HACE 100 AÑOS MURIÓ JORGE ISAACS

HACE 100 AÑOS MURIÓ JORGE ISAACS

En los primeros meses de 1895 la salud de Jorge Isaacs se encontraba minada por constantes fiebres palúdicas. Cada día se acercaba la hora en que debía rendir cuentas de sus actos humanos a Dios. El escritor llamó al sacerdote Jesús María Restrepo para que lo confesara y le administrara los santos óleos.

19 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Fue párroco de la Iglesia de Ibagué de 1894 a 1896. Al recibir la comunión brotaron de sus labios estas palabras que corroboran su fe en Cristo: Sí creo en él y en su divinidad. Soy de su raza y confío en su misericordia divina . Muchos de sus contemporáneos habían puesto en duda sus creencias católicas. Más tarde sus restos fueron trasladados al cementerio de Medellín. El poeta falleció en Ibagué el 17 de abril de 1895.

El gobierno colombiano presidió en aquella época Miguel Antonio Caro ignoro su fallecimiento. Las rencillas políticas no permitieron un reconocimiento en esos años a su labor literaria que fue admirada mundialmente por la inmortal novela que había compuesto titulada María . En el album familiar de un amigo escribió Isaacs en el año de 1894: Fría y larga noche de invierno es la vejez. Los infortunios de la patria me han entristecido. Afortunados los que pueden reir.

Jorge Isaacs estuvo vinculado a Ibagué en el ocaso de su vida. Una profunda melancolía acompañó en los últimos años de su existencia al escritor. Las minas auríferas del Tolima no reportaron el éxito que aspiraba tener en su explotación. En varias cartas se quejaba de los reducidos ingresos monetarios que tenía para el sustento de su familia. Algunos amigos políticos lo habían abandonado. Su confidente, el costumbrista Juan de Dios Restrepo había muerto en noviembre de 1894.

Al cumplir los cien años de su fallecimiento, los tolimenses honramos al poeta que dio fama al país, a la literatura americana. Nos sentimos orgullosos porque escogió como albergue en sus últimos años a la ciudad de Ibagué que le sirvió de inspiración para componer algunas poesías de singular belleza en la literatura colombiana. En uno de sus comentarios alabó al río Combeima que atraviesa nuestra ciudad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.