Secciones
Síguenos en:
PARTICIPEMOS TODOS EN LA RESURRECCIÓN DE COLOMBIA

PARTICIPEMOS TODOS EN LA RESURRECCIÓN DE COLOMBIA

Con un mensaje de esperanza y una oración para que todos los colombianos tengan fe en el futuro del país, culminó ayer la celebración de la Semana Santa.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
08 de abril 1996 , 12:00 a. m.

Fue una Semana Santa muy diferente a la de años anteriores, no solo por la situación crítica que vive el país, sino por los nuevos actos que acompañaron esta celebración, como el vía Crucis nacional, y la unión con el Festival de Teatro, en algunas jornadas, y por la respuesta de la comunidad que se hizo presente, en multitud, en cada acto.

Dentro de las oraciones y las homilías, los prelados defendieron su derecho a opinar y a velar porque en Colombia reine la verdad y la paz.

Sus pedidos son claros: que quienes van a juzgar al presiente Samper estén libres de toda culpa, es decir que aquellos congresistas que están vinculados o han recibido dineros del narcotráfico se retiren del proceso ; que el Presidente asuma una posición digna, par algunos un retiro digno y a tiempo ; que la guerrilla deponga sus armas y cese la violencia y acabe esta guerra que solo deja víctimas inocentes, que se abran caminos al diálogo y que los colombianos, todos, sin excepción, participen en este propósito, ya que la paz es de todos, no de unos pocos.

Vía crucis nacional Por primera vez se realizó un Vía crucis nacional que recorrió diferentes regiones del país y en donde hubo oportunidad de tocar temas de interés social como la violencia urbana, la crisis cafetera, la desintegración familiar, Una cruz de plata recorrió todos estos sectores. A su paso los feligreses salieron a rezar y elevar plegarias por la paz de Colombia, porque cese la violencia, haya perdón, amor y reconciliación.

Esta Cruz quedará sembrada en Ciudad Bolívar como una muestra de esperanza y de fe en Colombia.

El otro nuevo ingrediente de la Semana Santa fue la unión con el Festival de Teatro, la unión de lo humano con lo divino, como lo dijeran en su momento monseñor Pedro Rubiano, presidente de la Conferencia Episcopal y Fanny Micky, directora del Festival.

El sábado en la noche, en un acto solemne, pero también colorido, artístico, folklórico y lleno de optimismo y de esperanza, miles de personas se reunieron en la Plaza de Bolívar para levantar sus voces y pedir por una nueva Colombia.

Se cumplía esa noche la décima quinta estación del Vía crucis nacional. Y allí, en el atrio de La Catedral y sobre la Plaza de Bolívar, se realizó un acto sin precedentes, acompañado por la Orquesta Sinfónica de Colombia y por las voces esperanzadas de la multitud.

Los actores Julio Medina, Margalida Castro, Vicky Hernández y Elios Fernández fueron los encargados de leer algunos pasajes bíblicos y de recordar el drama de algunos colombianos, hermanos nuestros.

En Medellín, miles de jóvenes de las comunas quieren reafirmar su existencia. Ellos como Jesucristo, en la cruz, son abandonados, juzgados criminales y asesinados. No más muerte a los jóvenes...! No más violencia. No! En Santafé de Antioquia, Caldas, Manizales, Armenia, Pereira, Ibagué, Guaduas, Armero... nos reunimos en un profundo abrazo con los campesinos, víctimas de la violencia y de la pobreza .

También se dio una voz de aliento a los pobres de Colombia, a los comuneros, los recicladores y a quienes llegaron acompañando y cargando la Cruz.

Y en esta noche dichosa, llena de luz y esperanza, como decían los actores en voz fuerte y firme, los colombianos también escucharon el mensaje de monseñor Pedro Rubiano quien recordó que nos unen valores fundamentales como el derecho a la vida y a la dignidad, la libertad, el ansia de justicia, la solidaridad, la fe en Dios, la confianza en el otro, el amor a Colombia.

En medio de tantas noticias de dolor proclamamos la buena noticia: Jesús ha resucitado, resucitemos nosotros también. Dejemos atrás violencia y muerte, secuestros y desapariciones, injusticia y mentira, egoísmo y odio. Despojémonos del hombre viejo, soberbio, prepotente. Liberémonos de las idolatrías del dinero, del placer y del poder, porque solo Dios es adorable.

Celebremos la pascua no con la levadura de la corrupción y de la maldad, sino con el pan bueno de la sinceridad y la verdad .

Señor haz de cada colombiano, de cada uno de nosotros un instrumento de tu paz. No más guerra, no más sangre, no más muerte. Sin temor rechacemos el narcotráfico que no deja sino muerte y corrupción, superemos la crisis trabajando unidos para que los principios del Evangelio transformen nuestro modo de pensar y de obrar.

Esta luz que iluminó la Plaza de Bolívar, también acompañó muchas otras procesiones en barrios y parroquias. Con sirios en la manos, los feligreses acompañaron la celebración de la Vigilia Pascual.

Domingo de Pascua Aunque los actos estuvieron un poco menos concurridos, ayer domingo de Pascua se realizaron sermones y procesiones con el Señor Resucitado.

Mientras por la carrera cuarta marchaba la procesión hacia el barrio Egipto, por la carrera séptima avanzaba otra procesión hacia La Catedral Primada. Así mismo, en muchos lugares de la ciudad se realizaron actos solemnes para despedir la Semana Santa y pedir, una vez más, por la paz para Colombia.

En La Catedral, los fieles recibieron al Señor Resucitado con un fuerte aplauso, el mismo que repitieron cuando monseñor Pedro Rubiano -quien presidía la Eucaristía, acabó su homilía y los invitó a renovar sus corazones y a aportar un granito de arena para alcanzar una Colombia mejor.

Cristo resucitó. Aleluya. Felices Pascuas para todos. Vivamos cumpliendo nuestros deberes, recuperemos los valores, los fundamentos morales que tanto necesitamos , dijo el prelado, en su último mensaje de Semana Santa. Recordó que ser cristiano no es simplemente participar en una celebración anual. Tenemos el compromiso de llevar la fe a la vida privada y pública .

También invitó a alimentar la fe cristiana cada domingo y a reconstruir un país, este país que queremos limpio de corrupción y de injusticia. Todos debemos participar en la resurrección de nuestra patria .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.