INVERTIR O GUARDAR, ÉSA ES LA CUESTIÓN

INVERTIR O GUARDAR, ÉSA ES LA CUESTIÓN

Hubo una época en que el dinero contante y sonante era el rey. Hoy es un comodín.

21 de abril 1995 , 12:00 a.m.

A raíz de la oferta hostil de Kirk Kerkorian por US$20.000 millones para la adquisición de Chrysler _para cuya financiación se echaría mano a parte de las reservas de US$7.300 millones de la compañía_ el espinoso tema del dinero en efectivo y que hacer con él ha vuelto a generar un debate que recuerda la controversia de los precipitados años 80.

Chrysler dice que necesita el efectivo para sobrevivir durante la próxima baja económica. Kerkorian sostiene que la compañía debería entregar más dinero a sus accionistas mediante dividendos o recompras de acciones.

Si bien estas normas se aplican a las compañías que se cotizan en bolsa y que cuentan con grandes reservas en efectivo, este destacado caso ha generado tensiones en otras empresas estadounidenses. Los ejecutivos que desean ahorrar las reservas tienen que vérselas con los inversores, que los consideran demasiado precavidos. Los accionistas preferirían ver más dinero en sus bolsillos o en empresas conjuntas, como adquisiciones, que tienen el potencial de lograr mejores ganancias que los rendimientos de los mercados de capital.

Charles Clough, jefe de estrategia para Merrill Lynch & Co. señala que las compañías sencillamente producen más efectivo del que pueden invertir en sus negocios, y necesitan saber qué hacer con él. Veremos cómo una mayor cantidad de accionistas va a presionar a los gerentes para recibir parte de ese efectivo o para que busquen formas de utilizarlo .

Las enormes riquezas empresariales reflejan la constante expansión económica de Estados Unidos, que ahora inicia su quinto año. Las arcas de las compañías, que en otra época sufrieron las angustias de la deuda de los años 80 y de la recesión de 1990-91, ahora revientan por las costuras.

Esto ocurre particularmente en las industrias cíclicas, como las de automóviles, papel, productos químicos, aerolíneas e incluso los bancos y las firmas de valores.

Accionistas enérgicos Clough cita el reciente anuncio del inversor Michael Price de adquirir una participación del 6,1% en Chase Manhattan Corp. y advierte que si los ejecutivos empresariales no usan ese efectivo en forma eficiente, entonces los accionistas se pondrán más enérgicos, como hemos visto ahora .

Price ha indicado que no descarta una ruptura de Chase si no se le da mayor valor a los accionistas como él.

Chase y otras compañías financieras le restan importancia a tal presión, pero sus decisiones parecen sugerir que el mensaje se hace escuchar. El martes, cinco empresas financieras ricas en efectivo tomaron medidas para deshacerse de parte de éste. Chase, Merrill Lynch y Mellon Bank Corp.

aumentaron sus dividendos y First Union Corp., junto a SunTrust Banks, anunciaron planes de recompra de acciones.

La semana pasada, cuando se dio a conocer la noticia de Chrysler, Ford Motor Co., Midlantic Inc,. y Dayton Hudson Co. aumentaron sus pagos trimestrales y Midlantic anunció una recompra. Los mayores dividendos enviaron el efectivo derecho a los bolsillos de los accionistas, mientras que el plan de recompra hace lo mismo de manera indirecta, ya que cada acción adquiere mayor valor al reducir el número en circulación.

Sin embargo, otras compañías han decidido sencillamente acumular el dinero. Esta acumulación cada vez mayor de capital preocupa a los banqueros inversores, que han ordenado análisis computarizados para tratar de identificar a las compañías con hojas de resultados similares a la de Chrysler.

Los banqueros usarán la información para acercarse a esas compañías con propuestas para usar su efectivo en adquisiciones, aumentos de dividendos o recompras _o se acercarán a las compañías con inclinación por las adquisiciones para presentarles programas para transformar en objetivos de compra a las empresas ricas en efectivo.

Irónicamente, esto podría significar para algunos afortunados accionistas el mejor rendimiento de todos; una oferta de adquisición provocada por una acumulación de efectivo podría hacer subir el precio de las acciones. Pero esto no es algo con lo que se pueda contar.

El banquero de inversiones Stefan Selig, de UBS Securities Inc., dice que el mercado de fusiones y adquisiciones pasa por un muy buen momento, de modo que estudiar la situación y buscar otras oportunidades parecidas a la de Chrysler es claramente lo indicado .

UBS ha identificado como compañías ricas en efectivo a Chris-Craft Industries, Weis Markets, General Dynamics Corp., Apple Computer y Ford. Selig advierte que estas empresas no son necesariamente vulnerables a una oferta de adquisición. Sostiene que Chris-Craft y Weis tienen accionistas con grandes paquetes de títulos que podrían bloquear cualquier medida, mientras que General Dynamics tiene dos importantes accionistas que probablemente podrían impedir medidas similares. Por otra parte, Ford es un pez demasiado grande para la mayoría de los posibles compradores. Pero Selig indica que desde hace mucho se rumora que Apple podría ser blanco de una adquisición, y que el comprador en cuestión podría usar el efectivo de su hoja de resultados para financiar la adquisición.

Gran parte de la preocupación por el tema del efectivo proviene del poco rendimiento que ofrece. El efectivo, que se mantiene normalmente en títulos a corto plazo, sólo genera un 3% después de impuestos. Los interesados en inversiones en efectivo podrían comprar títulos a corto plazo o invertir en los mercados de capital.

Dinámica natural Existe una tensión natural entre los gestores y los accionistas a medida que se llega a este punto en que vence el ciclo económico , dice Mack Rossoff, banquero de inversiones de Dillon Read & Co. Todavía hay un buen crecimiento, pero no está claro cuánto durará . Los gestores tratarán de ser más precavidos en cómo invierten el efectivo y los accionistas estarán ansiosos por ver que se utilice en forma apropiada o querrán verlo en sus bolsillos. Esta es la dinámica que se presenta .

Durante varios años, esta considerable cantidad de efectivo pasó desapercibida. Ha habido pocas incursiones al estilo de los años 80 para adquirir compañías ricas y usar el efectivo para pagar la deuda de la adquisición. Debido a los altos precios de las acciones, muchos ejecutivos no se han preocupado de la posibilidad de convertirse en blanco de adquisiciones. Pero tras la oferta de Chrysler, el dinero ahora tiene un nuevo atractivo.

Hay un puñado de empresas] cíclicas que están o se encaminan hacia una jugosa etapa del ciclo donde cuentan con una gran reserva de efectivo y no tienen en qué gastarlo , sostiene David Kassie, jefe inversiones mundiales de Wood Gundy Inc.

Algunas de las compañías ricas en efectivo han distribuido parte de ese dinero para apaciguar a los accionistas. Por ejemplo, ITT Corp. ha adquirido hoteles, casinos y complejos deportivos y también ha recomprado más de US$1.200 millones de sus acciones.

Pero no todos aprueban estas medidas. Algunos analistas expresaron reparos ante la compra del Madison Square Garden y las acciones de ITT se tambalearon a US$77, el precio más bajo de las últimas 52 semanas. No obstante, se han recuperado desde entonces a US$103.\ (VER BOLSILLOS ABULTADOS -DIFERENTES COMPAÑAS AUTOMOTRIZ)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.