LA RENTA PRESUNTIVA SERÁ DURA CON EL AGRO

LA RENTA PRESUNTIVA SERÁ DURA CON EL AGRO

La renta presuntiva nace en Colombia por una recomendación de la Comisión Evaluadora de la Reforma Agraria que creó la Administración Pastrana a comienzos de los años setenta. La Comisión llegó a la conclusión de que era necesario introducir en el régimen tributario nacional un mecanismo que obligara a los propietarios de la tierra a ponerla en producción y que esto no dependiera únicamente del efecto disuasivo de las amenazas de expropiación por razones de inadecuada explotación. Lo que se inició como un estímulo al uso más racional de la tierra, terminó convirtiéndose en una fórmula universal, para todos los contribuyentes, dirigida a exigir un monto mínimo de tributación, en función del patrimonio líquido de cada cual. En otras palabras, la renta presuntiva se volvió un instrumento para controlar la evasión del impuesto a la renta, manteniendo al mismo tiempo su carácter de penalidad sobre el uso improductivo de la riqueza.

30 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Con el paso de los años, la tasa de renta presuntiva comenzó a disminuir a medida que fueron mejorando los avalúos de los predios rurales para efectos del impuesto predial, de manera que reflejaran mejor los verdaderos valores comerciales. La introducción de los ajustes por inflación, que afecta a activos no monetarios como la tierra, hizo que se llevara la tasa al cuatro por ciento actual, fundamentalmente como un mecanismo contra la evasión.

La renta presuntiva se viene burlando, sin embargo, a través de la creación de pasivos ficticios al final del año, que disminuyen el patrimonio líquido del contribuyente y por tanto el impacto tributario de la medida. Es por esa razón que el Gobierno ha propuesto, en el proyecto de ley sobre reforma tributaria que tiene el Congreso para su discusión, que también se incluya el patrimonio bruto del contribuyente como base de la renta presuntiva, con una tasa del dos por ciento. Lo que no se entiende es por qué en el mismo proyecto se propone elevar del cuatro al siete por ciento la tasa para el caso del patrimonio líquido.

Esta última medida implica aumentar en un 75 por ciento los gravámenes sobre el sector agrario que, precisamente por estar viviendo una grave crisis de todos conocida, en que se juntan los efectos de la inseguridad y la apertura económica, está obteniendo bajísimas rentabilidades, que en la práctica hacen que pague sus impuestos de renta con base en la tasa presuntiva. La fórmula contra la evasión es la de incluir el patrimonio bruto como base alternativa de cálculo; lo otro, es un incremento descomunal en la tributación del sector agrario en su momento más difícil.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.