UNA PAREJA BIEN AFINADA

UNA PAREJA BIEN AFINADA

Nunca habían venido a Latinoamérica a cantar. Por fin saldaron su deuda y con creces. Los dos españoles demostraron son Mucho más que dos .

30 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Sobre el escritorio varios libros de Daniel Samper: Lecciones de histeria de Colombia, A mí que me esculquen y Postre de notas, entre otros; Diatriba de amor contra un hombre sentado de García Márquez y, en la mesa de noche, abierto en la página 53, Los mercaderes de la muerte de Edgar Torres. Todos nuevos, recién comprados. Daniel es muy amigo nuestro, pero en España casi no se consiguen sus libros , dice Ana Belén a manera de justificación.

Pero detrás de sus palabras y del libro abierto se pueden encontrar las huellas que conducen al camino del éxito musical y vital de esta pareja de españoles. En esos libros están las razones que los diferencian de esa cantidad de artistas que van por el mundo, de país en país, y que hacen turismo de hotel y de discoteca. De aquellos que vienen por los dólares y los titulares de prensa.

Ana Belén y Víctor Manuel estuvieron en Colombia -hoy cierran su gira en Medellín- porque quieren y porque así lo decidieron. Por eso se preocupan por entender la realidad de un país, que intuyen, ha sido desfigurada por los titulares de prensa. Es por eso que uno de sus primeros actos, después de aterrizar en Bogotá el domingo pasado, fue meterse de cabeza en una librería y conseguir algunos libros sobre Colombia y de escritores colombianos. Pero no es solo Colombia, es Latinoamérica entera, Ana y Víctor sienten que tienen una deuda y quieren pagarla. Es una deuda plagada de canciones y de sueños.

Cómo es su relación con Latinoamérica? Ana Belén: Bueno, comenzó en 1976 cuando grabamos algunos poemas de Nicolás Guillén. Por esa época estuvimos en Cuba y conocimos a Pablo Milanés. El nos permitió conocer mejor el mundo de la música Latinoamericana. Desde entonces he grabado música de León Giecco, Juan Luis Guerra, Rubén Rada, Pablo Milanés y sobre todo música brasileña. Es que me gusta la diversidad y la exuberancia de este continente.

Víctor Manuel: Mi incursión musical en la música latinoamericana es menor que la de Ana. Tengo una canción con un tema chileno, Mujer de Calama. Creo que el aporte más importante fue la producción de Querido Pablo (el disco en que cantantes como Joan Manuel Serrat y José Luis Aute cantaban canciones del compositor cubano).

Por qué tardaron tanto tiempo en venir a América Latina? A.B. Comenzamos a cantar en 1972 y la vida en España se nos complicó demasiado, por el tipo de música que hacíamos. Un estilo de canción muy comprometida. Sí veníamos a Latinoamérica pero era para estar con los amigos, nunca a nivel de trabajo.

V.M. Ana tenía muchas responsabilidades, su carrera como actriz y todo lo demás. Yo estuve de gira de promoción. En 1983 estuve en Colombia pero eso fue todo. Afortunadamente ahora todo es distinto. Los hijos han crecido. El mayor ya no nos necesita y la menor ya se puede manejar sola. Afortunadamente nuestros discos se vendieron sin mayor promoción y la Puerta de Alcalá fue un auténtico batatazo. Creo que nos mató mucho la falta de ambición.

Los tiempos cambian. La canción polítizada todavía tiene vigencia? A.B. Lo que nosotros hacíamos en los años setenta, en la última época del franquismo, eran canciones urgentes, canciones válidas y necesarias para el momento que se vivía.

V.M. En la actualidad todavía se hacen canciones políticas, lo que pasa es que no son tan comprometidas ideológicamente hablando. Abordan temas puntuales, como el servicio militar y la discriminación racial, problemas que están por encima de cualquier ideología.

Pero hay desencanto con la ideología que se defendió en la juventud? A.B Desencanto!. Qué es el desencanto? Que alguna vez pensaste que las cosas deberían ser de una forma y resultaron de otra. No es cierto. En ese sentido nunca he estado encantada.

V.M. En 1979, antes de que se cayera el Muro de Berlín ya se hablaba de desencanto. Eran los tiempos en que se censuraba a la gente porque ya no salía a la calle a protestar. Los políticos habían reemplazado a las manifestaciones. Creo que eso no es lo importante. El desencanto comienza cuando se acaba la esperanza, por eso lo esencial es que no cese la esperanza.

Cada uno tiene su propio repertorio. Víctor es compositor y Ana cantante. Sin embargo, canta canciones de otros autores. Cómo es el proceso de negociación para grabar un disco? V.M. Afortunadamente yo tengo nombre como compositor. Además a mí me llegan muchos casetes de jóvenes que quieren que escuche su material. Yo tengo una virtud y es que me los escucho todos. De esa manera puedo descubrir a los mejores y a veces grabarlas.

A.B. Yo soy fundamentalmente una intérprete. Lo que sucede es que soy muy irresponsable a la hora de escoger canciones. Por eso me permito cantar canciones de cualquier estilo o ritmo. Lo que sí me cuido es de no copiar, todas las adapto a mí, de esa manera no suenan a una copia. Cuando se trata de traducciones, como el caso de las de Cole Porte y Billy Joel estoy casi segura que la versión en español de estas canciones es a nivel de letra mucho mejor que la original .

Víctor Manuel usted casi no compone para otros cantantes? A.B. Sí, es que a veces es muy cómodo y solo escribe para mí o para él.

V.M. Hacer una canción es un asunto muy difícil para mí. Por eso escribo muy poco. Algunas veces le doy canciones a mis amigos más cercanos, como Miguel Ríos. Las otras no se las doy a nadie porque pienso que si no las grabo yo es porque son malas y no sería justo dárselas a otra persona.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.