SIN PLATA PARA PAGAR NÓMINA EN SANTANDER

SIN PLATA PARA PAGAR NÓMINA EN SANTANDER

La suscripción de un contrato entre el gobierno de Santander y una firma hotelera puso en evidencia el estado de postración económica por la que atraviesa el departamento, hasta el punto de no contar con recursos para pagar el salario de los 3.573 trabajadores a su cargo.

28 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Esta coyuntura económica se desprende de la elaboración de presupuestos no ceñidos a la realidad y la celebración de contratos que como el del Hotel Bucarica, menguan los recursos departamentales.

La crítica situación fue expuesta por el gobernador Mario Camacho Prada, quien respaldó un cuestionamiento del Contralor Departamental, Jaime Durán Barrera, a propósito de la ampliación a cinco años de un contrato de arrendamiento suscrito con la Organización Germán Morales e Hijos, para la explotación del Hotel Bucarica.

Según el mandatario, esta prórroga fue precipitada e injusta pues tan sólo le reporta a las arcas departamentales la suma de l5 millones de pesos mensuales de los cuales 4 millones y medio deben ser invertidos en reparaciones locativas del hotel.

De acuerdo con un informe del Contralor, los dineros destinados al mantenimiento del Bucarica se están desviando para la compra de dotación para el hotel, adquisición que debe ser asumida por el contratista.

En carta enviada por el Gobernador Camacho al Gerente de la Organización Hotelera Germán Morales e Hijos, el mandatario expresa sus dudas frente a los motivos que tuvo el ex gobernador Juan Carlos Duarte Torres para prorrogar el contrato de arrendamiento con 15 meses de anticipación al vencimiento del mismo.

Ante la inconveniencia del contrato para las rentas del departamento, el Gobernador Camacho Prada, pidió a la Organización Germán Morales e Hijos una revisión de la obligación contractual con el fin de ajustar los cánones a los costos reales. De no aceptarse la petición, se rescindirá el contrato.

La situación de iliquidez que presenta el departamento adquiere matices dramáticos, toda vez que se viene ejecutando un presupuesto desfasado con la realidad de los recursos con que cuenta el departamento, aseguró el mandatario.

En 1995 el pago del servicio de la deuda le cuesta al erario departamental 16.700 millones de pesos y sólo fueron presupuestados 12.733 millones.

En el presupuesto para este año se asignan ingresos de 3.600 millones de pesos provenientes de la venta de aguardiente, cuando en la realidad la quebrada Empresa Licorera de Santander, solo rendirá 1.500 millones.

De igual forma se conoció que los ingresos por el impuesto a la cerveza y licores nacionales no sobrepasarán los 13 mil millones de pesos, rubro que el gobierno anterior estimó en 17 mil 600 millones.

Actualmente el departamento de Santander registra un déficit presupuestal de 8.000 millones de pesos y de tesorería de 1.157 millones, situación que en concepto del Gobernador dará lugar a la paralización de muchas obras que se adelantan en ésta región del país y lo que es mas grave, no permitirá pagar la nómina de los trabajadores oficiales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.