Secciones
Síguenos en:
EL SECUESTRO

EL SECUESTRO

De vez en cuando, especialmente si se produce el secuestro de algún notable como es el caso de Juan Carlos Gaviria, el Estado se pone las pilas y enfrenta a los secuestradores como debe ser.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
09 de abril 1996 , 12:00 a. m.

Desafortunadamente, tal esfuerzo es la excepción y no la regla; de ahí que en Colombia el secuestro siga creciendo sin freno alguno.

La realidad hoy en día es que el Estado no tiene una verdadera política contra este delito, y la actuación de las entidades que deben combatirlo es más producto de esfuerzos individuales que de una acción coordinada con objetivos claros y resultados medibles.

Así, la creación de la oficina del zar antisecuestro se limita al nombramiento de una persona que, a pesar de los esfuerzos que realice, no puede mejorar una situación que hace rato se salió de las manos.

Igualmente, la promulgación de unos decretos o unas leyes para nada contribuyen a la solución del problema, pues son letra muerta ya que las instituciones encargadas de hacerlos efectivos no tienen ni la voluntad ni los medios de traducirlos en casos concretos.

De hecho, hoy las bandas de secuestradores en especial la guerrilla que tiene a su haber la mitad de los secuestros del país se pasean tranquilamente por campos y ciudades pues la ley con una impunidad del 97 por ciento perdió todo efecto disuasivo.

Los innumerables esfuerzos de la Fundación País Libre por buscar la creación de una política integral contra este horrendo crimen, chocan con la falta de voluntad política de un Estado que pretende acabar una industria de más de 150 mil millones de pesos al año, con lo que solo puede calificarse como chichiguas .

De ahí que mientras los secuestradores se modernizan y utilizan las últimas tecnologías en su macabro negocio incluyendo celulares para la negociación los organismos de seguridad se ven maniatados por la falta de presupuesto para comprar equipos de interceptación y ubicación de radios o teléfonos.

Da vergenza ver el estado de los Unases, ahora llamados Gaulas como si el problema fuera el nombre. Sin líneas telefónicas o binas para interceptar teléfonos, a veces tienen que recurrir a pedir plata para gasolina o solicitarr carros prestados a los familiares de las víctimas porque no tienen cómo movilizarse.

Hay una excepción: la Policía. Gracias a la actitud comprometida del general Serrano de nuevo volvemos al esfuerzo de individuos los Unases de la Policía están siendo dotados de los mejores oficiales y equipos que la poca plata disponible del presupuesto de la propia institución permite.

Claro, aún se está lejos de poseer lo necesario pues el fenómeno se ha desbordado, los recursos que utilizan son aún muy limitados y el personal tiene es que apagar incendios porque se carece de capacidad para atacar de raíz el problema. De ahí que el gran esfuerzo de la Policía se vea apenas como un grano de arena en la playa.

Ojalá el secuestro de Juan Carlos Gaviria lleve al Estado a sentarse a pensar en el diseño de una estrategia nacional contra este crimen. Con inteligencia, no militar, sino la que tenemos entre los parietales es mucho lo que se puede hacer para combatir este delito.

Pero se necesita una verdadera voluntad nacional, así como de grandes cantidades de plata y de mecanismos efectivos que permitan seguir los dineros producto del secuestro y llegar a los cabecillas de esta delincuencia organizada.

Además de lo anterior, hay otro elemento que hace falta y que no se ve por ningún lado dentro de nuestro panorama político: liderazgo y pantalones. Por eso las miles de familias que pasan por el drama que hoy vive el ex presidente César Gaviria deberán resignarse a enfrentar solas esta tragedia nacional que ni siquiera los griegos se habrían imaginado que pudiera ser realidad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.