GREENSPAN, POR AHORA, SE HACE EL SORDO

GREENSPAN, POR AHORA, SE HACE EL SORDO

A medida que los precios de las acciones llegan a nuevos niveles máximos, un pensamiento preocupante viene a la mente de los inversores: qué le sucedería a la bolsa si la Reserva Federal decidiera salir al rescate del dólar mediante el aumento de las tasas de interés?

24 de abril 1995 , 12:00 a.m.

No cabe duda que muy pocos analistas esperan tal medida. La Fed se mantiene ocupada en los problemas nacionales y la debilidad del dólar no parece ser una de sus preocupaciones. Pero fuera de los muros de la Fed, la presión aumenta.

La semana pasada, altos funcionarios europeos y japoneses se quejaron nuevamente de la mala salud del dólar. Incluso el canciller alemán Helmut Kohl criticó con fuerza la política monetaria de Washington. La mayoría de estos funcionarios gubernamentales quieren que EE.UU. aumente sus tasas de interés para proteger el dólar, y mañana se harán escuchar en la reunión del Grupo de los Siete (G-7), que agrupa a las principales economías del mundo: EE.UU., Japón, Gran Bretaña, Alemania, Francia, Italia y Canadá.

Si la Fed no toma medidas para defender el dólar mediante un alza de las tasas de interés, eso sería una sorpresa desagradable para el mercado bursátil , dice Walter C. Revis, estratega de mercado de Principal Financial Securities Corp., de Chicago.

En estos momentos, la información económica parece indicar que no hay necesidad de restringir la oferta monetaria, pero es algo más al azar de lo que piensa el mercado , agregó. Revis señala que el presidente de la Fed, Alan Greenspan, realmente no ha indicado cuán seria él piensa que es la situación del dólar , añade.

Atmósfera política De hecho, la complacencia que reina en el mercado bursátil sobre el nivel actual de las tasas de interés se hace eco de la misma calma que precedió al aumento de tasas de la Fed en febrero de 1994. Ese aumento provocó una brusca caída de los precios de las acciones y el Promedio Industrial Dow Jones perdió casi un 10% en los tres meses siguientes, antes de recuperarse.

Sin embargo, la actual atmósfera política complica cualquier medida de la Fed. La reelección del presidente Clinton podría depender de que la economía siga expandiéndose hasta 1996, y un aumento de las tasas a corto plazo significaría un peso adicional sobre la ya lenta expansión económica.

Más aún, el término de Greenspan en la presidencia de la Fed concluye a finales de este año y se ha informado que ha expresado interés en permanecer en el puesto otro período. Aunque la Fed se considera un ente apolítico, la mayoría de los observadores creen que Greenspan no desearía molestar al presidente Clinton con una repentina alza de las tasas para salvar al dólar, si eso significa una recesión.

Para que la Fed cambie el tono de los mercados monetarios, necesitaría restringir el suministro de dinero a un grado que llevase a los inversores a pensar que tenemos tanto interés en defender el dólar que estamos dispuestos a hacer frente a una posible recesión , dijo James Griffin, economista jefe de Aeltus Investment Management, de Hartford, Connecticut.

Ante esa opción, creo que hay relativamente pocas probabilidades de que la Fed aumente las tasas de interés en momentos que la economía pierde vapor, a menos que se produzca una crisis más seria , añade.

Grado de locura Y si el dólar sigue bajando, en especial contra el yen, podría surgir una crisis interesante. Según algunos economistas, si el dólar baja a 70 por yen, aproximadamente un 14% más, el Producto Interno Bruto japonés podría igualar al PIB estadounidense en términos de dólares.

Esa es sólo una señal del grado de locura que se ha apoderado de los mercados de divisas , dice David Hale, economista de Kemper Financial Services de Chicago. Y creo que una vez que lleguemos a ese nivel, eso podría llevar a que EE.UU. reconsidere su política monetaria , explicó.

Hale recuerda la reacción cuando la capitalización del mercado bursátil de Tokio sobrepasó a la capitalización de la Bolsa de Nueva York en 1990. Eso provocó una intensa reacción aquí en EE.UU.] y creo que si la economía japonesa de repente creciera en términos de dólares, eso provocaría una gran reacción , dice.

Aunque la mayoría de los gestores de dinero dice que es poco probable que la Fed aumente las tasas de interés en defensa del dólar a corto plazo, algunos creen que es probable que tal medida podría producirse más adelante este año.

La próxima reunión del Comité de Mercados Abiertos, máximo organismo de la Fed encargado de fijar la política monetaria, será el 23 de mayo.

Es casi imposible que lo hagan en el segundo trimestre, pero creo que avanzarán en esa dirección en el tercero o cuatro trimestre , dice Kenneth Woods, gestor de fondos de Asset Preservation en Atlanta. Esa medida ayudaría al dólar, pero no creo que les agrade a los mercados de bonos ni de acciones , expresó.

Grandes empresas Si la Fed se sienta a mirar la situación y dolar sigue en picada, Woods espera que las grandes compañías con fuerte presencia fuera de EE.UU. sigan beneficiándose. Esas empresas, como Coca-Cola, International Business Machines, Procter & Gamble y Carterpillar, todas elementos del Promedio Industrial Dow Jones, han obtenido buenos resultados en los últimos meses, lo que ha ayudado a llevar al promedio a niveles récord.

A las acciones de estas grandes empresas les va de maravillas, y parte de eso se debe a su exposición fuera de Estados Unidos , dice Wood. Pero, a la misma vez, esas acciones se están valorando un tanto en exceso, y si se piensa en lo que podría suceder con las tasas de interés, es un tanto preocupante , añadió.

Unos cuantos estrategas alegan que un aumento de las tasas ni siquiera debería considerarse parte de una defensa del dólar. Señalan que el billete verde ha caído en picada durante los últimos 12 meses a pesar de siete alzas de las tasas de interés y sugieren que los inversores sencillamente se aprovechan de las empresas que se benefician de un dólar débil.

Thomas McManus, estratega de mercado de Morgan Stanley en Nueva York, señala que IBM, al informar de ganancias extraordinariamente fuertes la semana pasada, dijo que más del 30% de éstas se debieron a la debilidad del dólar.

McManus cree que esta debilidad seguirá ayudando a las multinacionales que tengan una exposición importante a las exportaciones.

Sus investigaciones muestran que 100 grandes compañías manejan el 90% de las exportaciones estadounidenses.

El mercado bursátil, liderado por estas grandes empresas, está al alza sobre la base de la debilidad del dólar, algo que se prolonga desde hace casi un año , dice McManus. Si se presta atención a las empresas más destacadas durante el último año: las grandes petroleras, firmas de tecnología y exportadores de productos de consumo, todas han tenido excelentes resultados y eso se debe, en lo fundamental, a la debilidad del dólar , lo que hace sus exportaciones más competitivas.(Ver gráfica evolución diaria del Promedio Industrial Dow Jones de enero a abril de 1994)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.