LA IGLESIA PONE EL GRITO EN EL CIELO

LA IGLESIA PONE EL GRITO EN EL CIELO

El viernes 22 de marzo, en la inauguración del Festival Iberoamericano de Teatro, se encontraron el presidente Samper y monseñor Pedro Rubiano, presidente de la Conferencia Episcopal.

07 de abril 1996 , 12:00 a.m.

Qué hubo del elefante? , le preguntó Samper en tono jocoso. Y Rubiano, con buen sentido del humor, le respondió que si aún no lo había visto.

El asunto pareció quedarse en la anécdota, pero una semana después, el Domingo de Ramos, la Iglesia insistió con vehemencia en el tamaño del elefante.

El que más duro habló fue monseñor Darío Castrillón, arzobispo de Bucaramanga, quien dijo que el Congreso era una vergenza.

A Castrillón se sumó monseñor José de Jesús Pimiento, el arzobispo de Manizales. Algunos de los dirigentes políticos colombianos -dijo- han pecado por acciones indebidas, otros por cobardía para decir las cosas y otros por omisión .

En Bogotá, en Ciudad Bolívar, monseñor Pedro Rubiano aprovechó una de las paradas del vía crucis para sacar a flote el Proceso 8.000.

Rubiano habló de Judas, el traidor que vendió a Jesucristo; dijo que Pedro era el símbolo de la debilidad, pues no fue capaz de sostener su promesa de no negar a Jesús; y era inevitable que hablara de Pilatos, el mismo que se lavó las manos.

Después del pasaje bíblico invitó a los políticos involucrados en el 8.000 para que pensaran con cuál de los personajes se identificaban.

Más dura En un mismo día, y precisamente en uno de esos donde más se congregan feligreses, ya era demasiado. Los tonos vehementes de Castrillón y Pimiento y el más moderado de Rubiano apuntaron a cuestionar severamente a la clase política y dejaron en claro que la posición de la Iglesia frente al Ejecutivo y al Legislativo se endureció, tanto que ni siquiera la llegada de la Semana Santa sirvió de tregua para ignorar la crisis.

La reacción no se hizo esperar. Uno de los que la encabezó fue el presidente del Senado, Julio César Guerra Tulena, quien dijo que Castrillón se fue de bruces y se le alargó demasiado la lengua, y se convirtió en una lengua de fuego . Acto seguido le pidió respeto por el Congreso.

El cruce de palabras no se quedó ahí. Castrillón, que se ha caracterizado por decir lo que piensa sin pelos en la lengua, le soltó a Guerra: No voy a ser un perro mudo. Seguiremos opinando. No importa de qué partido seamos ni en qué coyuntura estemos, pero no podemos aceptar que con el dinero del crimen se obtenga el poder .

Desde finales de la campaña de Samper, las relaciones con Castrillón no han sido las mejores. Muchos recuerdan en Bucaramanga cómo el obispo pidió a los liberales católicos que no votaran por Samper, sino que lo hicieran en blanco, pues el candidato había hecho convenios con los movimientos cristianos.

Este obispo es de los que no tiene inconvenientes a la hora de casar peleas con los políticos cuando van en contravía de sus principios.

Por eso es que, en el fondo, las reacciones de algunos se dejaron ver como resultado de la crudeza de Castrillón.

Rodrigo Rivera, el presidente de la Cámara, le recordó que en tiempos de Carlos Lehder, había recibido narcolimosnas. El obispo no tardó en responderle que lo demandaría.

El miércoles, Samper, que había permanecido al margen, les dijo a los obispos que no era el momento de echar más leña a la hoguera. Parecía que la polémica llegaba a su punto final, pues venían los días santos y tal vez en las homilías el tono bajaría.

Pero el jueves, Castrillón soltó un verdadero baculazo. Pidió la renuncia de Samper. Compatriota querido -le dijo-, tú sabes que recibiste, sabes quién te lo entregó. Si eso es así, por qué no te retiras dignamente? En las homilías del viernes, los demás obispos tocaron el tema muy de lado.

Cruzada moral La cruzada moral de la Iglesia empezó a gestarse a mediados de febrero cuando se celebró la Asamblea Extraordinaria de Obispos.

Esto está tan demorado, tan enredado, que francamente el país ya no resiste más. Estamos hasta aquí del Proceso 8.000. Necesitamos una respuesta , fue lo que dijo monseñor Rubiano.

Y remató con una de las metáforas más comentadas de los últimos días: Si a uno le meten un elefante a la casa, tiene que verlo . Comenzaba el distanciamiento entre la Iglesia y el Gobierno.

Pero lo que realmente se ha notado desde que la crisis empezó a crecer hasta llegar al tamaño de un elefante, es que la Iglesia ha venido ganando el terreno que perdió años atrás con la entrada de otras religiones.

En lo que va del año, la Iglesia lidera la Comisión de Conciliación Nacional (CCN), la cual busca que el Gobierno y la guerrilla se sienten a dialogar, cuando muy pocos le apuestan a la paz .

Por ejemplo, en Costa Rica, la CCN se reunió con delegados de las Farc, y en Colombia hubo contactos con Francisco Caraballo y Francisco Galán , detenidos en la cárcel de Itagí.

La Iglesia también se lanzó con la expedición del vía crucis por la Colombia violenta y olvidada. Que no es otra cosa que ir y reconocer su territorio, como cuando un finquero llega a sus predios y les pone cerca.

Y, finalmente, lo que se convirtió en polémica: que desde los púlpitos se haya pedido sin ambages que se haga justicia lo más rápido posible para disipar dudas y mentiras, y que desde los púlpitos haya habido señalamientos, y solicitudes de renuncia.

A mitad de semana, monseñor Rubiano pensó en reunir a los periodistas y hablarles de temas diferentes al traqueado 8.000. Sin embargo, los ataques de políticos a Castrillón lo sacaron del libreto.

Entonces, no solo terminó respaldando al Arzobispo de Bucaramanga, sino que sostuvo que el juicio le daba risa a la gente y se había convertido en otro festival de teatro.

La Iglesia, como los gremios económicos, pide una salida rápida. O de lo contrario, aprovechando la crisis y su liderazgo frente a los problemas del país, monseñor Rubiano le seguirá preguntando a Samper cada vez que lo encuentre si ya vio el elefante.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.