de funcionarios de la Embajada de los Estados Unidos de América, a las minas de esmeraldas de Muzo, se llevo a cabo para cumplir con un requerimiento mundial del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América de reportar sobre el mercado internacional de minerales. Uno de los dueños de la mina, el señor Germán Bernal, fue recomendado por una persona que es considerada una una autoridad en Colombia en la exportación de las mismas.

Una visita a la mina de Muzo, del señor Bernal, parecía ser una forma natural de obtener informacón. El Gobierno de los Estados Unidos realiza investigaciones regularmente sobre productos como los minerales, como parte de las inciativas de libre comercio .

Este es el texto de la carta que le envió el segundo secretario de la Embajada de Estados en Colombia, Otto H. Van Maerssen, al gerente de Tecminas, empresa de propiedad del esmeraldero Víctor Carranza. La comunicación la recibió Germán Bernal el 11 de abril pasado.

Apreciado Germán: Deseo en nombre del señor John Pitts, Consejero Económico; la señorita Catherine Houghton, Agregada Comercial, y en el mío propio expresar los agradecimientos por el viaje que amablemente coordinó para nosotros a las minas esmeraldíferas en Muzo y Quípama. También deseo expresarle a los socios de la compañía cuánto agradecemos su generosa hospitalidad. Fue un placer inesperado para nosotros ver al señor Víctor Carranza en acción en las minas, picando las rocas para encontrar las esmeraldas. De la misma manera, disfrutamos del extenso y obvio conocimiento de la industria de la esmeralda que el señor Juan Beetar tuvo a bien compartir con nosotros. Puede asegurarle que pronto estaremos aceptando su invitación para ver el taller de corte y pulido que tiene la compañía.

Le agradecería nos tenga informados del estado de sus conversaciones con Kennecott, o cualquier otra compañía estadounidense que esté interesada en formar sociedad alguna con Tecminas.

En realidad disfrutamos mucho la visita a los túneles y el barro y aprendimos mucho sobre mineria esmeraldífera. En particular, aún no consigo deshacerme de toda la tierra negra, pero me imagino que de alguna manera siempre llevaré algo de esto conmigo, ya que el viaje fue una experiencia que nuca olvidaremos. De nuevo, muchas gracias, y esperamos que haya tenido un feliz cumpleaños.

Sinceramente, Otto Van Maerssen Segundo Secretario.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.