DISIDENCIA DEL M-19 DESTRUYE A CENICAÑA

DISIDENCIA DEL M-19 DESTRUYE A CENICAÑA

Después de escuchar una fuerte detonación desde su casa en las instalaciones del Centro Nacional de Investigaciones de Caña (Cenicaña), el supervisor Rosemberg Candelo llamó a la caseta de guardias.

29 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Todo aquí está bien le dijo alguien, que después se supo, no era precisamente el vigilante de turno. Era uno de los subversivos que en la madrugada de ayer echaron a perder gran parte de los 18 años de trabajo en ese instituto investigativo en el corregimiento de San Antonio de Los Caballeros, en jurisdicción Florida (Valle).

Minutos después se escuchó otra explosión, esta vez menos fuerte. Candelo volvió a llamar a los vigilantes pero esta vez nadie contestó. Se comunicó con Nelson Daza García, jefe de seguridad del Ingenio Central Castilla, que colinda con Cenicaña, quien le recomendó no salir, pues estaban siendo objeto de una toma guerrillera.

Vistiendo uniformes camuflados y fuertemente armados, al parecer de la columna Alvaro Fayad del frente Jaime Bateman Cayón, una disidencia del M-19, llegaron a Cenicaña a las 12:30 de la noche en una camioneta Toyota color rojo, sin placas. Los tres vigilantes de la compañía Andina de Seguridad, que se encontraban de turno, fueron desarmados y obligados a permanecer en el suelo.

Entonces, los asaltantes se dirigieron a volar los laboratorios, de donde antes robaron dos computadores.

Según el comandante de la Policía Valle, coronel Heriberto Nuñez, los alzados en armas utilizaron dinamita gelatinosa con azufre para aumentar su poder explosivo, causándole mayores daños a los laboratorios de química y fitopatología, y averías menores a los de entomología y biotecnología.

La directora administrativa de Cenicaña, Nora Pérez, indicó que la pérdidas materiales aún no se han calculado, pero pueden ascender a los mil millones de pesos.

Asocaña, la Andi y la Sociedad de Agricultores y Ganaderos del Valle rechazaron el acto terrorista contra el centro científico y dijeron que si alguna vez los guerrilleros mostraron un asomo de ideología, lo sacrificaron en aras del protagonismo .

Daño invaluable Los subversivos estuvieron durante 45 minutos en el centro, a 30 minutos de Cali, e intentaron destruir una ambulancia con una carga explosiva que no detonó. Así mismo, dos vehículos para el transporte de personal auxiliar de Cenicaña, una camioneta Chevrolet Luv de placas NPE-212 y una Turbo CAN-105, fueron incineradas.

Lo mismo ocurría a esa hora con dos trenes cañeros del ingenio Central Castilla, en inmediaciones de la vía a Cali.

Cerca de la torre de energía de Cenicaña y la planta de tratamiento de aguas residuales, los subversivos dejaron cargas explosivas, que fueron desactivadas.

El vehículo en que se movilizaban los guerrilleros y un campero color café de propiedad de los vigilantes, aparecieron abandonados en las primeras horas de ayer. Un carro verde de Central Castilla fue robado en la acción.

Los directivos de Cenicaña indicaron que no habían recibido hostigamientos y es la primera vez que sucede algo de esta naturaleza.

En sus laboratorios se investiga desde hace 15 años métodos para el mejoramiento de las variedades de caña y en el momento se estudiaba la creación de una variedad que deshojara naturalmente, se pudiera cortar con facilidad y así evitar la molesta y contaminante quema. Se perdieron equipos de alta precisión, de costos superiores a los 30 mil dólares y sólo se salvó uno para análisis químico de azúcares que estaba prestado a una universidad.

Cenicaña, fue creado hace 18 años por iniciativa de la Asociación de Cultivadores de caña (Asocaña), pero su período de investigaciones se inició tres años después. Posee uno de los bancos de germoplasma más grande de Suramérica, para el análisis de variedades provenientes de países como Cuba, Brasil, Mauricio y Estados Unidos, y adaptarlas a las condiciones de nuestra región, para producir luego una variedad propia.

El nivel de los equipos de laboratorio y de las investigaciones se equipara con el Instituto de Investigaciones Copersucar de Brasil.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.