Secciones
Síguenos en:
DESDE EL LÁPIZ LABIAL AL CHAMPÚ, LA VACA ESTÁ EN TODAS PARTES

DESDE EL LÁPIZ LABIAL AL CHAMPÚ, LA VACA ESTÁ EN TODAS PARTES

El temor provocado por la enfermedad de las vacas locas en Gran Bretaña ha causado muchos dolores de cabeza entre los consumidores y manufactureros, ya que los productos derivados del ganado se usan de maneras que la gente ni siquiera sospecha. (VER INFOGRAFIA)

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
04 de abril 1996 , 12:00 a. m.

En algunas ocasiones, la grasa del ganado se usa para darle sabor a las galletas y a los bocaditos salados y para hacer que los lápices labiales se deslicen con suavidad sobre la boca. Las proteínas del ganado son un ingrediente del champú. El colágeno, que se extrae de la capa interna de la piel del animal se usa para producir un bálsamo para las heridas y otros usos cosméticos. La gelatina, producto derivado de la piel y los huesos, se encuentra en comestibles como helados y golosinas, así como ciertos tipos de medicamentos.

Cuando la Unión Europea (UE) aprobó esta semana la prohibición de importar carne de vacuno británica, ante temores de que pudiera causar una rara enfermedad cerebral en los humanos, la decisión no sólo prohibió el bistec y la carne molida, sino que también incluyó a todos los productos derivados del ganado vacuno. En Estados Unidos se venden desde hace años comestibles y cosméticos fabricados con productos derivados del ganado de Gran Bretaña. Aunque Washington no ha prohibido la venta de estos productos, recomienda no usarlos.

No hay pruebas No hay pruebas científicas que demuestren que la enfermedad de las vacas locas pueda propagarse a los humanos mediante el lápiz labial o las golosinas. De hecho, la rara y mortal enfermedad que afecta a los humanos, llamada Creutzfeldt-Jakob, no se ha vinculado de manera definitiva con la encefalopatía espongiforme bovina (EEB), nombre científico del mal que afecta a los vacunos británicos. Pero el mes pasado el gobierno de ese país por fin reconoció la posibilidad de algún vínculo.

Tesco PLC, cadena de supermercados del Reino Unido, prometió que de ahora en adelante indicará en las etiquetas de todos sus productos si contienen gelatina, grasa u otros productos derivados del ganado, y que también dará a conocer la procedencia de la carne. Pero el proceso ha sido tedioso y exige mucho tiempo. Por ejemplo, la cadena aún no ha podido determinar todos los ingredientes en la comida para bebés.

Entre tanto, los fabricantes de cosméticos intentan detener cualquier publicidad negativa. La Asociación Europea de Cosméticos, Artículos de Tocador y Perfumería se reunió a finales de la semana pasada con funcionarios de la UE para asegurarles que sus miembros no están usando productos derivados de órganos bovinos que podrían transmitir la enfermedad de las vacas locas: el cerebro, los ojos y el sistema nervioso central.

Parte de la preocupación de los consumidores radica en que el mal de Creutzfeldt-Jakob, tras contraerse, puede demorar hasta 10 años en manifestar síntomas. Antes de 1990, los empleados de los mataderos simplemente reunían todo lo que quedaba de los restos de las vacas y lo cocinaban hasta obtener una especie de grasa sebosa. Es un poco como cocinar manteca , indica Alan Sadler, del gremio de empleados de mataderos del Reino Unido.

Los mataderos ahora tienen que incinerar y enterrar el cerebro, la columna vertebral, el bazo y otros órganos sospechosos.

La gelatina que se usa en productos cosméticos y medicamentos ahora se somete a un proceso más estricto, según Roger Jones, director de investigación y desarrollo de Croda Colloids, filial de Croda International PLC, principal productor de gelatina del Reino Unido. Los huesos se limpian, se sumergen en ácido varios días, se hierven durante varias horas y después se esterilizan a 140 grados centígrados. La prohibición de importar carne de vacuno británica ha sido un inconveniente , señala Jones, porque significa que Croda tiene que separar su gelatina del Reino Unido de la gelatina de EE.UU. y limitar el uso de la del Reino Unido para fabricar película fotográfica.

Cuestión de imagen El temor es que la imagen de la gelatina sufrirá y no hay ninguna justificación para ello , dice Jones.

La Dirección de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) tiende a concordar. En 1994 informó que no se oponía al uso de productos derivados del ganado provenientes de Inglaterra para la producción de gelatina de calidad farmacéutica. Sin embargo, la FDA pidió a los fabricantes de cosméticos y suplementos dietéticos que dejaran de usar productos a base del cerebro, bazo, placenta y otros órganos sospechosos si estos provenían de países con la enfermedad bovina.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.