Secciones
Síguenos en:
HABRÁ LLEGADO LA HORA DE UNA BOLSA LATINOAMERICANA

HABRÁ LLEGADO LA HORA DE UNA BOLSA LATINOAMERICANA

Después de languidecer durante años, el sueño de Roberto González Peláez tiene una posibilidad de convertirse en realidad.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
10 de abril 1996 , 12:00 a. m.

El asesor financiero de Miami ha decidido que éste es el momento adecuado para crear una Bolsa Latinoamericana, una institución dedicada a negociar en dólares acciones de compañías de Centro y Sudamérica y que se rija por las normativas de la Comisión de Valores y Bolsa de EE.UU.

(SEC).

A fines de este mes, su abogado, James R. Doty, planea solicitar los permisos correspondientes a la SEC. Doty, jefe de la sección de derecho empresarial de la firma de abogados Baker & Botts, de Washington, y ex asesor legal de la SEC, dice que se podrían recibir los permisos necesarios a tiempo para inaugurar la bolsa en 1998.

Los planes iniciales contemplan abrir una oficina en Miami de 2.500 metros cuadrados, cerca de 50 agentes y corredores, incluido un presidente ejecutivo contratado de la cúpula gerencial de la Bolsa de Nueva York, y un presupuesto derivado de la venta de puestos por cantidades tan bajas como US$25.000. Se negociarían títulos de unas 200 empresas con un volumen diario de entre medio millón y un millón de acciones, y se espera que la cifra se duplique en tres años.

Aunque en América Latina operan unas dos docenas de bolsas, la mayoría son pequeñas y sólo ofrecen acciones y otros títulos de sus países.

Además, las exigencias de revelación de información financiera no son uniformes y generalmente son menos estrictas que las de las SEC. No sorprende, por tanto, que muchos inversionistas estadounidenses desconfíen de esa falta de seguridad.

González espera que una bolsa que opere sobre la base de las normativas estadounidenses atraiga a los inversionistas, y le permita recaudar los aproximadamente US$20 millones que se necesitan de capital inicial. González, de 53 años y especialista en inversiones en América Latina, ha invertido de su bolsillo más de US$100.000 en la investigación y la promoción del proyecto.

He dedicado mucho tiempo a este proyecto, analizando si una bolsa de este tipo funcionaría , dice González, ex ejecutivo de Citibank.

Espero que gente influyente (...) haga realidad esta idea .

El gobierno del Condado de Dade ha expresado su apoyo con una contribución de US$20.000 para financiar una encuesta de marketing realizada por la Facultad de Administración de Empresas de la Universidad Internacional de Florida (FIU). La encuesta determinó que el 80% de los 186 inversionistas institucionales e individuales estadounidenses encuestados apoyan la idea de una bolsa con sede en Miami. De igual manera se manifestaron el 85% de las 239 firmas latinoamericanas que se cotizan en bolsa. Las respuestas muestran que debería existir una bolsa aquí , señala Howard Wyman, rector de la facultad de Administración de Empresas de FIU.

Competir con Nueva York Por supuesto, muchas acciones latinoamericanas se cotizan en la Bolsa de Nueva York, y un vistazo a este mercado refuerza el argumento a favor de una bolsa hemisférica, dicen los partidarios del proyecto latinoamericano. En los primeros dos meses de 1996, los ADR latinoamericanos, que representan títulos que físicamente permanecen en su país de emisión, se negociaron en la Bolsa de Nueva York, a un ritmo anual récord de 3.300 millones de títulos. Esto es tres veces superior al ritmo de hace sólo tres años. Una institución especializada en estos títulos alentaría aún más a los inversionistas estadounidenses, dice Jesse Wright, especialista financiero del Fondo de Desarrollo Interamericano, con sede en Washington. Esta organización sin fines de lucro, propiedad conjunta de las tesorerías de muchos de los países de Norte y Sudamérica, _incluido Estados Unidos_ es otro inversionista potencial. Los partidarios del proyecto consideran que las compañías latinoamericanas participarían de buena gana en una bolsa de este tipo. Pertenecer a la misma aumentaría su liquidez , promovería la expansión y los convertiría en las estrellas de una institución dedicada a ellas, justo en el medio de una comunidad hispana políticamente estable y de abundantes recursos económicos , afirma Doty, el abogado. Miles de millones de dólares en divisas latinoamericanas entran a EE.UU. a través de Miami, agrega. Las compañías latinoamericanas aprovecharían la oportunidad de vender sus títulos en la ciudad a donde se dirige todo ese dinero .

Aunque no se pronostica una cola de patrocinadores en la oficina de González, algunos han expresado su interés. Si se concreta una bolsa en Miami, ocuparíamos una posición , dice Thomas Herzfeld, presidente del directorio y presidente de Herzfeld & Co., cuya familia de fondos de inversión de US$200 millones incluye una porción considerable en América Latina.

Sin embargo, no todos creen que estén dadas las condiciones para un proyecto así. Crear de cero una bolsa aquí sería imitar a la Bolsa de Nueva York , donde ya se negocian cientos de títulos latinoamericanos, sostiene Jim Whisenand, abogado de Miami especializado en negocios internacionales.

Para el secretario de Comercio de Florida, Charles Dusseau, la idea es demasiado extrema. De hecho, Dusseau propone un plan menos ambicioso para promover el corretaje de acciones latinoamericanas: una pizarra electrónica que ayude a los inversionistas a obtener información sobre las acciones latinoamericanas y facilite su negociación.

Este puerto cibernético _que exige un inversión de aproximadamente US$3 millones en equipos de computación y media docena de empleados_ sería relativamente fácil y rápido de instalar. Podría servir de paso previo al establecimiento de una bolsa completa, señala Dusseau, y tiene mayores posibilidades de éxito.

Idas y venidas La competencia ha molestado a ambos hombres. Después que Dusseau le pidió González una copia del informe de FIU, el segundo contestó que le cobraría US$190; Dusseau se negó a pagar y se quedó sin el informe. Hace tres años le presenté una propuesta y el gobierno de Florida no me ayudó en nada , se queja González. Ahora quiere estudiar mi investigación de marketing para desarrollar un concepto alternativo .

Dusseau no se disculpa, aunque dice que su plan no excluye la creación de la clase de bolsa que González imagina. La visión incluye un edificio revestido de mármol, con un piso de negociación y una galería , dice Doty. La bolsa sería un verdadero centro de negocios , donde la gente podría obtener información para sus inversiones , agrega.

La bolsa también podría hacer que numerosas firmas latinoamericanas establecieran oficinas en Miami _ al menos oficinas regionales, además de oficinas de bancos y firmas de servicios financieros_ que quieran ser parte de algo parecido a un pequeño Wall Street hispano , señala González.

Esto le suena bien a Alex Penelas, miembro electo del gobierno del Condado de Dade y abogado de Miami, quien dice que la entidad le ha ofrecido a González US$30.000 de capital inicial. Ahora , dice Penelas, es hora de que González recaude capital privado y convierta esto en realidad .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.