ULTRADERECHAS, OTRA BOMBA EN E.U.

ULTRADERECHAS, OTRA BOMBA EN E.U.

En Estados Unidos se están convenciendo de que el autor del atentado en Oklahoma City no fue otro que una célula terrorista ligada a grupos de milicias ciudadanas que hacen de las suyas en por lo menos 20 estados del país.

30 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Pero, por qué eso de milicias? Una posible razón consiste en que a las milicias armadas no les ha sonado nada bien que el Gobierno haya prohibido el porte de armas y tampoco les gusta que los impuestos se vayan por las nubes.

El listado de sus reclamos no se detiene ahí. Algunos de esos grupos han mostrado un abierto desacuerdo con la propuesta del Nuevo Orden Mundial.

Este nuevo Orden, entre otras, pretende acelerar el desarme mundial, abrir las fronteras y constituir sólidos bloques económicos.

Las milicias, por razones ideológicas, se encuentran en la misma parte del espectro político de la extrema derecha con reconocidas organizaciones radicales de supremacistas blancos, antisemitas y racistas con nombres como Aryan Nation (Nacion Ariana), Posse Comitatus, Ku Klux Klan, Patriotas Cristianos y la Orden.

Mientras el FBI continúa buscando al segundo sospechoso del ataque terrorista, poco a poco va tomando cuerpo la teoría de que el ataque en Oklahoma City fue la labor de una de las cientos de células terroristas ligada a grupos de milicias ciudadanas que operan en por lo menos 20 estados del país.

En estas dos semanas, el país entero empezó a descubrir lo que a primera vista parecían organizaciones de ciudadanos preocupados por preservar su derecho de portar armas, y descubrieron que en realidad son una amplia red de milicias armadas que se preparan para lo que consideran un inminente ataque del gobierno federal, ayudado entre otros, por las Naciones Unidas, la Comisión Trilateral, los gobiernos de Rusia, China e Israel, policías de Hong Kong, y Gurkas de Nepal, entre otros, para imponer el llamado Nuevo Orden Mundial.

Estas milicias, por razones ideológicas se encuentran en la misma parte del espectro político de la extrema derecha con reconocidas organizaciones radicales de supremacistas blancos, antisemitas y racistas con nombres como Aryan Nation (Nacion Ariana), Posse Comitatus, Ku Klux Klan, Patriotas Cristianos y la Orden.

Estos grupos fueron combatidos por el gobierno federal y hasta hace apenas unos años se creía que habían sido neutralizados.

En realidad, aunque las organizaciones en sí permanecían dormidas, sus miembros no. En este momento todos los indicios indican que el ataque terrorista en Oklahoma fue obra de una de las cientos de células derivadas de las milicias informales que pululan en el centro y centro-occidente del país, que a su vez son descendientes directas, por lo menos ideológicamente, de los mencionados grupos ultraderechistas.

Los orígenes La creación de estas células y la organización de las milicias mismas, es el resultado de un cambio de táctica de la extrema derecha, que tuvo como catalizador la confrontación de agentes del FBI que al intentar arrestar a Randy Weaver, un conocido supremacista blanco en Idaho, dieron muerte a su esposa e hijo de 13 años.

Weaver fue arrestado después de 11 días de resistir a la operación, en la que también pereció un Marshal federal. Posteriormente vendría el asalto de agentes de la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego, conocida como BATF, a la sede de los Davidianos en Waco, Texas, el 19 de abril de 1993.

Pocos meses después de los sucesos de Idaho, algunos de los antiguos líderes de las organizaciones de extrema derecha se reunieron para discutir el caso de Weaver.

Entre sus postulados ideológicos se encontraba la teoría conocida como Identidad Cristiana, que postula que los anglosajones blancos son los verdaderos descendientes de las tribus perdidas de Israel, que todos los demás son engendros de satán o gente inferior.

Para estos grupos la Constitución original es la que incluye las primeras 10 Enmiendas. Allí se consagran los derechos de los ciudadanos blancos que son soberanos orgánicos, con derechos inalienables derivados directamente de Dios.

Todos los demás, incluyendo los esclavos cuya libertad está consignada en las Enmiendas 13 y 14, derivan sus derechos, que no son inalienables, del Congreso.

Fue allí donde empezó a tomar cuerpo la idea de formar milicias ciudadanas, basada en la segunda enmienda de la Constitución que establece el derecho del pueblo a organizarse y a portar armas.

Terrorismo interno Desde entonces las milicias han proliferado en por lo menos 20 estados del país, donde se encuentran organizadas mas o menos informalmente.

Las Milicias de Michigan, uno de los grupos más importantes, fue fundada el 29 de abril de 1994. Hoy en día dice tener unos 12.000 miembros, aunque 6.000 es una cifra más probable.

El principio organizativo de las milicias se encuentra consignado en Resistencia sin Líderes, un ensayo escrito por Louis Beam, exmiembro del Klan, considerado como uno de los documentos esenciales de la extrema derecha. Allí se plantea la idea de formar células de menos de diez miembros, organizadas alrededor de principios ideológicos y autosuficientes en sí mismas, capaces de tomar acción descentralizada.

A estas alturas es muy posible que haya cientos de estas células operando en el país, cuyos miembros sólo se conocen entre sí, con sus propios códigos y medidas de seguridad y tomando sus propias decisiones y planes de acción.

Otros grupos que giran alrededor de la órbita de la extrema derecha incluyen aquellos que se oponen al control federal de tierras, especialmente en el oeste donde éstas se usan para pasturas y minería; grupos de la ultraderecha religiosa; aquellos que se oponen al aborto y quienes consideran que no deben pagar impuestos, entre otros.

Después de los sucesos de Oklahoma la sociedad estadounidense aparece ahora mucho más frágil que antes, especialmente ahora que se sabe que el terrorismo espera en cualquier esquina para atacar, y que el enemigo está adentro, no afuera, armado hasta los dientes, ya sea como pandillas callejeras en las ciudades interiores o como milicias ciudadanas en el interior del país o como individuos que deciden actuar por sus propios medios y motivos.

Una audaz comunicación Pocos grupos utilizan los nuevos métodos de comunicación tan eficientemente como la extrema derecha. Gracias en buena parte al Internet y a otras técnicas como radiofonia de onda corta, videos, y programas radiales, estas organizaciones han conseguido establecer una amplia red de comunicación a través de la cual intercambian ideas, propósitos e información.

Uno de los rumores que empezó a circular en marzo afirmaba que el gobierno federal se disponía a lanzar un ataque desde Forte Bliss, en Texas, contra grupos armados en el país, seguido por una declaración de ley marcial y la toma de poderes dictatoriales por parte del Presidente Clinton. El rumor cobró tanta fuerza que dio lugar a cartas de congresistas dirigidas a la Fiscal General Janet Reno, pidiéndole aclaraciones al respecto.

También se dice, entre otras cosas, que el gobierno sabia de antemano lo que iba a pasar, que hubo dos explosiones en vez de una, y que antes del atentado había helicópteros negros sobrevolando el sitio.

A diferencia de otros medios, los intercambios en el Internet no tienen filtro lo que da lugar a cualquier tipo de información y rumores, incluyendo la circulación de información sobre como manufacturar explosivos, la difusión de listas de correos, manuales y comunicados, bibliografías, y demás.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.