Secciones
Síguenos en:
Nosotros ponemos el color

Nosotros ponemos el color

Hay cierta tendencia de los analistas a asumir que en una crisis internacional poco podemos hacer como país para contrarrestar sus efectos. No obstante, en estas ocasiones es cuando no hay que perder el foco de largo plazo y cuando se vuelve más urgente que nunca la aplicación de una política macroeconómica y de competitividad consistentes con la promoción del incremento sostenido de la productividad de la economía nacional. ¡Ahora es cuando se verá la fortaleza de los fundamentales de cada economía!

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
29 de diciembre 2008 , 12:00 a. m.

En el ámbito internacional, si bien aún pueden surgir sorpresas, se ha concentrado el esfuerzo en evitar una contracción masiva del crédito y sanear el sistema financiero. También es ejemplar que el G-20 haya decidido comprometerse a no elevar aranceles u otras medidas restrictivas del comercio, para evitar una oleada proteccionista en el mundo. Ojalá esto sea refrendado por el presidente Obama. Además, es probable que se rescate de la parálisis las negociaciones de la ronda Doha. Lo anterior indica que es posible que el mundo desarrollado comience a salir de la recesión en el segundo semestre del 2009.

En lo interno, la situación, si no se pierde el foco, es manejable. Por una parte, la política monetaria y de tasas de interés ha probado ser correcta.

Asimismo, gracias a la política financiera, la crisis internacional nos encuentra con unas entidades financieras sólidas y con una cartera sana. Las cifras muestran que los controles a los movimientos de capitales solo fueron marginales en evitar un impacto mayor en la tasa de cambio cuando explota la crisis. En cuanto a competitividad en áreas de formalización, infraestructura y de administración tributaria, son muchas las acciones que de carácter transversal y sectorial se pueden aplicar encaminadas a reducir los costos de transacción del sector privado, la tramitomanía innecesaria y el impulso a la provisión de bienes públicos específicos con alto impacto en la productividad del aparato económico nacional. La mayoría están contenidas en el Conpes 3527 de junio del 2008, que definió la Política Nacional de Competitividad, siendo prioridad su ejecución en el 2009.

Es importante también dimensionar la crisis de las pirámides vs. las consecuencias de la crisis financiera internacional. Mientras que las pérdidas para los involucrados en las pirámides pueden ser del orden de 0,5 a un punto del PIB, una crisis financiera puede fácilmente superar los 5 puntos del PIB. (En E.U. ya llega a 10 puntos.) Por ello, el esfuerzo, tal como ya comenzó a hacerlo el Banco de la República, se debe mantener en compensar el impacto sobre la liquidez y la disponibilidad de líneas de crédito para el sector financiero y el sector real.

Por su parte, las Pymes son las que más sufren los recortes de crédito cuando aumenta el riesgo, como sucede en la actualidad. Allí se podrían analizar las respuestas de algunos países, como Chile, cuyo gobierno aumentó las garantías estatales para este tipo de crédito para darles confianza a los bancos y mantener los flujos hacia este sector vulnerable y el Banco Central abrió líneas de crédito externo a los bancos comerciales en caso de que la demanda por crédito de importaciones supere la disponibilidad en el mercado financiero internacional. El espacio de expansión fiscal es muy limitado, pues no ahorramos durante las vacas gordas. De esta manera, una política que busque inducir la reactivación de la demanda debe ser cuidadosa de no ahogar la inversión y el consumo privados (crowding-out). Ojalá que las presiones electorales y de los perjudicados por las pirámides permitan mantener el buen juicio del Gobierno.

Una política macroeconómica sana, más la aplicación de la política de competitividad aprobada por el Conpes, permitiría que la meta de crecimiento del próximo año sea del 4 por ciento y con miras a recuperar los niveles del 7 anual en un par de años más. Alcanzarlo dependerá de mantener la alianza público-privada que dé la confianza para recuperar un sendero de elevado crecimiento.

* Presidente del Consejo privado de Competividad

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.