PAREN LAS ROTATIVAS Y CONECTEN SUS PC!

PAREN LAS ROTATIVAS Y CONECTEN SUS PC!

Esta metrópolis no parece el lugar más apropiado para iniciar una revolución. Pero media docena de periodistas jóvenes, apretujados en un almacén reconvertido en oficina, se proponen reinventar la revista del siglo XXI.

27 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Un sábado tarde en la noche, los editores reordenan las páginas de la revista Newsweek para que se puedan leer mejor en la pantalla de la computadora. Agrandan la letra de las caricaturas, cambian la tipografía de un titular. Luego, con sólo apretar un botón, envían la revista entera a Prodigy Services Co., firma de servicios on-line. No hay impresoras ni camiones de distribución y se evita el laberíntico viaje por el sistema postal.

Los usuarios de Prodigy pueden leer la última edición de Newsweek hasta tres días antes que los suscriptores.

Pero menos del 1% de los lectores de la revista ven esta versión. Los avisos son escasos. Algunos suscriptores se preguntan por qué deberían pagar dos veces por ver la misma información. Estoy pensando seriamente en cancelar mi suscripción impresa , señaló un lector en el tablero electrónico de Newsweek Interactive.

A pesar de que no se les agradece mucho, el trabajo de estos editores de Newsweek se repite en docenas de redacciones en todo EE.UU.

a medida que los medios escritos enfrentan el crecimiento explosivo de los servicios on-line y la red electrónica Internet, y también el temor de quedarse atrás. Desde el más pequeño diario de pueblo hasta The New York Times, más de 120 diarios en EE.UU. ofrecen versiones electrónicas o se preparan para hacerlo. En América Latina los ejemplos van desde El Norte, de Monterrey, México, hasta El Diario, de San José Costa Rica. Según Interamerican Media Inc., de Nueva York, en la Internet ya circulan unas 14 ediciones electrónicas de diarios y revistas latinoamericanos.

La publicación electrónica es un tema clave de la reunión anual de la Asociación de Periódicos de Estados Unidos, que se celebra en Nueva Orleans. Una encuesta realizada entre 650 diarios y dada a conocer en el encuentro, mostró que el 12% están on-line y otros 40 piensan hacerlo de aquí a fin de año.

Carrera a todo vapor Pero en su loca carrera por integrarse al espacio cibernético, las editoriales han ingresado a un medio nuevo, atestado de elementos que desconocen, técnicas aún por refinar y políticas no resueltas. En momentos en que diarios y revistas gastan más de US$100 millones al año en sus ediciones electrónicas, los observadores se preguntan cuándo llegarán _si es que llegan_ los beneficios generados por la idea.

Algunos editores admiten que ni siquiera saben cuánto gastan porque el personal y los recursos son prestados de otras partes. Lo que vemos es que perdemos dinero y que eso se prolongará bastante tiempo , comenta Bob Ingle, vicepresidente de nuevos medios de Knight-Ridder Inc.

Muchas publicaciones han reducido su personal en años recientes, a medida que disminuía la publicidad y subían los costos de producción. Ahora deben volver a crecer para poder sacar su versión on-line. Los Angeles Times, de Times-Mirror Co., reunió a 30 reporteros y editores para su edición electrónica, mientras que USA Today, de Gannett Co., montó un equipo de 39 personas. En total, son centenares de periodistas digitales los que se dedican a preparar y enviar diarios y revistas por la supercarretera de la información.

Y cómo van a ganar dinero? La publicidad parece ser la clave, al igual que con los medios impresos. No creo que mis suscriptores on-line vayan a pagar demasiado por recibir información que es accesible a bajo costo , afirma James Cutie, presidente de Information Services Group, de New York Times Co. Sin embargo, hasta ahora son pocos los anunciantes que han optado por las publicaciones electrónicas y la mayoría de los esfuerzos en tal sentido son algo débiles.

Más allá de las nebulosas perspectivas financieras, la publicación electrónica podría perjudicar a la versión impresa, que deberá pagar la cuenta durante muchos años. La distribución instantánea recuerda constantemente a los lectores lo anticuado que resultan el diario o la revista tradicionales. Las publicaciones on-line también corren el riesgo de enfurecer a los anunciantes si las versiones electrónicas acaban por llevarse a los lectores de mayores ingresos, que son precisamente los que suelen tener una computadora personal.

Algunos expertos creen que la presencia on-line representa el mayor cambio en la industria desde el invento de la linotipia en el siglo XV. Afirman que alterará la naturaleza misma del medio de maneras que aún no se alcanzan a comprender del todo. Si se piensa que muchos diarios on-line se actualizaran durante el día, se corre el riesgo de que terminen por parecerse a la radio que transmite todo el día, donde lo inmediato prima sobre la profundidad y el contexto de la noticia. Además, como las ediciones electrónicas pueden ofrecer noticias escogidas según los intereses del cliente, los lectores podrían dedicarse a escoger solamente lo que les interesa, con lo cual podría producirse, según algunos, una disminución del llamado debate público.

Queda claro que en estos momentos, estamos en la etapa pionera de esta exploración , comenta Richard Smith, editor jefe de Newsweek, que pertenece a Washington Post Co. La pregunta a largo plazo es si es un negocio bueno o fantástico .

O si hay negocio, punto. Los escépticos recuerdan el desastre del videotexto hace 10 años, cuando los diarios enviaban informes noticiosos a las pantallas de televisión de los consumidores o a terminales especiales. A menos que los diarios y revistas creen un medio nuevo e híbrido, algunos creen que ese desastre podría repetirse. Estamos cometiendo algunos de los mismos errores , comenta Roger Fidler, que ayudó a lanzar el sistema de videotexto Viewtron de Knight-Ridder. La empresa desactivó el sistema en 1986 después de perder US$50 millones.

Sin otra opción Impulsados por el temor a quedar obsoletos _y también atosigados por el costo del servicio postal y del papel, que se ha ido al cielo_ es posible que a las editoriales no les quede otra opción que unirse a la tendencia electrónica. Las encuestas muestran que más del 70% de los estadounidenses menores de 30 años no leen diarios. Es posible que los jóvenes de la generación de los juegos Nintendo, al llegar a la madurez, consideren que esto de leer información impresa en hojas de papel es algo tan arcaico como escuchar discos de vinilo. Por su parte, los gigantes de los medios noticiosos se preocupan de que los servicios on-line como Prodigy y CompuServe podrían quitarles los lectores más instruidos y de buenos sueldos que tanto buscan los publicistas.

Se come uno a sus propios hijos, o deja que otros lo hagan? pregunta Neil Budde, que colabora en el desarrollo de la edición electrónica Dow Jones & Co. en la Internet, The Wall Street Journal Interactive Edition, que será una realidad este año. Me gusta pensar que conseguiremos lectores nuevos .

Esta ansiedad por buscar una posición en el espacio cibernético también genera controversia. En el diario Mercury News, de Knight-Ridder, el personal reaccionó mal al hecho que la empresa aportaba grandes sumas de dinero a la edición electrónica pero se negaba a llenar las vacantes en la sala de prensa. En otras partes, los editores se quejan de las horas adicionales de trabajo que significa producir una versión electrónica, y sobre todo la tarea de revisar todos los comentarios que mandan los lectores mediente correo electrónico.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.