COMERCIANTES APLAZAN PARO

COMERCIANTES APLAZAN PARO

Ante los inminentes esfuerzos que está adelantando la Secretaría de Gobierno para erradicar a los indigentes y los vendedores ambulantes del centro de la ciudad, la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) decidió aplazar el paro de comerciantes que venía promoviendo.

29 de abril 1995 , 12:00 a.m.

El director de Fenalco Bogotá, Dionisio Araújo Vélez, aseguró que la administración Distrital ha dado muestras de querer solucionar el problema que llevó a los comerciantes organizados a programar el cese de actividades, pero exige una acción definitiva por parte de las autoridades locales y de la policía .

Araújo manifestó su complacencia por las medidas adoptadas por parte de la administración en el barrio Siete de Agosto, donde fueron levantadas las casetas de cerca de 250 vendedores ambulantes que invadían el espacio público en la carrera 24 entre calles 63F y 68.

No obstante, solicitó a las autoridades mayor firmeza en los operativos de evacuación de vendedores que se adelantan periódicamente sobre la carrera séptima.

Según el dirigente gremial, dichos operativos son beneficiosos para la ciudad. Sin embargo, los vendedores únicamente se quitan cuando las autoridades de policía cruzan por el sector, pues tan pronto termina la revisión de la zona vuelven y se instalan sobre el andén.

Ante tal hecho, Fenalco exige una acción radical como la del Siete de Agosto, para evitar que la recuperación del espacio público se convierta en una burla .

Agregó el presidente de Fenalco que fiel al compromiso que adquirió la corporación con las autoridades distritales: la Policía Metropolitana y la Tercera Estación, en días pasados hizo entrega de los dineros necesarios para remodelar la subestación del barrio Girardot, con el propósito de que parte de ella se convierta en bodega para almacenar las mercancías que se decomisen a los vendedores que ocupen el espacio público.

Por último, el presidente de Fenalco Bogotá volvió a insistir sobre la idea de crear colonias agrícolas, pues, según su criterio, es la única forma de acabar con el flagelo de la inseguridad que en la ciudad la representan los indigentes y los mendigos.

Esa hipótesis quedó demostrada a través de una encuesta que adelantó el ente gremial entre los comerciantes ubicados sobre la carrera séptima entre calles 19 y 26, puntualizó Araújo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.