EL MONASTERIO:

EL MONASTERIO:

10 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Para darle un aire más angelical, pulcro e inocente al Concejo de Cali, han colocado en los pasillos y en los salones bancas de iglesia que le hacen juego a la campanita con que invitan a los concejales a confesar sus pecados en comisiones y plenarias y al reloj de péndulo que como el de las catedrales funciona y se le oyen campanadas cada que hay un temblor. Además el portabiblias de Mejía, los módulos tipo confesionario, las coronas en las cabezas de varios concejales y la lloradera por diezmos para las diferentes secretarías, van a obligar a todo el que entre al sagrado recinto a llevar camándula. Amén.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.